Alimentación y Salud

¿Cómo hacer la lista de la compra? Y por qué hacerla…

La improvisación no suele ser sinónimo de alimentación saludable. Llegar a casa, abrir la nevera, mirar qué hay y en función de ello hacer la comida o la cena, puede ser a veces arriesgado, ya que probablemente faltarán ingredientes para hacer una comida completa. Se considera una comida completa, aquella que consta de una fuente de farináceos que aportan hidratos de carbono de absorción lenta (pasta, arroz, legumbres, patata, pan …); una fuente de vegetal crudo y / o cocido, que contienen principalmente vitaminas, minerales y fibra; y una fuente de proteína (carne, pescado, huevos ).

A menudo, cuando se improvisan los menús, falta uno de los tres elementos. Por ejemplo se elabora una comida sólo con un farináceo y una proteína, o bien sólo con un vegetal y una proteína. Esto serían comidas incompletas y desequilibradas.

Para tener una buena alimentación hay que planificar bien las comidas. Esta planificación se puede hacer con unos pocos días de antelación o incluso con varias semanas. Irá en función de la frecuencia con la que se realice la compra. Después de una buena planificación de las comidas, es necesario elaborar una lista con todos los ingredientes necesarios. Previamente, sin embargo, hay que revisar la despensa y la nevera para saber qué hay y qué falta.

¿Te fías de tu memoria?

A no ser que se tengamos una memoria de elefante es importante ir a comprar con esta lista, para no olvidarse nada. Pero también para no comprar cosas innecesarias o caer en la tentación de poner en la cesta alimentos superfluos, excesivamente calóricos y ricos en grasas y azúcares, que a menudo se colocan estratégicamente cerca de las cajas de los supermercados para tentarnos mientras hacemos cola para pagar.

Si se dispone de un poco de tiempo, vale la pena comprar tantos productos frescos como sea posible y huir de los alimentos envasados ​​y altamente procesados. Estos últimos tienen una menor riqueza nutricional y por lo contrario aportan mayor cantidad de aditivos.

Para comprar bien también hay que saber guardar las cosas

Una vez en casa hay que conservar cada alimento allí donde le corresponda, para que aguanten en las mejores condiciones posibles hasta el día de utilizarlos. La nevera alarga la vida de los alimentos, ya que preserva su descomposición y contaminación, pero no conserva los alimentos eternamente. Si se prevé no utilizar algunos alimentos frescos como la carne o el pescado en los próximos días, se pueden congelar, pero igualmente la congelación tampoco es eterna y hay que ir consumiendo los alimentos más viejos y haciendo rotación de stocks. Un buen método es poner la fecha de congelación a los alimentos, así sabremos cuánto tiempo hace que están en el congelador.

No tienes porqué cocinar las cosas el mismo día que las vayas a comer

Con la planificación realizada, basta con ir cocinando lo previsto. Si se dispone de poco tiempo, se puede también cocinar con antelación. Planificar los menús permite realizar comidas más variadas, equilibradas y ricas nutricionalmente. Por otro lado se reduce el estrés que genera el hecho de tener que pensar diariamente qué haremos para comer o para cenar, que para muchas personas puede resultar agotador.

Ahorra tiempo y dinero

Realizando una planificación de las comidas también se consigue ahorrar tiempo y dinero. Con una correcta planificación y con una buena lista de la compra evitaremos olvidarnos nada cuando vamos a comprar, así nos ahorraremos tener que hacer varios viajes al supermercado. Por otra parte, si cuando compramos nos ceñimos a la lista, conseguiremos un ahorro de dinero, porque evitaremos adquirir alimentos innecesarios o caer en la tentación de comprar alimentos poco saludables y muy calóricos como patatas fritas, bollería, golosinas.

