Alimentación y Salud

Sufres de estrés… es momento de decir adiós al café

Aunque muchos prefieren el café y tomar varias tazas al día, su alto consumo podría traer varias consecuencias si se ingiere en exceso.

Esto se debe a que puede causar algunos problemas como ansiedad, irritabilidad, estrés, cambios en el sueño, etc.; esto de acuerdo con un estudio de la Universidad de Cambridge.

El estudio señaló que beber más de cuatro tazas al día puede llegar a tener severas consecuencias al cuerpo, debido a que la cafeína imita a un químico capaz de adormecer al cerebro, la adenosina. Esta sustancia disminuye en el cuerpo a medida que se duerme, para que de forma natural la persona se sienta más despierto por la mañana.

Debido a esto, la cafeína puede engañar al cerebro uniéndose a los receptores de adenosina, bloqueando la acumulación del químico, provocando que el cerebro se active y se siente más cansado de lo normal.

Esto provoca un efecto de proporción, en el que cuando más café se beba, más se tendrá que ingerir para sobrevivir en el día, creando una dependencia por la bebida. A largo plazo, de acuerdo con el estudio, esto puede provocar problemas cardíacos, además de que se puede contribuir a un mayor riesgo de enfermedad e insuficiencia cardíaca.

“Cualquiera que haya bebida demasiado café sabe lo que se siente: sus manos se ponen temblorosas, se siente nervioso y su ritmo cardíaco aumenta”, señaló Kathryn Boling, doctora de atención primaria de Mercy Personal Physicians.

El café también puede modificar los estados de ánimo, esto debido a que el cerebro señala a las glándulas suprarrenales para producir más adrenalina, lo que se siente como una aceleración energética hacia su cuerpo, efecto conocido como la respuesta de luchar o huir.

“Durante las condiciones de estrés o de emergencia, los mensajes químicos elevan el ritmo y la fuerza del corazón, aumentando así la presión arterial y la entrega de más oxigeno al cerebro y otros tejidos”, explicó Neal J. Smatresk, biólogo de la Universidad de Texas.

Por ello, los especialistas recomendaron consumir solo dos tazas de café al día, y quienes consumen más de ello, progresivamente dejarlo para evitar daños en el futuro.

Investigaciones y Descubrimientos

Mexicanos, los más expuestos a enfermedades laborales

Rodolfo Nava Hernández, académico de la Facultad de Medicina, explicó que si una persona labora 11 horas al día, es dos veces más propensa a sufrir depresión y si su tiempo de trabajo se extiende a 55 horas a la semana, el riesgo de sufrir un infarto aumenta hasta 33 por ciento, esto en una entrevista para el diario El Universal.

Los datos dejan en una mala posición a los trabajadores mexicanos, tomando en cuenta que de acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México es el país miembro donde más se trabaja al año con un promedio de 2,246 horas por año, además de ser la nación donde se retiran a la edad más avanzada: 73 años.

La mayor parte de las legislaciones en el mundo estipulan que una persona tiene que laborar 40 horas a la semana, pero la mexicana contempla 48, sin contar horas extras. Provocando en los trabajadores afectaciones orgánicas, psicológicas e incluso sociales, ya que el esfuerzo excesivo deteriora las relaciones familiares y personales.

El estrés es el problema más común por la sobrecarga de trabajo, ya que aumenta el cortisol, hormona que incrementa los niveles de azúcar, debilita el sistema inmunológico, causa problemas digestivos, estimula la secreción de ácido gástrico, eleva la presión arterial y ocasional irritabilidad, infertilidad, cansancio y dolores de cabeza permanentes.

Las legislaciones mexicanas no han hecho algo para combatir el problema, ya que no se reconoce como enfermedades laborales aquellas derivadas del estrés, pese a los notorios impactos en el bienestar de los individuos.

“De hecho, los japoneses tienen una palabra, karoshi, que significa muerte por exceso de trabajo. Se calcula que dos mil 300 nipones fallecieron en 2015 por esta causa. Las leyes de ese país consideran que, si alguien perece en dichas circunstancias, el gobierno aportara a su familia 20 mil dólares, mientras que la empresa contratante desembolsaría hasta un millón y medio de dólares de demostrarse que el deceso se debió a una desmesura ejercida contra su empleado”, indicó Nava Hernández.

Investigaciones y Descubrimientos

Persona con depresión puede afectar a cinco más en su entorno

Cada persona  que se deprime puede afectar a cinco más en su entorno, provocando que entre el 60 y 70 por ciento de la población en general padece esta enfermedad, comentó el especialista en psicología Jesús Arnulfo Chavarrín, del hospital siquiátrico Cruz del Norte.

