Investigaciones y Descubrimientos

Cómo saber si sufres de demasiado estrés

El estrés es uno de los grandes problemas de la sociedad actual, estimándose que gran parte de las personas han llegado a sentirse realmente abrumadas por el estrés.

El gran problema con el estrés, son todas las consecuencias que puede desencadenar. De acuerdo con la organización Rethink Mental Illness, puede provocar problemas físicos como dolores de cabeza, problemas estomacales, sudoración, cansancio, mareos, problemas sexuales, dolor muscular, problemas intestinales o de vejiga, dificultades respiratorias y sequedad en la boca.

La enfermedad también trae problemas en la persona al volver más irritable, deprimida, olvidadiza, con ansiedad y susceptible a cometer una mayor cantidad de errores.

Los síntomas siguen al provocar algunos como llanto, morderse las uñas, alejarse de las personas, apresurar un trabajo, incrementar el consumo del alcohol o cigarro, entre otros. De hecho, una tercera parte de las personas encuestadas por YouGov dijeron haber experimentado sentimientos suicidad a causa del estrés.

En cuanto a una de las formas para combatirlo, Rethink Mental Illness recomienda llevar un diario y registrar los momentos cuando mayor estrés se sienta, para saber que está causando esto y alejarse de esas actividades o cambiarlas para evitar el estrés.

“Es fundamental recordar que no siempre es posible prevenir el estrés, pues es una reacción física y mental completamente natural a las exigencias de cada día. Una acción primordial para minimizar el riesgo es identificar lo antes posible los problemas relacionados con el estrés, para poder tomar medidas antes de terminar enfermo por su causa”, explicó Neil Shah, director en The Stress Management Society.

Neil Shah, quien también es autor del libro The 10-Step Stress Solution, indicó que la forma en que se debe lidiar con el estrés depende de cada factor estresante en particular.

Es decir, si tienes problemas para dormir, recomendó tener una rutina de relajación planeada, así como evitar consumir comidas y bebidas estimulantes después de las cuatro de la tarde.

Otros estudios también apuntan a la meditación como una buena forma para reducir el estrés y mejorar el estado de ánimo, mientras lo ejercicios de respiración suelen ser tranquilizantes cuando se está muy ansioso.

En cuanto al ejercicio, este no evita totalmente el estrés, pero ayuda a mejorar tu estado de ánimo y pensar de forma más clara. En tanto, algunas actividades que puedes realizar para relajarte están el realizar trabajo voluntario, así como el platicar con familiares o amigos.

Si ya has intentado seguir diferentes consejos y sientes que el estrés no se reduce, lo mejor es acudir a un médico, quien podrá recomendarte una terapia cognitiva-conductual, además de algunos cursos de manejo de estrés para que puedas recuperarte.

Investigaciones y Descubrimientos

Antidepresivos puede provocar disfunción eréctil

Los antidepresivos son uno de los tratamientos para combatir la depresión mas utilizados, sin embargo, su uso en exceso podría traer varios efectos secundarios al cuerpo humano, los cuales se siguen estudiando, como es el ejemplo de la disfunción eréctil en hombres.

De acuerdo con el estudio Disfunción sexual ocasionada por antidepresivos, dirigida por Sergio Pablo Urbina, de la Universidad La Salle, indica que una de las principales causas por las que los pacientes abandonan el tratamiento con antidepresivos son los efectos sobre el desempeño sexual.

“Durante la terapia antidepresiva los síntomas de disfunción sexual pueden ser: disfunción eréctil, disminución de la libido, dificultades en la excitación, dificultades en la lubricación vaginal, retraso en la eyaculación y anorgasmia, entre otros”, explica el estudio.

En estos casos, la disfunción sexual se vuelve un factor que se añade a los malestares generados por la depresión, por lo que pueden empeorar los síntomas. Por ello, 42 por ciento de los hombres y 15 por ciento de las mujeres descontinúan el tratamiento.

“Los síntomas afectan negativamente la calidad de vida del sujeto que los padece y su autoestima, puede conducir a la falta de apego al tratamiento y, en consecuencia, a la recaída de la sintomatología depresiva. En el caso de pacientes que toman antidepresivos, la prevalencia de disfunción sexual se incrementa hasta en un 60% en comparación con sujetos deprimidos que no toman dichos medicamentos”, explica el artículo.

El estudio señala que la disfunción sexual se ve relacionada con un incremento de serotonina, el decremento de la dopamina y la elevación en los niveles de prolactina. En el caso de la serotonina, su incremento inhibe el deseo sexual, la eyaculación y el orgasmo, mientras que la dopamina incrementa la función sexual.