Sin categoría

Vitamina D: propiedades, contraindicaciones y alimentos que la contienen

Vitamina D calciferol pertenece al grupo de las vitaminas liposolubles.
Está ampliamente demostrado que una buena parte de la población tiene los niveles de vitamina D en sangre por debajo de lo que se considera necesario; y así, el riesgo de pérdida de masa ósea y de fractura ante un mínimo traumatismo es muy elevado. Sin embargo, ésta es una vitamina muy especial ya que la produce nuestro organismo, concretamente en la piel, gracias a la acción de los rayos ultravioletas. También podemos obtenerla a través de los alimentos en forma de ‘precursores’.
Los precursores son sustancias que al ser metabolizadas o procesadas por el organismo se convertirán en vitaminas. Los alimentos tienen distintos precursores como el 7-dihidrocolesterol de origen animal y el ergosterol de origen vegetal. Ambos necesitan de la radiación solar para convertirse en provitaminas. La luz solar es una fuente importante de vitamina D dado que los rayos UV dan inicio a las síntesis de vitamina D en la piel.
La piel oscura (con mayor pigmentación) restringe el paso de los rayos ultravioletas y así sintetiza menos vitamina D, entonces la síntesis será menor ante una pigmentación mayor.
Esta vitamina es absorbida junto a las grasas con la ayuda del buen funcionamiento del páncreas y de las vías biliares.
Su descubrimiento esta íntimamente ligado a la historia del raquitismo, habiéndose utilizado también de modo empírico el aceite de hígado de bacalao en su tratamiento. En 1935 se aisló la vitamina D pura, el calciferol del que actualmente existen unos 10 compuestos, siendo los mas importantes el ergocalciferol (D2) y el calciferol (D3).  Una fuente muy importante es la producida por los rayos solares (ultravioleta de onda larga), que, actuando sobre una forma del colesterol, lo activa y transforma en vitamina D3.
A nivel metabólico actúa sobre el calciofósforo y también sobre el ácido adenosin trifosforico (atp), molécula muy importante en la contracción muscular. Su presencia es indispensable para que el calcio sanguíneo se deposite en los huesos y realice sus otras funciones. Ultimas investigaciones demuestran la eficacia del uso de vitamina D3 en tratamientos de artritis y en los procesos de descalcificacion que aparecen en algunos atletas como consecuencia del uso prolongado de esteroides anabolicos.
En el organismo se almacena principalmente en el hígado, aunque también podemos encontrarla en cantidades más pequeñas en la piel, el bazo, el cerebro y los huesos.
Investigaciones y Descubrimientos

El dinero sí tiene un efecto de satisfacción en la vida

De acuerdo con un estudio, el dinero, tanto físico como electrónicos, tendría un efecto positivo en la satisfacción de vida, de forma que el dinero sí podría comprar la felicidad.

Un grupo de investigadores de las universidades de Columbia (Canadá) y Harvard (Estados Unidos), encontraron que el dinero estaría asociado a una mayor satisfacción en la vida si se utiliza para comprar tiempo libre, como por ejemplo, contratar a alguien para realizar tareas domésticas.

Bajo la pregunta de ¿Dedicar parte de nuestros ingresos para que otras personas realicen en nuestro lugar tareas domésticas como limpiar, comprar y cocinar, podría aumentar nuestro bienestar?, la respuesta fue un rotundo sí, por lo que se concluyó que este tipo de servicios para ahorrar tiempo realmente pueden hacernos felices, pero solo pueden ser contratados por unos cuantos.

“Las personas que contratan a un empleado de limpieza, pagan a alguien para que les cocine o dan dinero al niño de al lado para que corte el césped, pueden sentir que están siendo perezosas”, dijo Ashley Williams, autora directora del estudio.

La profesora Williams dijo que los resultados de su trabajo sugieren que comprar tiempo tiene beneficios sobre nuestro bienestar similares a los de tener más dinero.

