Investigaciones y Descubrimientos

Cuál es la cantidad de agua que debes consumir de acuerdo con tu peso

La hidratación es un punto fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, recordando que estamos constituidos entre 60 y 70 por ciento por agua.

En época de calor la hidratación renueva su importancia, ya que con esto evitaremos los llamados golpes de calor o alguna complicación por las altas temperaturas.

Pero, una gran duda común es cuanta cantidad de agua debemos consumir. Muchos apuntan a los dos litros, la medida regular, pero es posible que esta cantidad varíe de acuerdo con el sexo y peso de la persona.

De acuerdo con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las mujeres deben de beber dos litros de agua, mientras que los hombres deben consumir 2.5 litros. Como media general, el organismo explica que es recomendable consumir ocho vasos de agua de 250 mililitros al día.

La distribución de dos litros para mujeres y medio litro más para hombres, se encuentra avalada por la European Food Safety Authority, quienes aumentan que estas cantidades no deben necesariamente de agua, ya que pueden complementarse con otros líquidos o inclusive con alimentos.

Por ende, la cantidad de agua que debe consumir cada persona también tendría relación con los alimentos y dieta que sigue una persona.

Es decir, si una persona consume frutas y verduras regularmente, su consumo de agua simple podría ser menor al venir 20 a 30 por ciento de este líquido de los alimentos. Como recomendación, señalan que se deben evitar el exceso en el consumo de bebidas con azucares.

Alimentación y Salud

Cosas que NO debes hacer para bajar de peso

Como sabemos, el comienzo del año es una época de muchos cambios y muchas decisiones para todos, en nuestra alimentación también puede ser una de muchas culpas por todo lo que comimos en el fin de año.

Al querer un cambio y comenzar mejor en este nuevo tiempo, todos queremos mejorar nuestro peso, pero debemos hacerlo con conciencia y no solo evitar comidas o hacer dieta por hacerla.

El hacer de todo para lograr tu peso podría traerte graves consecuencias en tu salud, por ello te presentamos algunos puntos que NO debes hacer para bajar de peso.

***

1.- Saltarse las comidas

El saltarse comidas como el desayuno provoca que el cuerpo no tenga la energía necesaria para iniciar las actividades del día, además de que el hambre será mayor y por ende la ingesta. Esto también puede provocar mareos e indigestiones.

2.- Dietas no equilibradas

Para iniciar cualquier tipo de dieta, lo primero es acudir a un nutriólogo, para saber cuáles son las mejores comidas para nuestro organismo. El quitar uno de los grupos alimenticios de manera arbitraria puede resultan en algo perjudicial.

3.- Eliminar las grasas

Las grasas son necesarias para el funcionamiento adecuado del organismo y durante una dieta su consumo debe ser controlado, por lo que no hay justificación para solo retirarlas de la alimentación.

4.- Eliminar los carbohidratos

Productos como el pan, la tortilla y otros que contienen carbohidratos, son indispensables para el control de peso, por lo que no hay razón para ser satanizados.

5.- Exceder consumo de productos light

Una dieta donde los productos light predominan, aumenta los triglicéridos y disminuyen el colesterol bueno. A pesar de que contienen en promedio 30 por ciento menos calorías, grasas, sodio y azúcares, la sustituyen con sustancias como la sal.

Alimentación y Salud

Vivir en zonas peligrosas también influye en el peso de las personas

Entre los factores que influyen en el peso de los individuos se encuentran algunos como el estrés, la falta de sueño, los malos hábitos alimenticios, pero también la zona en donde habita la persona.

De acuerdo con Sonia Arteaga, directora del Programa para la Prevención de Obesidad y Afecciones Cardiovasculares del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, las personas que viven en una situación económica difícil y residen en zonas peligrosas, podrían evitar exponerse a las amenazas reduciendo su tiempo en el exterior, impactando el nivel de actividad física que desempeñan.

De igual forma, con mayor oportunidad, estas personas consumirían alimentos chatarras, al ser de fácil acceso y más baratos, afectando su estilo de vida.

La directora explicó que la población tiene menos actividad física al pasar una mayor cantidad de tiempo frente a la televisión o alguna pantalla de dispositivos que realizando alguna actividad física, optando por alimentarse con comida de fácil preparación y no con base a los nutrientes que necesite.

Respecto a otras investigaciones sobre las causas en el sobrepeso de las personas, Investigadores de la Universidad de Alberta en Canadá, demostraron que las células de grasa que se encuentran debajo de la piel se contraen cuando se exponen  a la luz azul emitida por el sol, algo que explicaría por que la gente sube de peso en invierno.

El estudio publicado por la revista Scientific Reports, explica que cuando la onda de la luz azul del sol penetra la pie y alcanza las células grasas, los lípidos reducen su tamaño y acaban soltándose en la célula.

Peter Light, autor del descubrimiento, indicó que es como si las células dejaran de almacenar tanta grasa, y por ello, ante la insuficiente exposición a la luz solar las personas que viven en zonas más al note podrían promover un almacenamiento de grasa y por ende tener un aumento en su peso.

Sin categoría

No pensemos tanto en el peso: Ramón de Cangas

Muchas personas empiezan con constancia a practicar deporte y con el paso de los meses disminuyen una o dos tallas de pantalón, sin embargo su peso se incrementa, se queda prácticamente igual o ha bajado sólo ligeramente. Como no consiguen bajar de peso se desesperan y en algunas ocasiones abandonan la práctica de deporte. Y es que, en realidad la actividad física nos ayuda a ganar masa muscular, el músculo pesa y aunque perdamos grasa poco a poco puede ocurrir que no perdamos peso porque estamos aumentando la masa muscular también poco a poco.

Recordemos que no es el músculo lo que nos da forma a las cartucheras, ¡es la grasa la que lo hace! Por tanto, cambiemos nuestros esquemas ¿qué más nos da el peso?, ¿por qué nos desesperamos a pesar de que disminuimos tallas de pantalón? El peso no importa, lo que importa de cara a la salud e incluso de cara a la estética es el porcentaje de grasa. Está claro que si disminuimos nuestro porcentaje de grasa de forma evidente y de forma progresiva aunque sea poco a poco, no debemos obsesionarnos con el peso.

Sí que es cierto que incluso con un entrenamiento específico la ganancia de masa muscular es lenta, mientras que con una dieta bien diseñada la pérdida de grasa corporal es más rápida (0,5 a 1 kilo por semana que es lo recomendado).

Por otro lado el músculo debemos mantenerlo a toda costa. No debemos de olvidar que con el envejecimiento, con dietas inadecuadas y con el sedentarismo se va perdiendo masa muscular, el músculo es un tejido activo que consume algo más de energía incluso cuando estamos durmiendo ( la diferencia no es muy grande pero entre los 25 y los 75 años se pueden perder 11 kilos de masa muscular y empezar a haber una diferencia significativa) y además más masa muscular se relaciona con más densidad ósea, mejor estado del sistema inmune…

Precisamente por esta pérdida de masa muscular (entre otras cosas porque influyen muchos factores, también hormonales) es por lo que el metabolismo basal (lo que nuestro cuerpo consume simplemente por estar vivos) se va reduciendo con la edad (a medida que se envejece se pierde masa muscular salvo que realicemos un entrenamiento específico), y nos dificulta mantener estable nuestra grasa corporal y tenderemos a ganar grasa. Hacer actividad física junto a una dieta adecuada, incluso a edades avanzadas, puede evitar la pérdida de masa muscular e incluso incrementar la masa muscular manteniendo el gasto energético, ralentizando la pérdida de fuerza y manteniendo la calidad de vida.

Por: Ramón de Cangas