Investigaciones y Descubrimientos

Cómo distinguir entre un lunar y tumor en la piel

El melanoma es uno de los muchos tipo de tumores que provocan cáncer en la piel, pero es el más mortal de todos debido a que 80 por ciento de los pacientes que lo padecen no logran sobrevivir.

“Se le denomina así al daño que sufren las células que nos dan el pigmento en la piel. Estas células reciben el nombre de melanocito y cuando se daña, puede generar un tumor maligno, mejor conocido como melanoma”, explicó el doctor Miguel Ángel Avitia, médico oncólogo del Instituto Nacional de Cancerología consultado por el portal El Botiquín.

Para poder identificar a tiempo estos melanomas, ya que si se detecta a tiempo con una cirugía puede ser más que suficiente para detener su avance, existe un método ABCDE y consiste en una revisión que realiza el médico ante un lunar donde se verifica:

A: Asimetría. Es decir las lesiones benignas deben ser simétricas, los melanomas suelen ser asimétricos.

B: Bordes. Deben ser nítidos, claros y que se pueda determinar muy bien dónde empieza y dónde termina, en un melanoma los bordes son poco claros.

C: Color. En un lunar normal el tono debe ser homogéneo, por lo que se recomienda asistir al doctor si una mancha es más clara en unos lados que otros.

D: Diámetro. Si la mancha tiene un diámetro mayor de seis milímetros se considera peligrosa. Este tamaño es similar al de una goma de lápiz.

E: Evolución de la lesión. Debes tener cuidado si al inicio era una lesión pequeña que fue creciendo con el tiempo y que ahora genera comezón e inclusive causa sangrado.

Por otra parte, en México el melanoma acral lentiginoso es el más común al presentarse en 50 por ciento de los casos y que suele aparecer en extremidades superiores, en la planta del pie, en las palmas de las manos y debajo de las uñas.

Respecto a medidas de protección contra estos melanomas, se recomienda evitar las horas de mayor radiación solar y utilizar bloqueador solar de manera rutinaria.

Alimentación y Salud

Porque la grasa se acumula en el vientre

Una investigación realizada por científicos del King’s College London, del Reino Unido, buscó explicar el papel que juega el intestino en el procesamiento y distribución de grasas para el desarrollo de tratamientos personalizados para la obesidad y otras enfermedades.

El estudio publicado en Nature Genetics, analizó la metaboloma fecal, la comunidad de sustancias químicas producidas por los microbios intestinales en las heces, en 500 pares de gemelos para construir una imagen de cómo el intestino controla estos procesos y distribuye la grasa.

En el análisis se descubrió biomarcadores para la acumulación de grasa interna alrededor de la cintura, recordando que la grasa visceral está fuertemente asociada con el desarrollo de afecciones como diabetes, enfermedad cardiaca y obesidad.

Por ello, al entender cómo los químicos microbianos conducen al desarrollo de grasa alrededor de la cintura, los científicos esperan avanzar en la comprensión de mecanismos que impulsan el desarrollo de la obesidad.

Dentro de los resultados, se encontró que menos de una quinta parte de los procesos intestinales podría atribuirse a factores hereditarios, pero que el 67.7 por ciento de la actividad intestinal estaba influenciada por factores ambientales como la dieta de una persona. Esto significa que se pueden hacer cambios importantes en la forma en que el intestino de un individuo procesa y distribuye la grasa alterando su dieta.

“Este estudio realmente ha acelerado nuestra comprensión de la interacción entre lo que comemos, la forma en que se procesa en el intestino y el desarrollo de grasa en el cuerpo. Al analizar el metaboloma fecal, hemos podido obtener una instantánea de la salud del cuerpo y de los complejos procesos que tienen lugar en el intestino”, explicó Cristina Menni, investigadora principal del King’s College London.

Los científicos construyeron una primera base de datos integral de los microbios que están asociados con los metabolitos químicos en el intestino, lo cual puede ayudar a entender cómo las bacterias en el intestino afectan la salud humana.

“Este nuevo conocimiento significa que podemos alterar el entorno intestinal y enfrentarnos al desafío de la obesidad desde un nuevo ángulo que está relacionando con factores modificables como la dieta y los microbios en el intestino… Los microbios intestinales se pueden modificar con probióticos, con medicamentos o con dietas altas en fibra”, concluyó el primer autor del estudio Jonas Zierer.