Para el trabajo, se realizaron más de seis mil encuestas en Estados Unidos, Dinamarca, Canadá y Holanda, evaluando su satisfacción de vida al evaluar sus sentimientos de estrés relacionado con el uso de tiempo. Aquellos que gastaron dinero en compras y que disponían de mayor tiempo libre, reportaron un mayor nivel de satisfacción, de acuerdo con los investigadores.

También se realizó un experimento de campo en el que se asignaron 40 dólares a 60 adultos para que lo gastaran en un fin de semana y los dividieron al azar en dos grupos. Uno se dedicó a invertir esa suma en una compra que les permitió ahorra tiempo y los otros a gastar en adquirir bienes materiales.

El grupo dedicado a ahorrar tiempo se sintieron más satisfechos. Al respecto, la directora del estudio dijo que pocas personas compran bienes para ahorrar tiempo, incluso cuando pueden darse lujos.

“El dinero compra tiempo de manera bastante eficaz… ¿Hay algo que odia hacer, que le llena de pavor y que podría pagar para que alguien se ocupase? Si la respuesta es afirmativa, entocnes la ciencia dice que eso es hacer un buen uso del dinero”

CONSEJOS DE SALUD

¿Qué es la cera del oído?,y sobre todo, ¿hay que quitarla o no?

La cera de los oídos tiene propiedades antibióticas y está diseñada para protegernos de los insectos. Esto es lo que debes hacer y lo que no tendrías que hacer nunca!

El cerumen (cera del oído) es el resultado del duro trabajo que realizan dos tipos de glándulas que se encuentran en el tercio más externo del conducto auditivo: las glándulas sebáceas, que producen sebo, y las apocrinas modificadas ceruminosas, a las que se debe la “fabricación” de la sustancia básica que forma la cera “.

Las glándulas apocrinas son similares a las glándulas mamarias, por eso cuanto más se tocan más cera producen. Este es uno de los motivos por los que no hay que limpiar los oidos. De hecho, nuestras orejas ya tienen un sistema de limpieza propio que actúa de forma algo similar a una cinta transportadora, por eso la cera sale hacia el exterior. Lo que no se sabe con claridad es qué activa este mecanismo aunque se cree que actos como hablar o comer (es decir, mover la mandíbula) dan lugar a este proceso.

En primer lugar, hay que saber que el cerumen actúa como lubricante. ¿por qué digo esto? Pues porque le confiere la propiedad de  impedir la entrada de objetos extraños en su interior. Entendiéndose así que nos protege frente insectos, polvo, infecciones por hongos.

De hecho es una de las mejores barreras contra las infecciones en esta zona del cuerpo, ya sean bacterianas como fúngicas. Esto debería ser un motivo suficiente para empezar a entender que la producción de cera en el oído es indicativo de un oído sano y no de una oreja sucia… La protección ante los insectos se debe a la naturaleza pegajosa de la sustancia básica del cerumen, mientras que su acción frente a posibles infecciones se debe a la lisozima, una enzima antibacteriana.

No todos producimos la misma cantidad de cera en el oído. Ni siquiera tienen la misma composición.  Por ejemplo, la cera de los caucásicos y los africanos es diferente en la textura de la de los asiáticos, que también carece del olor característico que tiene. De hecho esta secreción también sirve para estudiar las migraciones de las poblaciones, y se usa para este fin. Se distinguen dos tipos de cerumen, uno seco propio de los asiáticos y otro húmedo y pegajoso del resto de población mundial, y esta diferencia se debe a un gen.

Si queremos hacerlo bien no debemos limpiar el oído. Sí podemos limpiar el pabellón y la zona externa pero no ir más allá. El canal auditivo ya se limpia solo y no le gustan los intrusos (hisótopo o más conocido como bastoncillo de orejas). Eso sí, a veces se produce tanto que se forman tapones que impiden oír bien e incluso pueden dar mareos y silbidos (tinnitus). En estos casos, no hay que intentar solucionarlo por nosotros mismos sino acudir al médico para que nos quite el tapón. Normalmente la cera se elimina por sí sola sacándola hacia el exterior, junto con la piel del conducto auditivo, en pequeñas escamas, sin la necesidad de ninguna intervención. Sin embargo, si se estanca y se convierte en un tapón, tiene que ser eliminado por un especialista, con medios mecánicos o de succión adecuados. Sin riesgo de que puedas perforarte el oído.

