Investigaciones y Descubrimientos

Sobrepeso afecta más a mujeres que hombres en México

De acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de México, siete de cada diez adultos en el país sufren de obesidad, de ellos, 75 por ciento son mujeres y el resto hombres.

La alta incidencia en las mujeres tiene sus causas en el sedentarismo, el uso de anticonceptivos y la menopausia, comentó la especialista en nutrición y médico familia Cecilia Pérez consultada por el diario Publimetro.

“Otra de las razones por las que nosotras estamos más expuestas al sobrepeso es porque concentramos una mayor cantidad de grasa debido a la genética femenina, la cual está constituida para la fertilidad, por lo que se requiere mayor cantidad de energía que se almacena en senos, glúteos y caderas”, indicó.

La obesidad puede desencadenar diferentes enfermedades como la diabetes e hipertensión, además de causar problemas ortopédicos que debilitan principalmente los huesos de la cadera; rodillas y tobillos. Además, la enfermedad no solo es una cuestión estética, ya que puede estar asociada a otros factores socioeconómicos, de genética, etc.

“Definitivamente la obesidad, está asociada con una mala salud, ya que en la mayoría de los casos es resultado de un mal equilibrio entre la alta ingesta e alimentos y la poca actividad… Además, el sobrepeso y la obesidad se pueden hacer presentes a cualquier edad afectando física y psicológicamente a la persona que lo padece”, señaló.

Por su parte, la nutrióloga Valeria Rubio, indicó que cuando no se lleva una alimentación equilibrada y adecuada, se acumula una mayor cantidad de grasa y el metabolismo se hace más lento. Por ello, es necesario hacer el compromiso de mejorar nuestros hábitos alimenticios, así como alguna actividad física con la que utilicemos la energía que consumimos.

Algunos de los consejos para evitar el sobrepeso son el elegir alimentos saludables altos en proteína y bajos en azúcar, no saltarse comidas, desayunar todos los días, hacer ejercicio y dormir por lo menos ocho horas.

Alimentación y Salud

Malestares Estomacales incrementan en fiestas patrias

Con motivo de las fiestas patrias, los malestares estomacales aumentan hasta 15 por ciento en la población debido al consumo de alimentos ricos en grasa, irritantes, carbohidratos y azúcares, así como a las bebidas alcohólicas.

Mayra Vega Díaz, coordinadora de Nutrición del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), afirmó que la comida consumida en estos días llega a alterar el metabolismo y generar males como la dispepsia o malestar estomacal.

“Existen descompensaciones del aparato digestibo, principalmente por la variedad de los platillos; en estas fiestas existen un aproximado que el paciente aumenta hasta un 15 por ciento de su peso corporal, debido al consumo en exceso de estos alimentos”, explicó en un comunicado.

Sobre los padecimientos que caracteriza al malestar estomacal, explicó que se encuentra una sensación dolorosa en la parte alta del abdomen acompañado de náuseas, inflación del estómago y vómito.

Para evitar estas consecuencias, la nutrióloga recomendó comer raciones pequeñas, así como quitar los excesos de grasa en los alimentos, evitar el consumo de irritantes y condimentos, así como disminuir el consumo de maíz.

De igual forma, indicó que en el consumo de cada alimento se debe tener un reposo y la ingesta antes de las ocho de la noche para que el organismo tenga los tiempos necesarios para absorver lo que se ha ingerido.

En cuanto a las bebidas alcohólicas, dijo que se debe evitar el exceso y que su ingesta debe ser acompañada de alimentos.

La nutrióloga afirmó que estos malos hábitos traen a la población obesidad y sobrepeso, por lo que recomendó a las personas acudir a su clínica para tener una educación alimentación.

Sin categoría

No pensemos tanto en el peso: Ramón de Cangas

Muchas personas empiezan con constancia a practicar deporte y con el paso de los meses disminuyen una o dos tallas de pantalón, sin embargo su peso se incrementa, se queda prácticamente igual o ha bajado sólo ligeramente. Como no consiguen bajar de peso se desesperan y en algunas ocasiones abandonan la práctica de deporte. Y es que, en realidad la actividad física nos ayuda a ganar masa muscular, el músculo pesa y aunque perdamos grasa poco a poco puede ocurrir que no perdamos peso porque estamos aumentando la masa muscular también poco a poco.

Recordemos que no es el músculo lo que nos da forma a las cartucheras, ¡es la grasa la que lo hace! Por tanto, cambiemos nuestros esquemas ¿qué más nos da el peso?, ¿por qué nos desesperamos a pesar de que disminuimos tallas de pantalón? El peso no importa, lo que importa de cara a la salud e incluso de cara a la estética es el porcentaje de grasa. Está claro que si disminuimos nuestro porcentaje de grasa de forma evidente y de forma progresiva aunque sea poco a poco, no debemos obsesionarnos con el peso.

Sí que es cierto que incluso con un entrenamiento específico la ganancia de masa muscular es lenta, mientras que con una dieta bien diseñada la pérdida de grasa corporal es más rápida (0,5 a 1 kilo por semana que es lo recomendado).

Por otro lado el músculo debemos mantenerlo a toda costa. No debemos de olvidar que con el envejecimiento, con dietas inadecuadas y con el sedentarismo se va perdiendo masa muscular, el músculo es un tejido activo que consume algo más de energía incluso cuando estamos durmiendo ( la diferencia no es muy grande pero entre los 25 y los 75 años se pueden perder 11 kilos de masa muscular y empezar a haber una diferencia significativa) y además más masa muscular se relaciona con más densidad ósea, mejor estado del sistema inmune…

Precisamente por esta pérdida de masa muscular (entre otras cosas porque influyen muchos factores, también hormonales) es por lo que el metabolismo basal (lo que nuestro cuerpo consume simplemente por estar vivos) se va reduciendo con la edad (a medida que se envejece se pierde masa muscular salvo que realicemos un entrenamiento específico), y nos dificulta mantener estable nuestra grasa corporal y tenderemos a ganar grasa. Hacer actividad física junto a una dieta adecuada, incluso a edades avanzadas, puede evitar la pérdida de masa muscular e incluso incrementar la masa muscular manteniendo el gasto energético, ralentizando la pérdida de fuerza y manteniendo la calidad de vida.

Por: Ramón de Cangas