Investigaciones y Descubrimientos

Factores que pueden aumentar tu colesterol

El colesterol alto es algo que pueden sufrir diferentes personas, sin importar su rango de edad, genes, historial familiar, entre muchas otras cosas. Esta condición puede provocar graves consecuencias a la salud, inclusive la muerte, por lo que es importante conocer más sobre ella.

Aquí te explicamos más sobre los diferentes factores y que tal vez no conocían que pueden llevarnos a sufrir de colesterol alto.

***

Consecuencia de algunas enfermedades

El padecer ciertas enfermedades nos puede llevar a sufrir de colesterol alto, algunas de las enfermedades son el hipotiroidismo, enfermedad renal crónica, las enfermedades hepáticas, entre otras.

Edad

Esto aplica en mayor número de casos a las mujeres, ya que al entrar a la menopausia son más propensas a que su colesterol se eleve, por lo que deben cuidar su dieta y realizar mayor actividad física en ese periodo.

Fumar

Como es bien sabido, fumar es una de las peores adicciones que puedes tener, ahora a sus puntos negativos debes aumentar el que puede incrementar el riesgo de tener altos niveles de colesterol.

Historial Familiar

Conocer el historial clínico de nuestra familia es importante, no solo para saber más sobre el colesterol, sino para la salud en general. Debido al historial familiar, podrías tener predisposición genética al colesterol alto.

Mala Dieta

El factor de riesgo más notable para sufrir de colesterol alto es el llevar una mala dieta. Esto sucede por el alto consumo de azúcares, grasas saturadas y carbohidratos refinados.

Medicamentos

Ciertos medicamentos pueden incrementar los niveles de triglicéridos, disminuyendo los niveles del buen colesterol. Entre los que se incluyen diuréticos tiazídicos, betabloquantes, estrógenos y corticosteroides.

Poca actividad física

El tener una vida sedentaria puede traernos varias complicaciones, incluyendo el riesgo al colesterol alto, por lo que lo recomendable es caminar al menos una vez al día, levantarse del asiento o lugar donde estemos al menos cada media hora y estirarse lo más que se pueda.

Investigaciones y Descubrimientos

Dieta y ejercicio, claves para reducir riesgo de Alzheimer

El Alzheimer es una de las enfermedades que mayores complicaciones trae en la vida adulta, al causar del 50 al 70 por ciento de todos los trastornos que producen deterioro de las funciones intelectuales en esa etapa.

Esta enfermedad no tiene cura, pero si puede prevenirse el riesgo de sufrirla, siendo una dieta saludable y el ejercicio las claves para reducir el riesgo de desarrollarla.

“No existe tratamiento o cura para detener o invertir el deterioro mental de la enfermedad, pero existen medicamentos que ayudan a controlar las alteraciones conductuales”, explicó el Centro Estatal de Salud Mental (CESAM) de la Secretaría de Salud en un comunicado.

El Alzheimer es una enfermedad que se desarrolla en cualquier tipo de persona, cuyo principal factor de riesgo es la edad, además de los antecedentes familiares y la carga genética.

“La mayoría de las personas con la enfermedad tiene 65 años o más y una de cada nueve personas de este grupo de edad, tiene la enfermedad… Se cree que existe un fuerte vínculo entre una lesión grave en la cabeza y un riesgo futuro de desarrollar la enfermedad de Alzheimer”, indica el comunicado.

El riesgo de sufrir esta enfermedad aumenta por afecciones que dañan el corazón y los vasos sanguíneos, incluyendo enfermedades del corazón, diabetes, derrame cerebral, presión arterial y colesterol alto.

Investigaciones y Descubrimientos

¿Qué se recomienda después de la intervención quirúrgica: Bypass Intragástrico?

Antes que nada, recordemos que “Bypass”, es el procedimiento quirúrgico más realizado a nivel mundial, que tiene dos mecanismos de acción: Restrictivo al realizar un reservorio gástrico muy pequeño y Malabsortivo al “puentear” parte del intestino delgado para disminuir la absorción de grasas y azucares.

La pérdida de peso esperada en 1 año es de más de la mitad del peso excedido, entre los 18 y 24 meses, se pierde de entre un 70 a 80% del peso, resultado que puede mejorar según la dieta y el ejercicio.

