Investigaciones y Descubrimientos

Factores que pueden aumentar tu colesterol

El colesterol alto es algo que pueden sufrir diferentes personas, sin importar su rango de edad, genes, historial familiar, entre muchas otras cosas. Esta condición puede provocar graves consecuencias a la salud, inclusive la muerte, por lo que es importante conocer más sobre ella.

Aquí te explicamos más sobre los diferentes factores y que tal vez no conocían que pueden llevarnos a sufrir de colesterol alto.

***

Consecuencia de algunas enfermedades

El padecer ciertas enfermedades nos puede llevar a sufrir de colesterol alto, algunas de las enfermedades son el hipotiroidismo, enfermedad renal crónica, las enfermedades hepáticas, entre otras.

Edad

Esto aplica en mayor número de casos a las mujeres, ya que al entrar a la menopausia son más propensas a que su colesterol se eleve, por lo que deben cuidar su dieta y realizar mayor actividad física en ese periodo.

Fumar

Como es bien sabido, fumar es una de las peores adicciones que puedes tener, ahora a sus puntos negativos debes aumentar el que puede incrementar el riesgo de tener altos niveles de colesterol.

Historial Familiar

Conocer el historial clínico de nuestra familia es importante, no solo para saber más sobre el colesterol, sino para la salud en general. Debido al historial familiar, podrías tener predisposición genética al colesterol alto.

Mala Dieta

El factor de riesgo más notable para sufrir de colesterol alto es el llevar una mala dieta. Esto sucede por el alto consumo de azúcares, grasas saturadas y carbohidratos refinados.

Medicamentos

Ciertos medicamentos pueden incrementar los niveles de triglicéridos, disminuyendo los niveles del buen colesterol. Entre los que se incluyen diuréticos tiazídicos, betabloquantes, estrógenos y corticosteroides.

Poca actividad física

El tener una vida sedentaria puede traernos varias complicaciones, incluyendo el riesgo al colesterol alto, por lo que lo recomendable es caminar al menos una vez al día, levantarse del asiento o lugar donde estemos al menos cada media hora y estirarse lo más que se pueda.

Alimentación y Salud

Frutas que debes consumir para combatir la diabetes

Cuando se padece diabetes, uno de los puntos más importantes a cubrir y vigilar es el de la dieta, debido al control de las cantidades de azúcar que el cuerpo ingiere.

Por ello, cuando se trata de comer frutas existen algunas dudas sobre cuáles son mejores o peores, o cuáles son las que podrían causarle un daño a los niveles de glucosa.

Cabe mencionar que a la larga, es la cantidad de carbohidratos que se consume los que modifican estos niveles, no la procedencia de estos carbohidratos, por lo que no se debe tener miedo al consumo de frutas.

Las frutas contienen fibra y retrasa la absorción del azúcar al torrente sanguíneo, por lo que hay que tener las siguientes en mente cuando de formar tu dieta se trate.

***

Cerezas:

Las cerezas contienen antocianinas conocidas por ayudar a reducir el azúcar en la sangre mediante el aumento de la producción de insulina en 50 por ciento. Lo que ayuda a combatir las enfermedades del corazón, cáncer y otras comunes entre las personas que tienen diabetes.

Fresas:

Cuentan con antioxidantes, vitaminas y fibra, además de ser bajas en hidratos de carbono y un índice glucémico de 40. Su consumo ayuda a mantener el nivel de azúcar en la sangre estable y aumenta el nivel de energía.

Guayaba:

Tiene un alta concentración de licopeno, fibra dietética, vitamina C y potasio, que controlan los niveles de azúcar.

Manzanas:

Una de las frutas que es rica en fibra soluble, vitamina c y antioxidantes, además, contiene pectina que ayuda a desintoxicar el cuerpo. En otro de sus beneficios, puede llegar a reducir las necesidad de insulina en diabéticos hasta en 35 por ciento.

Toronja:

Contiene un flavonoide conocido como naringenina, que aumenta la sensibilidad del cuerpo a la insulina y ayuda a mantener un peso saludable.

Investigaciones y Descubrimientos

¿Qué se recomienda después de la intervención quirúrgica: Bypass Intragástrico?

