Alimentación y Salud

Porque la grasa se acumula en el vientre

Una investigación realizada por científicos del King’s College London, del Reino Unido, buscó explicar el papel que juega el intestino en el procesamiento y distribución de grasas para el desarrollo de tratamientos personalizados para la obesidad y otras enfermedades.

El estudio publicado en Nature Genetics, analizó la metaboloma fecal, la comunidad de sustancias químicas producidas por los microbios intestinales en las heces, en 500 pares de gemelos para construir una imagen de cómo el intestino controla estos procesos y distribuye la grasa.

En el análisis se descubrió biomarcadores para la acumulación de grasa interna alrededor de la cintura, recordando que la grasa visceral está fuertemente asociada con el desarrollo de afecciones como diabetes, enfermedad cardiaca y obesidad.

Por ello, al entender cómo los químicos microbianos conducen al desarrollo de grasa alrededor de la cintura, los científicos esperan avanzar en la comprensión de mecanismos que impulsan el desarrollo de la obesidad.

Dentro de los resultados, se encontró que menos de una quinta parte de los procesos intestinales podría atribuirse a factores hereditarios, pero que el 67.7 por ciento de la actividad intestinal estaba influenciada por factores ambientales como la dieta de una persona. Esto significa que se pueden hacer cambios importantes en la forma en que el intestino de un individuo procesa y distribuye la grasa alterando su dieta.

“Este estudio realmente ha acelerado nuestra comprensión de la interacción entre lo que comemos, la forma en que se procesa en el intestino y el desarrollo de grasa en el cuerpo. Al analizar el metaboloma fecal, hemos podido obtener una instantánea de la salud del cuerpo y de los complejos procesos que tienen lugar en el intestino”, explicó Cristina Menni, investigadora principal del King’s College London.

Los científicos construyeron una primera base de datos integral de los microbios que están asociados con los metabolitos químicos en el intestino, lo cual puede ayudar a entender cómo las bacterias en el intestino afectan la salud humana.

“Este nuevo conocimiento significa que podemos alterar el entorno intestinal y enfrentarnos al desafío de la obesidad desde un nuevo ángulo que está relacionando con factores modificables como la dieta y los microbios en el intestino… Los microbios intestinales se pueden modificar con probióticos, con medicamentos o con dietas altas en fibra”, concluyó el primer autor del estudio Jonas Zierer.

Alimentación y Salud

Alimentos que pueden adelantar el inicio de la menopausia

La Universidad de Leeds, del Reino Unido, realizó un estudio en el que examinó los vínculos entre la dieta y el inicio de la menopausia en las mujeres de este país.

Como parte de sus resultados, encontraron que la ingesta alta de alimentos saludables, como pescado y las legumbres frescas, se asociaron con un inicio posterior de la menopausia, mientras que un alto consumo de alimentos como pasta blanca refinada y arroz se asoció con un inicio temprano.

Para llegar a los resultados se analizaron datos de más de 14 mil 150 mujeres, a quienes se les realizó un cuestionario sobre su dieta, además de una encuesta inicial sobre historia y salud reproductiva. Cuatro años más tarde, los científicos pudieron evaluar las dietas de mujeres que habían experimentado el inicio de una menopausia natural durante la investigación.

Con el análisis de la dieta, se determinó que la ingesta elevada de pescado azul se asoció con un retraso en el inicio de la menopausia en casi tres años. Mientras que las dietas con mucha pasta refinada y arroz mostró que la menopausia podría ocurrir un año y medio antes de lo normal.

“La edad a la que comienza la menopausia puede tener serias implicaciones para la salud de algunas mujeres. Entender de forma clara como la dieta afecta al inicio de la menopausia natural será muy beneficioso para aquellos que ya están en riesgo o tienen antecedentes familiares de ciertas complicaciones relacionadas con la menopausia”, explicó Janet Cade, profesora de Epidemiología Nutricional y Salud Pública de la Facultad de Ciencias de la Alimentación y Nutrición de Leeds, quien es coautora del estudio.

En cuanto a los riesgos de una aparición temprana de la menopausia, se encuentran una menor densidad ósea, osteoporosis y mayor riego de enfermedades cardiovasculares.