Investigaciones y Descubrimientos

Bullying en la infancia genera problemas de salud mental

Un estudio publicado por JAM Psychiatry buscó explicar cuáles son las complicaciones a la salud mental de los niños que sufren una larga exposición a la intimidación y al bullying, la cual señalan contribuye a múltiples problemas de salud mental.

Jean-Baptiste Pingault del Colegio Universitario de Londres, Inglaterra lideró el estudio con varios coautores, en donde se realizó las evaluaciones de salud mental en edades entre los 11 y 16 años, en una investigación que incluyó a 11 mil 108 gemelos.

Los factores que se investigaron fueron la ansiedad, depresión, hiperactividad e impulsividad, falta de atención, problemas de conducta y experiencias psicóticas, como pensamientos paranoicos o desorganización cognitiva.

Para el estudio, se midió la exposición a la intimidación usando una escala de victimización por pares auto-informada. El diseño de diferencias gemelas, utilizó un gemelo como control para el otro, con lo que se contabilizaron fuentes ambientales y genéticas compartidas con otros posibles factores atenuantes.

Los resultados sugieren que la exposición infantil a la intimidación contribuye a múltiples problemas de salud mental, particularmente la ansiedad, la depresión, los pensamientos paranoicos y la desorganización cognitiva. Esto se disipó o se redujo después de cinco años.

En cuanto a las limitaciones del estudio, señalan que un diseño de diferencias gemelas no tiene en cuenta a factores ambientales no compartidos que pueden contribuir en la exposición a la intimidación.

“Se proporciona evidencia estricta de la contribución perjudicial directo de la exposición a la intimidación en la infancia a la salud mental. Los hallazgos también sugieren que la exposición de la infancia a la intimidación puede verse en parte como un síntoma de vulnerabilidades preexistentes”, indicó el artículo.

Sin categoría

¿Cómo puedes aumentar tu memoria?

Existen distintos tipos de memoria, una que dura a penas unos segundos y otra que puede durar toda la vida.

Por ejemplo, podemos recordar una cifra como los números de teléfono unos instantes sólo con escucharlos una vez, pero es bastante probable que cuando pasen unas horas y ya hayamos hablado de otras cosas y no volvamos a escuchar ese número ya no nos acordemos. O al contrario, que nos suceda algo en la vida que nos impacte tanto que lo recordemos por muchos años que pasen.
Por eso la memoria de clasifica según el tiempo que dure como memoria de corto plazo o memoria remota según recordemos datos más o menos tiempo.
 
Luego también hay que tener en cuenta que existen casos en la que se pierde inevitablemente la memoria por factores como enfermedades (Alzheimer, trombosis cerebrales), o el consumo de alcohol o drogas (dentro de las cuales mencionamos también los somníferos que tan ligeramente se suelen recetar en España por los médicos). En estos casos es probable que no se recuerde casi nada, ni memoria remota ni memoria a corto plazo.
De todas formas, existen métodos para ejercer la memoria y para potenciarla.

¿Qué hay que hacer?

  • Realizar actividades con otras personas. Preferiblemente de la misma edad.
  • Leer y jugar a juegos como sudoku, crucigramas, etc. Que ayuden a mantener la mente activa y ejercitar la memoria.
  • Anotar siempre las cosas más importantes para que no se olviden y tratar de recordarlas antes de mirar la nota.
  • Realizar actividades y viajes para activar la memoria y organización. Aunque parezca mentira este acto ayuda enórmemente a que las personas con dificultades de memoria mejoren su estado porque tienen que recordar lo que deben llevar, horarios, rutas, etc.
  • Las nuevas tecnologías también permiten el desarrollo de la memoria así que no hay que olvidarse de ellas.
Incluso existen talleres y grupos para potenciar la memoria en casi todos los pueblos así que averigua dónde se encuentra y apúntate. Es una forma original de tener más memoria en la que siempre harás cosas nuevas y además conocerás mucha gente.