Al impartir la conferencia ¿Cómo identificar la depresión? en la Universidad de Sonora, comentó que este padecimiento se ubica en la etapa juvenil, el cual puede confundirse con factores propios del crecimiento.

Definió como depresión al estado de ánimo persistente que se caracteriza por pesimismo, tristeza, decaimiento, pérdida de apetito y problema de memoria. Además, puede llegar a presentar cambios físicos y de humor que no permiten disfrutar lo que está a su alrededor.

En el caso de la población juvenil, indicó que existen muchos casos de depresión por la alta competitividad que hay en el mundo globalizado y por el constante cambio en la ciencia. Lo que requiere más esfuerzo y repercute en un síndrome de agotamiento y bajo rendimiento escolar.

“La depresión es una causa de la deserción escolar, se puede combatir promoviendo actitudes positivas que impactarán en la mejora de la personalidad de los universitarios”, dijo.

Investigaciones y Descubrimientos

Colorear puede ayudar a disminuir la depresión y la ansiedad

Colorear no solo es uno de los pasatiempos más simples para pasar el rato, también podría ser un método eficaz para reducir síntomas como la depresión y la ansiedad.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Otago en Nueva Zelanda, señalaron que existen avances definitivos en la salud mental de los adultos, en especial en aquellos que colorean por 10 minutos al día.

“A menudo se sugiere que colorear induce un estado consciente o meditativo, que está relacionado con cambios en la actividad de la onda cerebral o con actividad reducida en la amígdala”, explicó Jayde Flett, investigador de psicología y principal autor del estudio.

Con el estudio, buscan colocar a la actividad de colorear como una herramienta de autoayuda accesible y económica para manejar algunos síntomas de la depresión y la ansiedad.

La investigación fue realizada a 115 mujeres de entre 18 y 36 años, encontrando que aquellas a quienes se les asignó colorear durante una semana, en lugar de otras actividades como resolver sudoku, mostraron niveles significativamente más bajos de síntomas depresivos.

“Nuestros hallazgos son un buen augurio para los posibles beneficios psicológicos de la coloración. Con su bajo riesgo y accesibilidad, nos sentimos cómodos añadiendo colorear a la creciente lista de actividades creativas para mejorar los resultados de salud mental”, dijo Tamlin Conner, co-autor de la investigación.

Los investigadores concluyeron que el colorear mejora algunos resultados psicológicos negativos, sino también proporciona una herramienta de autoayuda, efectiva, barata y altamente accesible para muestras no clínicas.

Investigaciones y Descubrimientos

Bullying en la infancia genera problemas de salud mental

Un estudio publicado por JAM Psychiatry buscó explicar cuáles son las complicaciones a la salud mental de los niños que sufren una larga exposición a la intimidación y al bullying, la cual señalan contribuye a múltiples problemas de salud mental.

Jean-Baptiste Pingault del Colegio Universitario de Londres, Inglaterra lideró el estudio con varios coautores, en donde se realizó las evaluaciones de salud mental en edades entre los 11 y 16 años, en una investigación que incluyó a 11 mil 108 gemelos.

Los factores que se investigaron fueron la ansiedad, depresión, hiperactividad e impulsividad, falta de atención, problemas de conducta y experiencias psicóticas, como pensamientos paranoicos o desorganización cognitiva.

Para el estudio, se midió la exposición a la intimidación usando una escala de victimización por pares auto-informada. El diseño de diferencias gemelas, utilizó un gemelo como control para el otro, con lo que se contabilizaron fuentes ambientales y genéticas compartidas con otros posibles factores atenuantes.

Los resultados sugieren que la exposición infantil a la intimidación contribuye a múltiples problemas de salud mental, particularmente la ansiedad, la depresión, los pensamientos paranoicos y la desorganización cognitiva. Esto se disipó o se redujo después de cinco años.

En cuanto a las limitaciones del estudio, señalan que un diseño de diferencias gemelas no tiene en cuenta a factores ambientales no compartidos que pueden contribuir en la exposición a la intimidación.

“Se proporciona evidencia estricta de la contribución perjudicial directo de la exposición a la intimidación en la infancia a la salud mental. Los hallazgos también sugieren que la exposición de la infancia a la intimidación puede verse en parte como un síntoma de vulnerabilidades preexistentes”, indicó el artículo.