En cuanto a lo metábolico, tiene una mejoría muy importante e incluso la curación de enfermedades como Diabetes, Hipertensión y Dislipidemia, dependiendo del tiempo de evolución.

La dieta post-bypass

  • Elige sabiamente los alimentos que puedes consumir, preferiblemente con alto contenido de proteínas, pocos hidratos de carbono y grasas moderadas.
  • Elige las carnes magras, enlatados de atún y salmón
  • Evita alimentos muy grasos y picantes
  • Ingiera muchas frutas y hortalizas
  • Los alimentos con grasas buenas son: Aguacates, salmón, nueces, sardinas, mantequilla de frutos secos, aceite de coco.
  • Planifica tus comidas.
  • Involucra a tus familiares en tu nuevo plan de nutrición.
  • Compra alimentos saludables y evita los dulces y postres.
  • Recuerda separar el agua de los alimentos por lo menos 30 minutos
  • Introduce nuevos alimentos lentamente

De este modo, poco a poco irás adquiriendo nuevas herramientas que te ayudarán a llegar a tu meta de pérdida de peso, y por supuesto a vivir mejor. Para llegar a ello te recomendamos algunos libros donde te puedes informar sobre todo lo referente a nutrición después de un bypass gástrico. Entre ellos:

  • Grano de cerebro (este libro está lleno de recetas y consejos que te ayudarán a implementas un estilo de vida saludable).
  • Guía Dummy para comer bien después de una cirugía bariátrica (en este libro encontrarás deliciosas recetas y consejos útiles en la pérdida de peso).

Recomendaciones durante la dieta post-bypass

  • Lo más importante es que introduzcas un alimento nuevo a la vez (no más de un alimento nuevo por día), y evaluar cómo reacciona tu cuerpo frente a esta demanda de alimentos.
  • Comer despacio y masticar los alimentos (15 segundos por cada bocado) mejora el proceso de la digestión. Existen aplicaciones que pueden ayudarte a contar el tiempo (puedes utilizar el temporizador de la aplicación Baritastic).
  • Recuerda separar los alimentos de las bebidas por al menos 30 minutos.
  • Se recomienda seguir la ingesta de 64 onzas de agua al día.
  • Es recomendable ingerir primero la proteína, luego los vegetales, y de último los carbohidratos.
  • Aléjate de los alimentos procesados, refinados y pre-envasados, ya que tienen muchos aditivos y conservadores que no aportan los nutrientes que tu cuerpo realmente necesita.
  • Al momento de elegir cualquier alimento procesado o no, lee las etiquetas y elige solo aquellos alimentos bajos en calorías y grasas. El consumo total de calorías al día es de 1200 a 1500 calorías (18 meses después de la cirugía).
  • No consumir azúcares refinados, grasas y carbohidratos, ya que pueden producir el síndrome de dumping.
  • Hay alimentos que debes consumir con precaución. Entre ellos: Carne de vaca, carne de cerdo, mariscos, uvas, nueces, granos enteros, maíz, frijoles.

¿Es bueno combinar la dieta con el ejercicio?

La dieta por sí sola no ayuda a la reducción de peso luego de una cirugía de bypass gástrico, por ello es importante comenzar un plan de ejercicios en la segunda semana. Puedes realizar ejercicios como caminar, correr, hacer ciclismo, levantamiento de pesas, ejercicio aeróbicos, bádminton, senderismo y baile. Todas estas actividades recreacionales y divertidas puedes hacerlas sin ningún problema. Se recomienda realizar 30 minutos de ejercicio 5 a 7 días a la semana.

Es importante no levantar más de 6 kg de peso durante al menos 6 semanas después de la cirugía, ya que puede producir una presión indebida sobre los puntos de sutura internos y originar una hernia.

CONSEJOS DE SALUD

El ejercicio puede alargarnos la vida, pero ¿puede ser perjudicial?

Según los estudios científicos más recientes es importante practicar 30 minutos al día de ejercicio y mejor si se hace a diario que no tan sólo 3 o 4 días.