Investigaciones y Descubrimientos

Qué tan cierto es que tomar bebidas calientes ayuda a refrescarnos en época de calor

En época de calor, cuando más alta es la temperatura, es algo todavía común que en casas en México se realicen comidas igual de calientes para enfrentar la temperatura.

Nada como un caldo hirviendo para comer cuando afuera estas a más de 30 grados de temperatura ¿no?. Este mito de consumir cosas calientes para refrescarse y adecuarse a la temperatura a tratado de ser explicado, por lo que veamos que dice la ciencia al respecto.

Douglas Casa, profesor en el laboratorio de rendimiento humano de la Universidad de Connecticut y experto en termoregulación, explicó que esta idea de que las bebidas calientes ayuda a refrescarnos es totalmente falsa.

“Es un cuento completamente incorrecto. Tomar bebidas calientes eleva la temperatura corporal. Tomar bebidas frías ayuda a reducir la temperatura. Esto último es de especial ayuda en verano, sobre todo cuando hemos estado haciendo ejercicio”, indicó el profesor Costa.

Por su parte, de Smithsonian indica que beber algo caliente puede enfriar el organismo, solo si está lo bastante caliente como para hacernos sudar. El problema de esta premisa es que deben existir ciertas condiciones para cumplirse como que el ambiente no sea muy húmedo o la ropa que usamos permita una evaporación rápida del sudor.

El línea con este último estudio, muchas premisas apuntan a que es necesario sudar mucho para lograr enfriar el cuerpo ante el intenso calor, así como beber cosas a temperaturas muy altas para obtener resultados por transpiración, aunque no hay datos claros sobre ello.

Así que ante la duda, mejor consume algo que te refresque, trata de que no sea extremadamente frío o podrías enfermarte o causarte dolores por los cambios drásticos de temperatura, y sí en tu casa ya hicieron caldo, puedes hacer la prueba por tu mismo y ver si después de comerlo logras refrescarte.

Investigaciones y Descubrimientos

Uso excesivo de audífonos puede causar sordera

El uso excesivo de audífonos se relaciona con la pérdida prematura de audición hasta 30 años antes de lo normal, señaló el especialista Juan Rosas Peña, otorrinolaringólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En un comunicado lanzado por la institución, explicó que es importante que los jóvenes tomen conciencia de lo que les puede pasar en los siguientes años de su vida por el uso excesivo de estos aparatos.

De igual forma, el especialista indicó que, junto a los audífonos, otros factores como el volumen alto en antros, cine y televisión en personas entre los 15 y 24 años, genera un mayor riesgo a sufrir sordera.

Explicaron, que del 27 por ciento de las personas de 40 años que acuden al servicio de consulta externa en el Seguro Social, ya presentan algún grado de sordera a causa de la constante exposición al ruido y a altos decibeles.

La prevención es importante en estos casos, siendo las primeras manifestaciones de pérdida progresiva de la audición algunas como la aparición intermitente de un zumbido en uno o ambos oídos, así como la dificultad para entender o identificar palabras en una conversación, por lo que es necesario acudir al hospital.

Respecto a las recomendaciones para prevenir mayores secuelas, el Seguro Social señaló que lo ideal es limitar el volumen hasta 60 decibeles, ya que arriba de 80 ocasiona alteraciones en el órgano auditivo debido a las vibraciones que genera el ruido.

 

Investigaciones y Descubrimientos

Diez minutos de ejercicio contribuyen a ser mejorar niveles de felicidad

Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Michigan, buscó explorar la relación entre el ejercicio y las emociones positivas, en especial sobre el tiempo de ejercicio necesario para que tengan un efecto positivo.

De esta forma, analizaron 23 estudios sobre ejercicio y felicidad realizados desde 1980 con datos de más de 500 mil personas de diferentes etnias, edades, grupos socioeconómicos, etc.

Después de la revisión, concluyeron que las personas que realizan ejercicio, aunque sea por 10 minutos al día, tienden a ser más felices que aquellos que prefieren una vida sedentaria.

Explicaron que la posibilidad de ser feliz era 20 por ciento mayor en aquellos que realizaban al menos una hora y 40 minutos de actividad física a la semana, aumentando el porcentaje hasta 52 por ciento en aquellos que hacían más de tres horas y media a la semana.

“Lo que más nos sorprendió es que para una población normal, incluso hacer tan poco como diez minutos de ejercicio es propicio para sentirse más feliz… Creo que podemos decir con seguridad que las personas que hacen ejercicio probablemente serán más felices que aquellas que no”, indicó Weiyun Chen, profesora de la Universidad de Michigan y autora del estudio publicado por la revista The Journal of Happiness Studies.