Antes que nada, recordemos que “Bypass”, es el procedimiento quirúrgico más realizado a nivel mundial, que tiene dos mecanismos de acción: Restrictivo al realizar un reservorio gástrico muy pequeño y Malabsortivo al “puentear” parte del intestino delgado para disminuir la absorción de grasas y azucares.

La pérdida de peso esperada en 1 año es de más de la mitad del peso excedido, entre los 18 y 24 meses, se pierde de entre un 70 a 80% del peso, resultado que puede mejorar según la dieta y el ejercicio.

En cuanto a lo metábolico, tiene una mejoría muy importante e incluso la curación de enfermedades como Diabetes, Hipertensión y Dislipidemia, dependiendo del tiempo de evolución.

La dieta post-bypass

  • Elige sabiamente los alimentos que puedes consumir, preferiblemente con alto contenido de proteínas, pocos hidratos de carbono y grasas moderadas.
  • Elige las carnes magras, enlatados de atún y salmón
  • Evita alimentos muy grasos y picantes
  • Ingiera muchas frutas y hortalizas
  • Los alimentos con grasas buenas son: Aguacates, salmón, nueces, sardinas, mantequilla de frutos secos, aceite de coco.
  • Planifica tus comidas.
  • Involucra a tus familiares en tu nuevo plan de nutrición.
  • Compra alimentos saludables y evita los dulces y postres.
  • Recuerda separar el agua de los alimentos por lo menos 30 minutos
  • Introduce nuevos alimentos lentamente

De este modo, poco a poco irás adquiriendo nuevas herramientas que te ayudarán a llegar a tu meta de pérdida de peso, y por supuesto a vivir mejor. Para llegar a ello te recomendamos algunos libros donde te puedes informar sobre todo lo referente a nutrición después de un bypass gástrico. Entre ellos:

  • Grano de cerebro (este libro está lleno de recetas y consejos que te ayudarán a implementas un estilo de vida saludable).
  • Guía Dummy para comer bien después de una cirugía bariátrica (en este libro encontrarás deliciosas recetas y consejos útiles en la pérdida de peso).

Recomendaciones durante la dieta post-bypass

  • Lo más importante es que introduzcas un alimento nuevo a la vez (no más de un alimento nuevo por día), y evaluar cómo reacciona tu cuerpo frente a esta demanda de alimentos.
  • Comer despacio y masticar los alimentos (15 segundos por cada bocado) mejora el proceso de la digestión. Existen aplicaciones que pueden ayudarte a contar el tiempo (puedes utilizar el temporizador de la aplicación Baritastic).
  • Recuerda separar los alimentos de las bebidas por al menos 30 minutos.
  • Se recomienda seguir la ingesta de 64 onzas de agua al día.
  • Es recomendable ingerir primero la proteína, luego los vegetales, y de último los carbohidratos.
  • Aléjate de los alimentos procesados, refinados y pre-envasados, ya que tienen muchos aditivos y conservadores que no aportan los nutrientes que tu cuerpo realmente necesita.
  • Al momento de elegir cualquier alimento procesado o no, lee las etiquetas y elige solo aquellos alimentos bajos en calorías y grasas. El consumo total de calorías al día es de 1200 a 1500 calorías (18 meses después de la cirugía).
  • No consumir azúcares refinados, grasas y carbohidratos, ya que pueden producir el síndrome de dumping.
  • Hay alimentos que debes consumir con precaución. Entre ellos: Carne de vaca, carne de cerdo, mariscos, uvas, nueces, granos enteros, maíz, frijoles.

¿Es bueno combinar la dieta con el ejercicio?

La dieta por sí sola no ayuda a la reducción de peso luego de una cirugía de bypass gástrico, por ello es importante comenzar un plan de ejercicios en la segunda semana. Puedes realizar ejercicios como caminar, correr, hacer ciclismo, levantamiento de pesas, ejercicio aeróbicos, bádminton, senderismo y baile. Todas estas actividades recreacionales y divertidas puedes hacerlas sin ningún problema. Se recomienda realizar 30 minutos de ejercicio 5 a 7 días a la semana.

