Investigaciones y Descubrimientos

Qué tan cierto es que tomar bebidas calientes ayuda a refrescarnos en época de calor

En época de calor, cuando más alta es la temperatura, es algo todavía común que en casas en México se realicen comidas igual de calientes para enfrentar la temperatura.

Nada como un caldo hirviendo para comer cuando afuera estas a más de 30 grados de temperatura ¿no?. Este mito de consumir cosas calientes para refrescarse y adecuarse a la temperatura a tratado de ser explicado, por lo que veamos que dice la ciencia al respecto.

Douglas Casa, profesor en el laboratorio de rendimiento humano de la Universidad de Connecticut y experto en termoregulación, explicó que esta idea de que las bebidas calientes ayuda a refrescarnos es totalmente falsa.

“Es un cuento completamente incorrecto. Tomar bebidas calientes eleva la temperatura corporal. Tomar bebidas frías ayuda a reducir la temperatura. Esto último es de especial ayuda en verano, sobre todo cuando hemos estado haciendo ejercicio”, indicó el profesor Costa.

Por su parte, de Smithsonian indica que beber algo caliente puede enfriar el organismo, solo si está lo bastante caliente como para hacernos sudar. El problema de esta premisa es que deben existir ciertas condiciones para cumplirse como que el ambiente no sea muy húmedo o la ropa que usamos permita una evaporación rápida del sudor.

El línea con este último estudio, muchas premisas apuntan a que es necesario sudar mucho para lograr enfriar el cuerpo ante el intenso calor, así como beber cosas a temperaturas muy altas para obtener resultados por transpiración, aunque no hay datos claros sobre ello.

Así que ante la duda, mejor consume algo que te refresque, trata de que no sea extremadamente frío o podrías enfermarte o causarte dolores por los cambios drásticos de temperatura, y sí en tu casa ya hicieron caldo, puedes hacer la prueba por tu mismo y ver si después de comerlo logras refrescarte.

Investigaciones y Descubrimientos

Qué dice la ciencia sobre el amor a primera vista

Una de las grandes preguntas acerca del amor es si se puede dar a primera vista. Uno de los grandes mitos construidos por las historias románticas y que no muchos han vivido, pero se cree posible.

Revisemos entonces lo que nos dice la ciencia sobre este proceso y el enamoramiento para ver que tan posible es.

De acuerdo con la investigadora Stephanie Ortigue, de la Universidad de Syracuse, el amor a primera vista sí existe y puede ser verdaderamente fulminante, ya que pone su rapidez en dos décimas de segundo.

Los sistemas de neurotransmisores como la dopamina pueden activarse rápidamente cuando una persona resulta atractiva, produciendo una sensación de bienestar y apego.

Como parte de su estudio Neuroimagen del amor, la investigadora señaló que se encontró hasta 12 regiones cerebrales involucradas en las relaciones y expresiones amorosas. De esta forma, el es el cerebro el que se enamora y el amor a primera vista se sustenta en la percepción, al estimular diferentes regiones del cerebro.

Este proceso de enamoramiento se da por la dopamina, una hormona que durante el enamoramiento aumenta. La dopamina y la norepinefrina ayudan a focalizar nuestra atención y logra que veamos a la personas como algo nuevo y único, recordando hasta los detalles mínimo de esa persona.

A la par, los niveles de serotonina disminuyen y provocan un pensamiento obsesivo y los enamorados buscan la manera de tener cosas en común. La dopamina también interviene en esto al asociarse con la motivación y las conductas orientadas a alcanzar un objetivo concreto.

Los sistemas cerebrales se conectan, involucrando distintas redes cerebrales, incluidas las funciones cognitivas superiores, como la cognición social y la autorrepresentación corporal.

En sus conclusiones, el estudio señala que se necesita dos décimas de segundo para enamorarse, tiempo en el que el cerebro responde liberando compuestos químicos cuando se encuentra a la persona amada.

Investigaciones y Descubrimientos

Cuántas veces debes bañarte a la semana según la ciencia

Una de las grandes dudas en cuanto a la higiene personal es, cuántas veces es necesario bañarse por semana, o si es correcto bañarse todos los días.

Contrario a lo que podría pensar, bañarse continuamente despoja a la piel de sus aceites naturales y aumenta el riesgo de contraer problemas de salud, señaló un estudio por la Universidad de Columbia.

“La ducha se realiza principalmente por razones estéticas. La gente piensa que se está bañando por higiene o para estar más limpio, pero bacteriológicamente no es el caso”, declaró Elaine Larson, experta en enfermedades infecciosas y autora del estudio a la revista Time.

La experta explicó que bañarse con frecuencia cuando la piel está seca o a medida que se envejece, aumenta el riesgo a tener problemas de salud, debido a que se abren brechas por donde los gérmenes causantes de infecciones pueden ingresar.

Brandon Mitchell, profesor asistente de dermatología en la Universidad de Washington, comentó algo parecido, afirmando que el bañarse diario puede despojar a la piel de sus aceites naturales y alterar la población de bacterias que apoyan el sistema inmunitario.

Respecto a entonces cuál sería la medida de baños por semana que debemos de tener, Mtchell señaló que la frecuencia ideal es de una o dos veces por semana, pues mientras se lave las manos y la ropa, es posible que la salud no sufra efectos perjudiciales.

En cuanto al cabello, señaló que solo se necesita enjabonar cada pocas semanas si se encuentra seco. En caso de sufrir de caspa u otro problema, con un par de lavados a la semana será suficiente.