Investigaciones y Descubrimientos

Cuántas veces debes bañarte a la semana según la ciencia

Una de las grandes dudas en cuanto a la higiene personal es, cuántas veces es necesario bañarse por semana, o si es correcto bañarse todos los días.

Contrario a lo que podría pensar, bañarse continuamente despoja a la piel de sus aceites naturales y aumenta el riesgo de contraer problemas de salud, señaló un estudio por la Universidad de Columbia.

“La ducha se realiza principalmente por razones estéticas. La gente piensa que se está bañando por higiene o para estar más limpio, pero bacteriológicamente no es el caso”, declaró Elaine Larson, experta en enfermedades infecciosas y autora del estudio a la revista Time.

La experta explicó que bañarse con frecuencia cuando la piel está seca o a medida que se envejece, aumenta el riesgo a tener problemas de salud, debido a que se abren brechas por donde los gérmenes causantes de infecciones pueden ingresar.

Brandon Mitchell, profesor asistente de dermatología en la Universidad de Washington, comentó algo parecido, afirmando que el bañarse diario puede despojar a la piel de sus aceites naturales y alterar la población de bacterias que apoyan el sistema inmunitario.

Respecto a entonces cuál sería la medida de baños por semana que debemos de tener, Mtchell señaló que la frecuencia ideal es de una o dos veces por semana, pues mientras se lave las manos y la ropa, es posible que la salud no sufra efectos perjudiciales.

En cuanto al cabello, señaló que solo se necesita enjabonar cada pocas semanas si se encuentra seco. En caso de sufrir de caspa u otro problema, con un par de lavados a la semana será suficiente.

Investigaciones y Descubrimientos

El Plomo y sus afectaciones a la salud

Mucha polémica a generado la presencia de plomo en algunos dulces y diferentes productos a lo largo de los años, muy conocida fue la polémica a comienzos de los 2000 por la presencia de este material en los dulces hechos de tamarindo y otros productos.

Para saber cuáles son sus consecuencias en el cuerpo humano, basta decir que el plomo es un metal tóxico, el cual es un contaminante del medio ambiente y un problema de salud público en altas concentraciones.

Los más vulnerables a su contaminación son los niños menores, quienes pueden sufrir de consecuencias graves y permanentes a su salud por sus efectos tóxicos. Los niños llegan a absorber hasta cuatro o cinco veces más cantidad de plomo que los adultos, principalmente por su curiosidad de agarrar todo tipo de objetos.

Entre sus consecuencias esta el afectar el desarrollo del cerebro así como del sistema nervioso. Afecta principalmente a aquellos con desnutrición, ya que son más vulnerables a la sustancia porque sus organismos absorben mayores cantidades de este metal en ausencia de otros nutrientes.

Los niños que sobreviven a una intoxicación grave por plomo llegan a padecer diversas secuelas, entre ellas retraso mental y transtornos del comportamiento. También pueden sufrir de anemia, hipertensión, disfunción renal, inmunotoxicidad y toxicidad reproductiva.

Respecto a los adultos, puede causar dañor irreversibles como aumentar el riesgo de hipertensión arterial y de lesiones renales.

En el caso de las mujeres embarazadas, exponerse a concentraciones elevadas de plomo puede causar el aborto natural, muerte fetal, parto prematuro y bajo peso al nacer, así como malformaciones leves.

El plomo cuando entra al cuerpo se distribuye hasta alcanzar el cerebro, el hígado, los riñones y los huesos, donde se irá acumulando con el paso del tiempo. Este plomo acumulado en los huesos puede volver a circular por la sangre, algo que afecta a las embarazadas durante su periodo de gestación.

El plomo está presente en pinturas, gasolinas y en productos como pigmentos, material de soldadura, vidrieras, vajillas de cristal, municiones, esmaltes, cerámicos, artículos de joyería, juguetes e inclusive en algunos medicamentos tradicionales. Otro medio recurrente de contaminación por plomo es a través del agua potable, la cual suele ser canalizada a través de tuberías de plomo o con soldadura a base de este material.