Habiendo quedado claro que mejor no limpiar los oídos y que en caso de tener un tapón acudamos a un especialista veamos las distintas formas que existen para hacer limpieza de oído y que son las que se suelen usar, aunque insisto, no deberíamos hacerlo.

1. Los bastoncillos de algodón:

La verdad es que son muy útiles para limpiar pero en el conducto auditivo son peligrosos porque la mayoría de veces lo que hacen es empujar el cerumen hacia el interior. Es uno de los métodos que hace que cada vez se produzca más cera. Recordad que contra más se toca más cera de genera porque se incrementa la actividad de las glándulas apocrinas.

2. Lavado auricular:

El lavado auricular se practica con una jeringa o pera, y aunque se trate de una forma tradicional de limpieza auditiva puede dar lugar a complicaciones tales como tinnitus, ruptura del tímpano y laceración del conducto. Según un estudio escocés reciente, se dan alguno de estos problemas en un caso entre mil (que es mucho).

3. Velas en el oído:

Esta es una práctica de la medicina alternativa que utiliza una vela hecha como un tubo hueco de cera de abeja o parafina que se inserta en el oído y se quema el extremo externo de la cera. La idea es que el calor de dentro de la vela saque el cerumen del canal auditivo hacia fuera. Una teoría que no ha sido demostrada en absoluto, y eso que a mi me  gustan las alternativas naturales pero en este caso no hay ninguna base científica que lo apoye.

4. Micro-aspiración:

Este es el método más utilizado (y con éxito) por los especialistas. La micro-aspiración se realiza en el interior del conducto auditivo mientras se observa con un utoscopio o un microscopio.

5. Irrigación

Siempre hecha por un especialista para no dañar el oído. Se necesita agua a la que se le podría añadir un antiséptico para evitar infecciones. Debe estar a 37 grados y es necesario emplear una jeringa especial que tiene la parte del final acabada en forma redondeada. Es importante que lo haga un especialista porque de lo contrario puede perforarse el tímpano.

6. Otocerum

En caso de tener un tapón es preferible acudir al especialista a que nos lo quite pero si no tenemos tiempo o por cualquier circunstancia de la vida no podemos ir siempre podemos optar por un producto tipo Otocerum®. Contiene esencia de trementina, clorobutanol, benzocaína, fenol y aceite de ricino y ayuda tanto a disolver el cerumen como a que no se infecte porque es antiséptico también, bueno, y lleva anestésico que también calma el picor… Eso sí, no debe usarse en niños que tengan menos de 2 años!.

Para aplicar las gotas pon la cabeza de lado inclinándola de forma que el oído afectado quede en dirección al techo y el otro oído hacia el suelo. Se deben aplicar 3 gotas en el oído que esté taponado dos veces al día, es decir, por la mañana cuando te levantes y por la noche antes de ir a dormir. Deja que actúe durante 30 segundos con la cabeza inclinada. Luego tapa la zona con un poco de algodón. Tienes que repetirlo 4 días.

 

 

Alimentación y Salud

La Obesidad: tu peor enemiga

La obesidad es una enfermedad crónica, un problema grave en el que se entremezclan factores genéticos, ambientales y de estilos de vida que conducen a un trastorno metabólico.  Se caracteriza por un balance positivo de energía, que ocurre cuando la ingestión de calorías excede al gasto energético, lo que ocasiona un aumento de los depósitos de grasa corporal y, como consecuencia, una ganancia de peso.