Aunque no sea algo que nos venga de nuevo porque los profesionales de la salud siempre estamos insistiendo en la importancia de hacer ejercicio a diario, ahora queda claro que para beneficiarse de los efectos de nuestras actividades deberíamos hacer como mínimo 150 horas a la semana. Además, según un estudio realizado en los Estados Unidos, se afirma que estos 150 minutos por semana de actividad física deben ser de intensidad moderada.

Pero, ¿y si queremos hacer más ejercicio sería perjudicial para nosotros?. Esta es otra pregunta que a veces nos hacemos porque todo en exceso es malo en esta vida, incluso lo que aparentemente es sano… La buena noticia es que según otros estudios enfocados a buscar respuesta a esta pregunta, si hacemos más ejercicio que lo marcado como saludable nos ayuda a alargar la vida y mantenernos saludables. Aún así, existen límites.

El primero de los dos estudios fue publicado en Archives of Internal Medicine y lo llevaron a cabo un equipo de investigadores del Instituto Nacional del Cáncer en Bethesda, EE.UU… En los resultados vieron que las personas que practicaban alguna actividad física aunque fuera por debajo del mínimo establecido presentaban un 20% menos de riesgo de mortalidad que los que no hacían ejercicio. Y cuando hacían 150 minutos a la semana o más este porcentaje de reducción en el riesgo de mortalidad incrementaba hasta el 31%. Eso sí, según el estudio, aquellos que hacen más de 150 minutos tampoco tienen cambios tan marcados. Vieron que para reducir hasta un 39% el riesgo de mortalidad era necesario hacer de 450 a 750 minutos semanales de ejercicio. Es decir, de 3 a 5 veces el mínimo recomendado.

Lo bueno es que, aunque hacer demasiado ejercicio sea perjudicial cuando decimos “demasiado” estamos hablando de hacer 10 veces más de ejercicio que lo recomendado. Es decir, los entusiastas del fitness pueden estar seguros porque deberían pasarse el día en el gimnasio para exceder este valor de actividad. Aunque este estudio habla del riesgo de mortalidad pero no de aspectos psicológicos o actitudes adictivas…que este es otro punto a tener en cuenta. Recordad lo que os digo siempre, hay que mirar siempre todos los pros y contras de las cosas y no quedaros sólo con una información.

De todas formas, según otro estudio que es el que confirma que podemos hacer más de 10 veces de actividad de la mínima establecida, los ejercicio que se realicen de actividad física intensa deben ser apoyados por la salud clínica y bajo control. Esta investigación también fue publicada en Archives of Internal Medicine y la dirigió un grupo de investigadores australianos. De hecho, también pudieron ver que el hecho de cambiar la actividad de intensidad moderada a intensa no conllevaba cambios en el riesgo de mortalidad que fueran realmente significativos. Es decir, sugieren que mejor que hagamos alguna actividad de intensidad moderada.

CONSEJOS DE SALUD

Inactividad física genera millones de decesos al año

Felipe Lobelo Villamizar, director del Centro de Investigación y Colaboración de Diabetes de la Universidad de Emory, comentó que la inactividad física genera más de cinco millones de decesos al año, además de que 50 por ciento de la población mundial no realiza algún tipo de ejercicio.

“No hay ningún factor de riesgo más común en el mundo, ni siquiera la obesidad, que mate más personas que la inactividad física y estamos entrenando a profesionales de la salud que no tienen ni idea de esa estadística y mucho menos de qué hacer al respecto”, comentó el especialista durante su participación en la ponencia Diálogos por tu salud: Promoción de la actividad física y su impacto en la salud pública.

Indicó que este factor de riesgo cobrará mayor auge en los próximos años ya que no existen medidas para aumentar y fomentar una cultura de actividad física.

Villamizar explicó que la falta de cultura de actividad física es un problema multifactorial, donde se debe comenzar por invertir más presupuesto para estructurar programas, garantizar su efectividad y dar seguimiento. La inversión de presupuesto a esos programas sería mucho menor que atender enfermedades por falta de ellos, comentó.

Dijo que la actividad física debe de mantenerse de seis a 12 meses para poder fomentar un hábito y poder realizarlo con lo que esté a su alcance, tomando en cuenta estas épocas donde el trabajo y la escuela dejan poco tiempo a las personas.

