Investigaciones y Descubrimientos

Cómo saber si sufres de demasiado estrés

El estrés es uno de los grandes problemas de la sociedad actual, estimándose que gran parte de las personas han llegado a sentirse realmente abrumadas por el estrés.

El gran problema con el estrés, son todas las consecuencias que puede desencadenar. De acuerdo con la organización Rethink Mental Illness, puede provocar problemas físicos como dolores de cabeza, problemas estomacales, sudoración, cansancio, mareos, problemas sexuales, dolor muscular, problemas intestinales o de vejiga, dificultades respiratorias y sequedad en la boca.

La enfermedad también trae problemas en la persona al volver más irritable, deprimida, olvidadiza, con ansiedad y susceptible a cometer una mayor cantidad de errores.

Los síntomas siguen al provocar algunos como llanto, morderse las uñas, alejarse de las personas, apresurar un trabajo, incrementar el consumo del alcohol o cigarro, entre otros. De hecho, una tercera parte de las personas encuestadas por YouGov dijeron haber experimentado sentimientos suicidad a causa del estrés.

En cuanto a una de las formas para combatirlo, Rethink Mental Illness recomienda llevar un diario y registrar los momentos cuando mayor estrés se sienta, para saber que está causando esto y alejarse de esas actividades o cambiarlas para evitar el estrés.

“Es fundamental recordar que no siempre es posible prevenir el estrés, pues es una reacción física y mental completamente natural a las exigencias de cada día. Una acción primordial para minimizar el riesgo es identificar lo antes posible los problemas relacionados con el estrés, para poder tomar medidas antes de terminar enfermo por su causa”, explicó Neil Shah, director en The Stress Management Society.

Neil Shah, quien también es autor del libro The 10-Step Stress Solution, indicó que la forma en que se debe lidiar con el estrés depende de cada factor estresante en particular.

Es decir, si tienes problemas para dormir, recomendó tener una rutina de relajación planeada, así como evitar consumir comidas y bebidas estimulantes después de las cuatro de la tarde.

Otros estudios también apuntan a la meditación como una buena forma para reducir el estrés y mejorar el estado de ánimo, mientras lo ejercicios de respiración suelen ser tranquilizantes cuando se está muy ansioso.

En cuanto al ejercicio, este no evita totalmente el estrés, pero ayuda a mejorar tu estado de ánimo y pensar de forma más clara. En tanto, algunas actividades que puedes realizar para relajarte están el realizar trabajo voluntario, así como el platicar con familiares o amigos.

Si ya has intentado seguir diferentes consejos y sientes que el estrés no se reduce, lo mejor es acudir a un médico, quien podrá recomendarte una terapia cognitiva-conductual, además de algunos cursos de manejo de estrés para que puedas recuperarte.