Investigaciones y Descubrimientos

Colorear puede ayudar a disminuir la depresión y la ansiedad

Colorear no solo es uno de los pasatiempos más simples para pasar el rato, también podría ser un método eficaz para reducir síntomas como la depresión y la ansiedad.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Otago en Nueva Zelanda, señalaron que existen avances definitivos en la salud mental de los adultos, en especial en aquellos que colorean por 10 minutos al día.

“A menudo se sugiere que colorear induce un estado consciente o meditativo, que está relacionado con cambios en la actividad de la onda cerebral o con actividad reducida en la amígdala”, explicó Jayde Flett, investigador de psicología y principal autor del estudio.

Con el estudio, buscan colocar a la actividad de colorear como una herramienta de autoayuda accesible y económica para manejar algunos síntomas de la depresión y la ansiedad.

La investigación fue realizada a 115 mujeres de entre 18 y 36 años, encontrando que aquellas a quienes se les asignó colorear durante una semana, en lugar de otras actividades como resolver sudoku, mostraron niveles significativamente más bajos de síntomas depresivos.

“Nuestros hallazgos son un buen augurio para los posibles beneficios psicológicos de la coloración. Con su bajo riesgo y accesibilidad, nos sentimos cómodos añadiendo colorear a la creciente lista de actividades creativas para mejorar los resultados de salud mental”, dijo Tamlin Conner, co-autor de la investigación.

Los investigadores concluyeron que el colorear mejora algunos resultados psicológicos negativos, sino también proporciona una herramienta de autoayuda, efectiva, barata y altamente accesible para muestras no clínicas.

Investigaciones y Descubrimientos

Bullying en la infancia genera problemas de salud mental

Un estudio publicado por JAM Psychiatry buscó explicar cuáles son las complicaciones a la salud mental de los niños que sufren una larga exposición a la intimidación y al bullying, la cual señalan contribuye a múltiples problemas de salud mental.

Jean-Baptiste Pingault del Colegio Universitario de Londres, Inglaterra lideró el estudio con varios coautores, en donde se realizó las evaluaciones de salud mental en edades entre los 11 y 16 años, en una investigación que incluyó a 11 mil 108 gemelos.

Los factores que se investigaron fueron la ansiedad, depresión, hiperactividad e impulsividad, falta de atención, problemas de conducta y experiencias psicóticas, como pensamientos paranoicos o desorganización cognitiva.

Para el estudio, se midió la exposición a la intimidación usando una escala de victimización por pares auto-informada. El diseño de diferencias gemelas, utilizó un gemelo como control para el otro, con lo que se contabilizaron fuentes ambientales y genéticas compartidas con otros posibles factores atenuantes.

Los resultados sugieren que la exposición infantil a la intimidación contribuye a múltiples problemas de salud mental, particularmente la ansiedad, la depresión, los pensamientos paranoicos y la desorganización cognitiva. Esto se disipó o se redujo después de cinco años.

En cuanto a las limitaciones del estudio, señalan que un diseño de diferencias gemelas no tiene en cuenta a factores ambientales no compartidos que pueden contribuir en la exposición a la intimidación.

“Se proporciona evidencia estricta de la contribución perjudicial directo de la exposición a la intimidación en la infancia a la salud mental. Los hallazgos también sugieren que la exposición de la infancia a la intimidación puede verse en parte como un síntoma de vulnerabilidades preexistentes”, indicó el artículo.