Investigaciones y Descubrimientos

El azúcar tendría capacidad para curar heridas

Moses Marandu, creció en la pobreza rural de las Tierras Orientales de Zimbabue, quien estaba acostumbrado a frotarse sal en las heridas cuando se cortaba, aunque de vez en cuando tenía la suerte de que su padre le comprara azúcar para curarse.

Marandu fue notando como la azúcar parecía ayudar a sanar las heridas más rápido que no usando ningún tratamiento.

Este proceso con la azúcar lo llevó cuando fue reclutado como enfermero en el sistema de salud británico (NHS, por sus siglas en inglés), esto en 1997, viéndose sorprendido cuando notó que las personas no utilizaban azúcar para curar heridas.

Aunque su idea no era tomada en serio en un principio, ahora se dedica a dar conferencias, además de concluir un estudio piloto inicial sobre el uso eficaz de azúcar para la curación de heridas, ganando en 2018 un premio en la Revista del Cuidado de las Heridas (Journal of Wound Care), por su trabajo.

La importancia de su trabajo podría estar en que varias partes del mundo no se tienen recursos para pagar antibióticos, pero la azúcar resulta más accesible. Aunque, en el Reino Unido se tiene interés sobre lo que pasa con una herida infectada, ya que algunas veces no responde a los antibióticos.

Marandu contó que, en este sistema, se debe poner azúcar en la herida y aplicar una venda por encima, los granúlos absorben la humedad que permite el desarrollo de bacterias. Al eliminar las bacterias, la herida sana más rápido,

Su investigación ya tiene casos de éxito, por lo que busca financiamiento para futuros trabajos, con los que se busca convencer a la NHS de utilizar el azúcar como una alternativa a los antibióticos.

En cuanto a los tipos de azúcar efectivos para este remedio, solo el azúcar moreno sin refinar mostró no ser tan efectiva, mientras que la azúcar de caña o de remolacha se mostró efectiva .