En cuanto a la relación entre felicidad y el ejercicio, la doctora indicó que se debe a varios factores como la sensación de bienestar producto de estar saludable, algo que ayuda a mejorar nuestra autoimagen y mejora la autoestima, dando un sentido de logro al ejercicio que se realiza.

“Hacer ejercicio es similar a meditar. Estás con tu foco atencional en la actividad y eso aleja pensamientos catastróficos y reduce el ruido mental. Eso se mantiene si se hace ejercicio constantemente”, señaló Alejandro Díaz, psicólogo deportivo de la Red de Salud UC Christus.

CONSEJOS DE SALUD

Proponen cinco hábitos para vivir 10 años más

La Asociación Estadounidense del Corazón publicó una investigación en la que da a conocer cinco hábitos de vida saludables con los que las personas podrían prolongar su vida en promedio diez años más.

De acuerdo con el estudio publicado en la revista especializada Circulation, las mujeres tendrían 14 año más de vida y los hombres 12 años en caso de seguir los hábitos de:

No fumar nunca, Mantener un índice de masa corporal sano, Realizar ejercicio moderado, No beber mucho alcohol y Una dieta saludable.

En sus datos, las personas que siguieron estos datos tuvieron 74 por ciento menos probabilidades de morir durante el periodo de seguimiento del estudio, además de 82 por ciento menos probabilidades de morir por enfermedades cardiovasculares, así como 65 por ciento de menos posibilidades de morir de cáncer.

“Cuantificar la asociación entre los factores del estilo de vida saludable y la mayor esperanza de vida es importante no solo para los cambios de comportamiento individuales, sino también para los comunicadores de salud y los responsables políticos”, explicó Frank Hu, doctor en Medicina del Departamento de Nutrición en Harvard y principal autor de la investigación.

Para los investigadores, uno de los primeros pasos en la prevención es la modificación de la dieta, lo cual tiene enormes beneficios para reducir la aparición de enfermedades crónicas y reducir los costos de atención médica.

Aunque la esperanza de vida aumento de 63 años a casi 79 años desde 1940, los investigadores señalan que pudo ser mayor sin la prevalencia generalizada de la obesidad, el cual es un factor de riesgo de enfermedad cardíaca y muerte prematura.

Los resultados de la investigación los obtuvieron al analizar el vínculo entre los cinco factores de estilo de vida y la muerte prematura del Estudio Nacional de salud de enfermeras y el Estudio de seguimiento de profesionales de la salud, el cual incluye datos de más de 122 mil personas. De igual formal, se consultaron las estadísticas de las Encuestas Nacionales de Examen de Salud y Nutrición de más de dos mil personas en rangos de edad de 50 a 80 años.

Investigaciones y Descubrimientos

Dormir con la luz encendida puede ser causante de depresión

La exposición a la luz brillante durante la noche se ha convertido en una constante de nuestros días, observar la tele o la computadora hasta altas horas de la noche o no saber desprenderse del celular se ha vuelto algo común y podría traernos problemas.

De acuerdo con un estudio publicado por la revista Nature, el exponerse a este tipo de luz podría provocarnos depresión y problemas de aprendizaje. Esto al demostrar cómo células especiales en el ojo de ratones (llamadas células ganglionares retinales intrínsecamente fotosensibles o ipRGCs), se activan con luz brillante, lo que afecta el estado de ánimo, memoria y aprendizaje.

“Básicamente, lo que descubrimos es que la exposición crónica a la luz brillante, incluso el tipo de luz que experimentas en tu propia sala de estar en casa, eleva los niveles de una determinada hormona del estrés en el cuerpo, lo que resulta en depresión y disminuye la función cognitiva”, explicó Samer Hattar, profesor de la biología de la Universidad John Hopkins.

Para la investigación, se expuso a los ratones a un ciclo de 3.5 horas y luego a 3.15 horas de oscuridad, para descubrir que los animales desarrollaron comportamientos similares a los de la depresión.

De igual forma, los animales presentaron niveles elevados de cortisol, una hormona de estrés que se ha relacionado con problemas de aprendizaje; por lo que para mitigar los síntomas, los ratones fueron tratados con Prozac, un antidepresivo muy recetado.

“No digo que tengamos que sentarnos en completa oscuridad por la noche, pero sí recomiendo que debamos encender menos lámparas y mantener focos menos intensos, básicamente, use sólo lo que necesita ver”, indicó Hattar.