Investigaciones y Descubrimientos

El azúcar tendría capacidad para curar heridas

Moses Marandu, creció en la pobreza rural de las Tierras Orientales de Zimbabue, quien estaba acostumbrado a frotarse sal en las heridas cuando se cortaba, aunque de vez en cuando tenía la suerte de que su padre le comprara azúcar para curarse.

Marandu fue notando como la azúcar parecía ayudar a sanar las heridas más rápido que no usando ningún tratamiento.

Este proceso con la azúcar lo llevó cuando fue reclutado como enfermero en el sistema de salud británico (NHS, por sus siglas en inglés), esto en 1997, viéndose sorprendido cuando notó que las personas no utilizaban azúcar para curar heridas.

Aunque su idea no era tomada en serio en un principio, ahora se dedica a dar conferencias, además de concluir un estudio piloto inicial sobre el uso eficaz de azúcar para la curación de heridas, ganando en 2018 un premio en la Revista del Cuidado de las Heridas (Journal of Wound Care), por su trabajo.

La importancia de su trabajo podría estar en que varias partes del mundo no se tienen recursos para pagar antibióticos, pero la azúcar resulta más accesible. Aunque, en el Reino Unido se tiene interés sobre lo que pasa con una herida infectada, ya que algunas veces no responde a los antibióticos.

Marandu contó que, en este sistema, se debe poner azúcar en la herida y aplicar una venda por encima, los granúlos absorben la humedad que permite el desarrollo de bacterias. Al eliminar las bacterias, la herida sana más rápido,

Su investigación ya tiene casos de éxito, por lo que busca financiamiento para futuros trabajos, con los que se busca convencer a la NHS de utilizar el azúcar como una alternativa a los antibióticos.

En cuanto a los tipos de azúcar efectivos para este remedio, solo el azúcar moreno sin refinar mostró no ser tan efectiva, mientras que la azúcar de caña o de remolacha se mostró efectiva .

Investigaciones y Descubrimientos

Consumo de vino puede acortar la vida

De acuerdo con un estudio publicado por la revista The Lancet, más de cinco dosis de alcohol a la semana disminuyen la esperanza de vida, esto a pesar de que se considera dentro del rango de moderado en muchos países.

Ante esto, la Organización Mundial de Salud (OMS) no tiene un consenso general sobre el término beber con moderación, al ser ambiguo. Para los individuos menores de 65 años se aconseja no sobrepasar las dos dosis de alcohol diarias, mientras que en las mujeres se aconseja máximo una al día; después de los 65 años se aconseja evitar el alcohol.

Estas dosis semanales son el equivalente a 196 gramos y 98 gramos de alcohol para hombres y mujeres, respectivamente, señalando el estudio que más de 100 gramos de alcohol a la semana, se habría relacionado con un mayor riesgo de muerte prematura. De esta forma, lo que se considera como consumo moderado en hombres y mujeres se asociaría con una menor esperanza de vida.

El estudio llegó a estas conclusiones al analizar datos de casi 600 mil individuos de 19 países diferentes, por lo que recomendó que se revisen los rangos seguros de consumo de alcohol e inclusive que se rebajen aún más.

La Universidad de Cambridge en conjunto con la British Heart Foundation realizaron el estudio, sugiriendo que las pautas de consumo de alcohol deberían de ser más parecidas a las utilizadas en Reino Unido, donde la medida estándar por semana en hombres y mujeres es de menos de seis bebidas.

El consumo de alcohol estaría directamente relacionado con un mayor riesgo de sufrir ictus o insuficiencia cardíaca, muerte por hipertensión arterial o aneurismo aórtico, según sus conclusiones. Por otra parte, no se detectó un límite bajo seguro en el cual el consumo de alcohol no se relacionase con ninguna de estas enfermedades.

“Si ya bebe alcohol, debe intentar beber menos para vivir más. Y si no bebe alcohol, evítelo a toda costa”, señala el estudio.

Investigaciones y Descubrimientos

Desvelarse frecuentemente puede llevar a una muerte prematura

Las personas que suelen quedarse despiertas hasta altas horas de la noche y que duermen más allá de la salida del sol, tienen mayor riesgo de morir de manera prematura que aquellas que duermen a temprana hora.

Esto de acuerdo con una investigación realizada en el Reino Unido, en la que participación casi medio millón de personas, descubriéndose que quienes se denominan personas nocturnas, tiene un promedio de 10 por ciento más probabilidades de morir durante un periodo de 6.5 años que aquellas que duermen temprano.

Los efectos negativos a la salud se darían como resultado de una desalineación entre el reloj interno de una persona o ritmo circadiano, y el momento socialmente impuesto para el trabajo y otras actividades.

