Investigaciones y Descubrimientos

Vitamina C no ayuda a prevenir los resfriados, pero acorta su duración

La vitamina C y la planta equinácea son ampliamente utilizados para acortar la agresividad de los efectos de la gripe, así como para prevenirlos, aunque esto último no sería del todo posible.

De acuerdo con varios estudios, se ha demostrado que tomar vitamina C no ayuda a las personas a prevenir los resfriados, sin embargo, tomarla antes de que aparezcan los primeros síntomas puede acortar su duración, explicó la Mayo Clinic en un comunicado.

Esto puede beneficiar en especial a las personas de alto riesgo de sufrir la enfermedad.

Respecto al uso de la equinácea, los resultados sobre su utilidad para prevenir o acortar los resfriados son diversos, pues algunos no muestran beneficio y otros han demostrado una disminución en la gravedad y duración de los síntomas cuando se toma en sus primeras etapas, dependiendo quizá, de los diferentes tipos de equinácea utilizados.

La planta parece ser más efectiva si se toma cuando aparecen los síntomas de resfriado y se continúa con su administración de siete a 10 días, aunque para su consumo así como el de la vitamina C se debe consultar a un médico ya que puede haber efectos secundarios.

Investigaciones y Descubrimientos

Cómo evitar resfriados por el aire acondicionado

En estas épocas donde los cambios de temperatura son algo común, es probable que hagamos un uso exagerado del aire acondicionado, el cual usamos de manera desproporcionada y puede terminar por provocarnos enfermedades.

En verano, es cuando estás situaciones se llegan a dar más, ya que más de la mitad de los resfriados pueden darse por el mal uso del aire acondicionado, al terminar por afectarnos tras el choque de temperaturas y cambios bruscos a los que nos sometemos.

Por ello debemos conocer mejor como utilizarlo. De acuerdo a Agustín Fernández Villar, coordinador de Urgencias del Hospital Quirónsalud Sur de Madrid, España, explicó que debemos traer la temperatura del aire entre los 20 y 22 grados.

“La temperatura del aire acondicionado y la velocidad del aire generan mucha sequedad en las vías respiratorias dando lugar generalmente a rinitis, sinusitis, a una sequedad en la faringe. Hay que evitarlo no poniéndose directamente en la zona por donde sale el aire y mantenerlo una temperatura en torno a los 22 grados”, explicó el especialista.

En los casos más graves, el uso incorrecto del aire puede producir neumonías, especialmente en personas inmunodeprimidas o que trabajan en cámaras de frío y después se exponen en la calle a los 40 grados.

El especialista comentó que también se debe de tomar en cuenta el mantenimiento del aire acondicionado, ya que si se encuentra en mal estado puede favorecer la proliferación de la legionella, causante de muchas neumonías.

Sobre la automedicación, Agustín Fernández comentó que es posible, pero siempre atendiendo pasos como la hidratación, en ambientes seco inclusive tomar hasta tres litros de agua, mientras si existe picor faríngeo administrar antiinflamatorios como el ibuprofeno.

Sobre el uso del aire acondicionado con menores y adultos, indicó que si es necesario utilizar por las altas temperaturas, se debe verificar que se está haciendo un buen uso del mismo.

“En edades extremas hay que tener mucho más cuidado que en las personas adultas. A los niños no se les puede someter a estos cambios de temperatura porque las pérdidas de agua son más importantes que en los adultos. En el caso de los ancianos, a su vez, hay más deshidratación por la escasa ingesta de agua. Se trata de edades que hay que controlar mucho más”, explicó el doctor.