CONSEJOS DE SALUD

Actividad física ayuda a las mujeres en el embarazo

Cualquier mujer, este o no esté embarazada, debería mantener una vida activa y saludable a través de la realización de algún ejercicio aeróbico. Si no es así, y esta se entera de que está embarazada, es aconsejable que comience a hacerlo lo antes posible.

Lo ideal es pedir consejo a un médico. Este le podrá proporcionar una lista con los ejercicios más recomendables. Además, existen lugares en los cuales se ofrece gimnasia para embarazadas, como pilates o yoga. También es bueno caminar durante al menos media hora cada día.

Gimnasia en cualquier momento del embarazo

Muchas mujeres dejan de realizar actividad física durante el primer trimestre del embarazo. En la actualidad, se ha demostrado que la práctica de ejercicio en esta etapa es beneficiosa. Solo hay que seguir las instrucciones de un profesional.

Durante el segundo trimestre se puede aumentar la intensidad de la actividad para, posteriormente, volver a bajarla en el tercer trimestre. Hay que tener en cuenta que la práctica de deporte debe realizarse al menos una hora antes o después de haber ingerido comida.

No todas las embarazadas pueden realizar ejercicios

La práctica de deporte está totalmente contraindicada en aquellas gestantes que sufren de un embarazo de riesgo. En estos casos, las mujeres tendrán que descansar lo máximo que les sea posible. De esta forma evitarán que se pueda producir un aborto espontáneo.

Después de dar a luz, el ejercicio sigue estando recomendado. Esto ayudará a la mujer a recuperar su figura lo antes posible, y, además, puede acelerar la reconstrucción del suelo pélvico. Lo que nunca es aconsejable es comenzar una dieta. Lo ideal es esperar al menos un mes después del parto.

¡Da clases de baile con tu bebé!

Hoy en día, muchos gimnasios se adaptan a las exigencias de las nuevas mamás. Por esta razón, ofrecen clases en las cuales pueden asistir acompañadas por sus bebés.

El baile es un buen ejercicio. La mujer puede sostener en brazos a su hijo mientras realiza el ejercicio. Además, esto también ayuda a reforzar el vínculo de unión entre ambas partes.

La mujer embarazada no debe dejarse guiar por falsos mitos, y quedarse durante todo el embarazo tumbada en la cama. Llevar un estilo de vida activo siempre es saludable. Además, si esto ayuda a llevar un embarazo sin complicaciones, todavía mejor. La gestante siempre debe pedir consejo antes de realizar cualquier deporte, ya que así evitará poner en riesgo su salud y la de su bebé.

Investigaciones y Descubrimientos

Usar la bicicleta reduce riesgo de hospitalización por ciática

Una investigación publicada en el American Journal of Medicine, explicó que correr o andar en bicicleta de manera habitual reduce el riesgo de la hospitalización por ciática.

Los investigadores finlandeses mencionaron que entre dos y cinco por ciento de la población padece ciática, el cual se considera uno de los dolores de espalda más duraderos y severos.

Analizando los datos de cuatro estudios realizados a largo plazo en el que participaron un total de 34 mil 589 personas y se registraron 1,259 hospitalizaciones por esta causa durante 12 y 30 años de seguimiento, con el fin de conocer más sobre los factores que pueden empeorar la ciática.

Entre los factores de riesgo investigados fueron el tabaquismo, el índice de masa corporal, la obesidad, la edad, el sexo, la ocupación, así como la frecuencia de la actividad física.

De aquí, señalaron que el tabaco aumenta en 33 por ciento el riesgo de hospitalización por ciática, la obesidad en 36 por ciento y la grasa abdominal 41 por ciento.

En contra parte, los resultados arrojaron que las personas que acudían a su trabajo caminando o en bicicleta, tenían 33 por ciento menos de riesgo de ser hospitalizados por ciática, al margen del peso corporal o el tabaquismo.

“Otros tipos de actividades físicas de ocio no tuvieron ningún efecto en la hospitalización. Eso fue algo inesperado”, dijo el experto.

Los investigadores reconocieron que los resultados se basan en datos autoinformados, por lo que no pueden verificar si otros factores de salud están involucrados en la hospitalización por ciática.