Investigaciones y Descubrimientos

Qué tan cierto es que tomar bebidas calientes ayuda a refrescarnos en época de calor

En época de calor, cuando más alta es la temperatura, es algo todavía común que en casas en México se realicen comidas igual de calientes para enfrentar la temperatura.

Nada como un caldo hirviendo para comer cuando afuera estas a más de 30 grados de temperatura ¿no?. Este mito de consumir cosas calientes para refrescarse y adecuarse a la temperatura a tratado de ser explicado, por lo que veamos que dice la ciencia al respecto.

Douglas Casa, profesor en el laboratorio de rendimiento humano de la Universidad de Connecticut y experto en termoregulación, explicó que esta idea de que las bebidas calientes ayuda a refrescarnos es totalmente falsa.

“Es un cuento completamente incorrecto. Tomar bebidas calientes eleva la temperatura corporal. Tomar bebidas frías ayuda a reducir la temperatura. Esto último es de especial ayuda en verano, sobre todo cuando hemos estado haciendo ejercicio”, indicó el profesor Costa.

Por su parte, de Smithsonian indica que beber algo caliente puede enfriar el organismo, solo si está lo bastante caliente como para hacernos sudar. El problema de esta premisa es que deben existir ciertas condiciones para cumplirse como que el ambiente no sea muy húmedo o la ropa que usamos permita una evaporación rápida del sudor.

El línea con este último estudio, muchas premisas apuntan a que es necesario sudar mucho para lograr enfriar el cuerpo ante el intenso calor, así como beber cosas a temperaturas muy altas para obtener resultados por transpiración, aunque no hay datos claros sobre ello.

Así que ante la duda, mejor consume algo que te refresque, trata de que no sea extremadamente frío o podrías enfermarte o causarte dolores por los cambios drásticos de temperatura, y sí en tu casa ya hicieron caldo, puedes hacer la prueba por tu mismo y ver si después de comerlo logras refrescarte.

CONSEJOS DE SALUD

Recomendaciones para evitar un golpe de calor

Con la llegada de los primeros tiempos de calor, una de las primeras recomendaciones es evitar los llamados golpes de calor y evitar la sobreexposición a los rayos solares.

Los golpes de calor se tratan de un cuadro médico que se produce cuando la temperatura corporal se eleva por encima de 39.4 grados centígrados, esto debido a la condición ambiental o por la actividad física donde el organismo es incapaz de regular su temperatura.

Regularmente, son los niños menores de edad, los adultos mayores y las personas que presentan enfermedades crónicas las más vulnerables a este padecimiento.

En cuanto a las recomendaciones para evitar los golpes de calor, se encuentran el lavarse las manos y evitar consumir alimentos de la calle, mantenerse hidratado en todo momento. A continuación te presentamos un puntos generales a seguir de parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para evitar sufrir de alguna consecuencia del intenso calor:

– Evita la sobreexposición solar entre las 10:00 y las 16:00 horas.

– Utilizar bloqueador solar, ropa fresca, sombreros, gorras y proteger los ojos.

– Mantenerse hidratado con el consumo de agua purificada.

– Permanecer en lugares frescos y protegerse a la sombra.

– Evita permanecer dentro de un vehículo estacionado bajo los rayos de sol, donde la temperatura se eleva considerablemente.

Investigaciones y Descubrimientos

Cómo evitar resfriados por el aire acondicionado

En estas épocas donde los cambios de temperatura son algo común, es probable que hagamos un uso exagerado del aire acondicionado, el cual usamos de manera desproporcionada y puede terminar por provocarnos enfermedades.

En verano, es cuando estás situaciones se llegan a dar más, ya que más de la mitad de los resfriados pueden darse por el mal uso del aire acondicionado, al terminar por afectarnos tras el choque de temperaturas y cambios bruscos a los que nos sometemos.

Por ello debemos conocer mejor como utilizarlo. De acuerdo a Agustín Fernández Villar, coordinador de Urgencias del Hospital Quirónsalud Sur de Madrid, España, explicó que debemos traer la temperatura del aire entre los 20 y 22 grados.

“La temperatura del aire acondicionado y la velocidad del aire generan mucha sequedad en las vías respiratorias dando lugar generalmente a rinitis, sinusitis, a una sequedad en la faringe. Hay que evitarlo no poniéndose directamente en la zona por donde sale el aire y mantenerlo una temperatura en torno a los 22 grados”, explicó el especialista.

En los casos más graves, el uso incorrecto del aire puede producir neumonías, especialmente en personas inmunodeprimidas o que trabajan en cámaras de frío y después se exponen en la calle a los 40 grados.

El especialista comentó que también se debe de tomar en cuenta el mantenimiento del aire acondicionado, ya que si se encuentra en mal estado puede favorecer la proliferación de la legionella, causante de muchas neumonías.

Sobre la automedicación, Agustín Fernández comentó que es posible, pero siempre atendiendo pasos como la hidratación, en ambientes seco inclusive tomar hasta tres litros de agua, mientras si existe picor faríngeo administrar antiinflamatorios como el ibuprofeno.

Sobre el uso del aire acondicionado con menores y adultos, indicó que si es necesario utilizar por las altas temperaturas, se debe verificar que se está haciendo un buen uso del mismo.

“En edades extremas hay que tener mucho más cuidado que en las personas adultas. A los niños no se les puede someter a estos cambios de temperatura porque las pérdidas de agua son más importantes que en los adultos. En el caso de los ancianos, a su vez, hay más deshidratación por la escasa ingesta de agua. Se trata de edades que hay que controlar mucho más”, explicó el doctor.