De acuerdo a un artículo publicado por la Universidad Veracruzana, se menciona que con frecuencia la obesidad coexiste con la desnutrición, en los países en desarrollo es sin embargo una condición compleja, con dimensiones sociales y psicológicas graves que afectan virtualmente a todas las edades y grupos socioeconómicos. No hace mucho tiempo, los ricos eran por lo regular obesos, los pobres delgados y la mayor preocupación era cómo alimentar a los desnutridos. Actualmente, los ricos son delgados, los pobres obesos,además de desnutridos, y la mayor preocupación es la obesidad.

En los últimos años, la obesidad se ha convertido en un problema social mundial a tal grado que miles de personas han muerto por este trastorno alimenticio. México, entre 2015 y este 2017, ha mostrado altibajos en las estadísticas, esto quiere decir que de acuerdo a sexo y zonas en las que se vive es el aumento o disminución; sin embargo el país sigue siendo foco rojo en este tipo de padecimiento.

El sobrepeso se puede definir como precursor de la obesidad, en otras palabras, una etapa antes de ser obeso. Muchas personas lo toman de la misma forma, aunque realmente es el principio del caos.

¿Pero qué es lo que genera estar obeso o con sobrepeso?

La obesidad es causada por aumentar la ingesta de alimentos de alto contenido calórico que son ricos en grasa, además de la falta de actividad física. Por las maneras de vida cada vez más sedentaria, las formas de trabajo, los nuevos modos de transporte, la falta de tiempo y la creciente urbanización. En consecuencia, se desembocan diversas enfermedades como hipertensión, problemas cardiovasculares y de circulación, diabetes, entre otros.

Esto se puede evitar aumentando el consumo de frutas y verduras, así como de legumbres, cereales integrales y frutos secos; complementándose con una actividad física periódica (60 minutos diarios para los jóvenes y 150 minutos semanales para los adultos).

La obesidad no respeta edad ni genero, y algo fundamental para evitarlo es la cultura y buen hábito de la alimentación. Así lograrás mantener una vida sana, estable y alegre.

El estar obeso genera muchos problemas sociales, psicológicos y de discriminación, en donde los escenarios perfectos son la escuela y el trabajo, siendo canales perfectos para la burla y generar apodos como: gordito, bola, pelota, bomba, etc…

Las personas que lo han sufrido se deprimen y automáticamente su autoestima se va por los suelos, se sienten excluidos de la sociedad y limitados a vivir con miedo a salir a la calle.

 

CONSEJOS DE SALUD

¿Tienes mal aliento (halitosis)?

Se estima que el 25% de la población sufre de halitosis y el 6% presenta mal aliento de forma permanente.

El término halitosis hace referencia al mal aliento. Es decir, el olor desagradable que se emite durante la respiración. Es un trastorno que puede afectar a personas de cualquier edad y sexo.

Desde un punto de vista social es un problema que suele avergonzar a quienes lo padecen y a veces incluso pone en riesgo las relaciones por miedo a que la pareja se sienta incómoda con el olor. También existe lo que se conoce como halitofobia en el que las personas tienen sensación de tener mal olor de boca pero en realidad no hay ese problema. Las consecuencias son iguales que cuando sí hay halitosis porque la persona se esconde e intenta evitar el acercamiento con otras personas por miedo a que sientan ese olor.

Las causas del mal aliento son muchas y muy variadas; aunque en la mayoría de los casos (hablamos de hasta el 90%) el mal olor se origina directamente en la boca. Y a menudo a causa de la acumulación de residuos de alimentos que se transforman por las bacterias responsables de la aparición de placa, debido a una mala higiene bucal de los dientes y la lengua. Otra de las causas más comunes es la baja hidratación de la mucosa oral.

Cuando la causa no está en la boca puede deberse a varias enfermedades como:

  • Enfermedades respiratorias (amigdalitis, bronquitis y sinusitis),
  • Enfermedades digestivas (reflujo gastroesofágico, …)
  • Enfermedades sistémicas (diabetes, disfunción renal o hepática).