Es importante no levantar más de 6 kg de peso durante al menos 6 semanas después de la cirugía, ya que puede producir una presión indebida sobre los puntos de sutura internos y originar una hernia.

Sin categoría

Beneficios del consumo de naranja

La mayoría de nosotros estamos acostumbrados (e incluso a veces, cansados), de escuchar a la gente hablar acerca de los grandes beneficios del consumo de naranjas, y de su incorporación a nuestra dieta, pero en seguida descubrirás los diferentes beneficios que tiene para la salud esta deliciosa fruta.

Su principal fortaleza reside en su variedad, debido a que hay muchísimas formas en que podemos consumir la naranja, por lo que las posibilidades que ofrece son casi infinitas: postres, acompañamientos, aderezos… Los límites los marca tu imaginación.

Para comprender qué beneficios aporta, primero hay que conocer los componentes y propiedades que ofrece, y cómo estos cuidan de la salud.

  • En primer lugar, la naranja es una fruta con niveles muy bajos de azúcar, por lo que es perfecta para las dietas bajas en hidratos de carbono.
  • Consumir este producto en ayunas, ayuda a mejorar el tránsito, limpiar los intestinos y contribuye a la depuración del organismo.
  • Ayuda a la eliminación de piedras en el riñón, ya que contienen citratos.
  • Disminuye la probabilidad de sufrir un infarto, mediante vitaminas como la A, B1 o C, y a la hesperidina.
  • También, reduce las posibilidades de padecer algunos tipos de cáncer: boca, piel, mama, pulmón y colon.
  • Además, en la vitamina C encontramos un antioxidante muy potente y natural, que ayuda a frenar la oxidación a nivel corporal y celular, retrasando la aparición de enfermedades causadas por el envejecimiento.
  • Y, no hay que olvidar que un buen zumo de naranja ayuda a evitar resfriados.

En algunos casos, hay personas que son propensas a padecer enfermedades, o sufren niveles bajos de elementos vitales para un buen funcionamiento corporal. En estos casos, las naranjas ayudan a equilibrar esos niveles y sirven como suplemento. Algunas de estas enfermedades son:

Diabetes: como hemos comentado, los niveles de azúcar de la naranja son muy bajos a pesar de ser una fruta. Además, es un regulador del nivel de glucosa en sangre natural, y hace frente a los síntomas provocados por esta enfermedad: lenta cicatrización, pérdida de visión.

Anemia: es un gran aliado para las personas que padecen anemia, pues las naranjas ayudan a la absorción de hierro por parte del organismo, lo cual es el principal problema que causa esta enfermedad.

Hipertensión: Las vitaminas que contiene la naranja ayudan a regular la presión arterial. Por lo tanto, alivia la presión existente sobre las arterias, la tensión se reduce.

Diarrea o estreñimiento: no es una enfermedad en sí, sino un problema o deficiencia en el organismo. Las naranjas ayudan a regular el tránsito.

Colesterol y obesidad: igual que en el caso anterior, realmente son problemas de salud y de metabolismo. Las naranjas no tienen grasas, contienen bajos niveles de azúcares e hidratos, y tiene menos de 100 calorías por pieza, por lo que es muy buena para dietas de adelgazamiento.

De igual forma, la naranja también sirve para fortalecer y prevenir al cuerpo de sufrir diferentes enfermedades, por ejemplo, un consumo equilibrado y regular de naranjas ayuda al aparato digestivo en sus tareas de regulación y estabilización. De este modo, se realiza mejor la digestión y se reduce la aparición de enfermedades.

Para personas que padecen úlceras estomacales o gastritis supone un verdadero alivio. Reduce el exceso de acidez tras las comidas. El filtrado de nutrientes por parte del hígado se realiza de una manera más fluida y orgánica con el consumo de naranjas. Evita la fermentación de los alimentos en el estómago.

En resumen, un alimento casi único, que contiene nutrientes y propiedades que ayudan a cuidar nuestra salud. Sin embargo, nunca hay que ser extremistas, comprar naranjas es un apoyo, un suplemento, pero no la única solución. Hay que seguir un estilo de vida sana, una dieta equilibrada, y realizar ejercicio de forma regular.