Las personas que se desvelaban con mayor frecuencia tuvieron mayor riesgo de sufrir ciertas condiciones de salud, incluyendo diabetes, trastornos psicológicos, trastornos gastrointestinales, trastornos neurológicos y afecciones respiratorias, de acuerdo con el estudio.

De igual forma, se explica que podría haber consecuencias fisiológicas por tener un horario de sueño que no coincida con su reloj interno, por ejemplo, un metabolismo alterado de la glucosa y un estado de ánimo volátil.

Otros estudios ya han señalado que este tipo de personas difícilmente tienen una dieta equilibrada y usan sustancias como alcohol y drogas.

Los científicos recomendaron que, para convertirse en madrugadores, las personas deben exponerse a la luz de la mañana y tratar de mantener una hora regular para acostarse, incluso los fines de semana.

En el estudio se analizaron los datos médicos de más de 433 mil personas en un rango de edad de 38 a 73 años del Reino Unido, tomando muestras durante un periodo de estudio de 6.5 años, comenzando las pruebas al preguntarles si eran madrugadores o trasnochadores.

Investigaciones y Descubrimientos

Qué efectos tiene en tu cuerpo el trabajar de noche

El trabajo nocturno es una de las causas más frecuentes de alteraciones en el ritmo cardiaco, lo que afecta al bienestar físico y psicológico del trabajador.

Uno de los principales problemas recae en la producción de la melatonina, hormona de propiedades anticancerígenas liberada en la oscuridad, explicó el especialista Andrés Barrera Medina de la Clínica de Trastornos del Sueño de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Cuando este proceso es interrumpido a causa del trabajo nocturno, el sistema inmune así como las defensas se debilitan, haciendo al organismo vulnerable al desarrollo de ciertas enfermedades.

Casos como el de cáncer de mama en mujeres, aumentó en aquellas mujeres que no dormían durante la noche por su jornada laboral, incrementado también el riesgo de desarrollarlo con el paso de los años.

“Las mujeres que trabajan en turnos nocturnos rotatorios con al menos tres noches por mes, además de los días y las noches de ese mes, parecen tener un riesgo moderadamente mayor de cáncer de mama después de periodos prolongados de rotación nocturna”, explica un estudio.

Respecto a la salud mental, el trabajar de noche también trae algunas repercusiones, como es la insatisfacción laboral, además de afectar la calidad de sueño provocando fatiga crónica y problemas cardiovasculares.

La privación del sueño también podría traer consecuencias para la memoria y el aprendizaje, ya que al dormir poco, la formación de neuronas en el hipocampo, una estructura cerebral, disminuye.

 

Investigaciones y Descubrimientos

Enfermedades bucales que debes conocer y cómo evitarlas

Las enfermedades bucales pueden darse principalmente por no acudir de manera oportuna al odontólogo y no tener una atención adecuada a los malestares.

La única forma de prevención contra estas es la higiene bucal, con un buen cepillado, utilizando hilo dental y acudiendo continuamente a limpiezas dentales.

“Una persona sin ningún problema sistémico, sin ninguna enfermedad, un paciente sano… Deben de acudir al dentista cada seis meses a que se le haga su limpieza revisar todo lo que ya se hizo esté en buenas condiciones. Una persona con alguna enfermedad debe acudir cada tres o cuatro meses”, explicó Daphne Romero, especialista en Odontología.

Conociendo las principales enfermedades bucales, son las siguientes:

Cáncer bucal

El cáncer bucal es específico, una vez que se es diagnosticado se debe acudir a un especialista.

Caries

Esta enfermedad multifactorial ataca directamente el esmalte o cualquier capa del diente, esto va avanzando conforme no hay un cepillado correcto. Las caries comienzan a destruir el diente poco a poco hasta llegar al nervio del diente y ocasionar un dolor más agudo. Para eliminarlas, es necesario acudir al dentista para que se eliminen y se coloque un tipo de restauración.

Gingivitis

Proceso inflamatorio ocasionado por la acumulación en exceso de la placa dentobacteriana. Esta placa se origina cuando consumimos alimentos y de no haber un buen cepillado, se acumula la placa y comienza a adherirse al diente.

Para eliminar la enfermedad, se debe realizar una limpieza.

Halitosis

Conocida simplemente como mal aliento, se puede tratar de muchas fomas, una de ellas es con atención dental para quitar todo lo que pueda estar provocando el mal aliento.

Periodontitis

La enfermedad es secundaria de la gengivitis y se trata de la acumulación en exceso de placa dentobacteriana que se inserta entre la encía y el diente. Esta acumulación se hace dura y se convierte en sarro, atrayendo bacterias que acaban con el hueso del diente y lo van disminuyendo.

Las periodontitis no se puede curar, pero si controlar, para ello hay que acudir al especialista un periodoncista, quien realizará limpiezas más profundas para remover el sarro.