Aunque sea algo más raro también puede ser que la causa de la enfermedad se encuentre en algunas sustancias específicas:

  • Alimentos (ajo, cebolla, alimentos picantes, …),
  • Otras sustancias (tabaco, alcohol, drogas, …)

La mayoría de veces se da por algún problema en la boca, en estos casos el problema está relacionado con la putrefacción de la comida que se queda en la boca, las células muertas que se quedan en la cavidad bucal y los componentes microscópicos de la sangre. El olor desagradable aparece como resultado de una compleja serie de reacciones químicas con las bacterias de la boca, en particular en la parte posterior de la lengua.

En cuanto a los alimentos hay que decir que algunos de ellos pueden empeorar el mal aliento. Por ejemplo:

  • Productos lácteos (leche, quesos, yogur, helados, …),
  • Cebollas y ajo
  • Alcohol (por la deshidratación de la boca),
  • Azúcar (actúa como un estímulo para el crecimiento de bacterias)
  • Café (debido al pH ácido),.

También hay un número de factores que contribuyen a agravar el problema:

  • Salivación pobre
  • Mala higiene oral
  • Caries que no haya sido tratada
  • Restos de comida
  • Infecciones locales (por ejemplo, aftas)
  • Inhalación a través de la boca (es decir respirar sin la ayuda de la nariz)
  • Estrés
  • Humo
  • Alcohol

Para poder diagnosticar este trastorno normalmente se hace mediante la evaluación de la respiración. El profesional sanitario hará tres mediciones del aire procedente de la nariz a distinta distancia para determinar la gravedad del problema. También pueden usar un halitómetro que no es más que un aparato específico para medir la halitosis.

Incluso hay veces en los que se usa el método de cromatografía de gases para detectar las sustancias presentes.

Para tratar de solucionar o evitar el problema es imprescindible mantener una buena higiene bucal, incluso usar productos específicos para halitosis en caso de que ya haya aparecido. Y cuando digo a higiene bucal no me refiero sólo a cepillar los dientes sino también la lengua, que muchas veces la dejamos de banda y es muy importante su limpieza para la salud bucal.

También es recomendable el uso de hilo dental o cepillos interdentales para eliminar correctamente los restos de comida que quedan entre los dientes.

Los enjuagues bucales y dentífricos formulados para combatir el mal aliento normalmente contienen ingredientes activos antimicrobianos como:

  • Flúor,
  • zinc,
  • éteres aromáticos,
  • aceites esenciales.

 

CONSEJOS DE SALUD

Inactividad física genera millones de decesos al año

Felipe Lobelo Villamizar, director del Centro de Investigación y Colaboración de Diabetes de la Universidad de Emory, comentó que la inactividad física genera más de cinco millones de decesos al año, además de que 50 por ciento de la población mundial no realiza algún tipo de ejercicio.

“No hay ningún factor de riesgo más común en el mundo, ni siquiera la obesidad, que mate más personas que la inactividad física y estamos entrenando a profesionales de la salud que no tienen ni idea de esa estadística y mucho menos de qué hacer al respecto”, comentó el especialista durante su participación en la ponencia Diálogos por tu salud: Promoción de la actividad física y su impacto en la salud pública.

Indicó que este factor de riesgo cobrará mayor auge en los próximos años ya que no existen medidas para aumentar y fomentar una cultura de actividad física.

Villamizar explicó que la falta de cultura de actividad física es un problema multifactorial, donde se debe comenzar por invertir más presupuesto para estructurar programas, garantizar su efectividad y dar seguimiento. La inversión de presupuesto a esos programas sería mucho menor que atender enfermedades por falta de ellos, comentó.

Dijo que la actividad física debe de mantenerse de seis a 12 meses para poder fomentar un hábito y poder realizarlo con lo que esté a su alcance, tomando en cuenta estas épocas donde el trabajo y la escuela dejan poco tiempo a las personas.