Investigaciones y Descubrimientos

Cerebro de los hombres envejece peor que el de las mujeres

Un estudio publicado en la revista Human Brian Mapping, explicó que el cerebro de los hombres envejece peor que el de las mujeres, esto debido a que la velocidad a la que se atrofia el cerebro es mayor en los varones que en las mujeres, en especial cuando se pasa la edad de los 80 años.

En los resultados encontrados, se estableció un marco de referencia para el diagnóstico de patologías neurológicas.

“Este estudio establece un marco de referencia; ante una nueva imagen de resonancia magnética, el profesional médico puede cotejarla y comprobar si los diferentes volúmenes están dentro de la normalidad o si, por el contrario, detecta algún patrón asociado a una enfermedad”, dijo José Vicente Manjón, investigador del Instituto ITACA de la Universitar Politécnica de Valencia.

Junto a la velocidad en que se atrofia el cerebro, también se pudo descubrir que el hipocampo, estructura asociada a la memoria, suele tener un volumen ligeramente superior en el caso de las mujeres.

“También hemos visto cómo el cerebro femenino llega a su pico de volumen más pronto que en el de los hombres, sus estructuras cerebrales maduran antes”, indicó Enrique Lanuza, parte del Departamento de Biología Celular, Biología Funcional y Antropología Física de la Universitat de Valencia.

Un grupo de informáticos, neurólogos y biólogos formaron parte del estudio, uno de los más exhaustivos que se han desarrollado a la fecha sobre el cerebro humano, ya que se estudiaron diferentes casos divididos por edades desde la infancia hasta la vejez.

De esta forma, fueron revisados 2944 imágenes de Resonancia Magnética de sujetos sanos de edades entre los 9 mesas a los 95 años, de ellos 1379 eran mujeres y 1565 hombres, revisando los volúmenes del hipocampo, amígdala, globus palidos, el líquido cefalorraquídeo, entre otros detalles.

Investigaciones y Descubrimientos

Dieta alta en azúcar podría detonar el Alzheimer

Un estudio encontró el vínculo entre los altos niveles de glucosa en el órgano y los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, recordando que el cerebro utiliza la glucosa para proporcionar energía y hacer que el órgano funcione.

La investigación realizada por el Instituto Nacional del Envejecimiento de Estados Unidos, analizó muestras de tejido cerebral, enfocándose en las áreas del cerebro que son vulnerables a las placas y los enredos como la corteza frontal y temporal, áreas vinculadas a la memoria y el lenguaje.

Las personas cuyos cerebros eran peores en la descomposición de la glucosa sufrieron más placas cerebrales y enredos, el sello distintivo del Alzheimer.

De acuerdo con los resultados, las personas con esta enfermedad tenían mayores problemas para descomponer la glucosa y producir energía, un proceso conocido como glucólisis. Estas personas tenían niveles más bajos de enzimas utilizadas para descomponer la glucosa y niveles más bajos de una proteína llamada GLUT-3 que transporta la glucosa en las células cerebrales.

Además, aquellos con niveles más altos de azúcar en la sangre en los años anteriores a su muerte, estaban vinculados a niveles más altos de glucosa en el cerebro cuando morían.

“Estos hallazgos apuntan a un nuevo mecanismo que podría ser el objetivo en el desarrollo de nuevos tratamientos para ayudar al cerebro a superar los defectos de la glucólisis en la enfermedad de Alzheimer”, indicó el doctor Madhav Thambisetty.

Clare Walton, directora de investigación de la Alzheumer’s Society, comentó que faltan algunas cosas por conocer derivado de la investigación, como si los cambios en el metabolismo cerebral juegan un papel en la causa o empeoramiento de la enfermedad o si son un subproducto de los daños que ya ocurren en las células cerebrales.

“Si bien encontramos anomalías significativas en la degradación de la glucosa en los cerebros de los pacientes con Alzheimer, aún no se conocen las razones exactas de estas anomalías”, dijo Thambisetty.

Investigaciones y Descubrimientos

Afasia, la disminución de la comunicación oral y escrita

Las afasias son algunos trastornos que provocan que la comunicación tanto oral como escrita se vean disminuida, desde la producción, la comprensión del habla y la habilidad para leer y escribir.

Estas se pueden observar cuando personas intentan decir algo y aunque lo piensan de manera concreta, su cerebro emite diferentes señales para que sea una palabra totalmente diferente la que se dice.

Cuando se produce una lesión en el lóbulo frontal izquierdo del cerebro o una traumatismo craneoencefálico es cuando se produce la afasia de broca, llamada así por la zona del cerebro que afecta.

Este tipo de lesiones son las más frecuentes en personas de la tercera edad, aunque como se dijo anteriormente puede sufrirse en otras etapas de la vida al poderse provocar por traumatismos.

Entre los pacientes es común ver una gran frustración debido a que son incapaces de completar una oración o decir lo que piensan, además de que pueden entender lo que otros le dicen, pero no expresarlo.

Para poder contrarrestarse, debe ser tratada mediante terapia física, ocupacional y de lenguaje, esto para poder mejorar las habilidades de sintaxis, integración semántica y planificación motora del lenguaje.

“Hay que tomar en cuenta que los pacientes con afasia de broca tienen una enfermedad complicada en tratamiento y diagnóstico, y que puede haber secuelas… La rehabilitación es un proceso lento pero los pacientes logran una recuperación integral cuando son atendidos de manera oportuna”, explicó Fernanda de Blas López, fisioterapeuta egresada de la UNAM.

Investigaciones y Descubrimientos

5 ejercicios para mantener el cerebro en forma

1. Entrenar nuestra mente levantando pesas 

Entre los ejercicios que podemos hacer para que nuestro cerebro esté sano y joven está el levantamiento de pesas. ¿A que no te lo hubieras podido imaginar? Para algunos puede parecer algo extraño pero levantar pesas ayuda a reducir los niveles de homocisteína, una molécula inflamatoria que los expertos encuentran a menudo en los cerebros de las personas de edad avanzada que sufren de demencia senil. Así pues, el levantamiento de pesas puede ser considerado un entrenamiento completo, ya que ayuda a regenerar las células cerebrales.

2. Caminar a paso ligero

Si os gusta caminar estáis de suerte porque hacer caminatas a paso ligero es otro de los ejercicios que mejor le sienta al cerebro. Ideal para mantener la mente bien equilibrada. Eso sí, nada de ir de paseo parando para ver tiendas o a paso de tortuga. Lo suyo para que vaya bien es caminar al menos 40 minutos al día, 3 veces a la semana, y a un buen ritmo. Esto es importante para mejorar la conectividad entre los dos hemisferios cerebrales, y para combatir el deterioro de la mente que se abre paso con el inicio de la vejez. Además caminar es bueno porque nos aleja del estrés, entre otros beneficios.

3. Oxigenar la mente con la danza

Una de las mejores maneras de mantener el cerebro en forma es el baile. Es una de las mejores formas para oxigenar el cerebro y promover la liberación de endorfinas y serotonina, sustancias que nos ayudan a sentir bienestar y tranquilidad.

La danza también puede estabilizar los niveles de cortisol, eso le aporta beneficios parecidos a un antidepresivo.

Es más, bailando se consigue retardar la pérdida de volumen del hipocampo favoreciendo así la flexibilidad mental.

4. Hay que programar la mente con actividades de memoria

Jugar, esa es la clave. Elegir juegos en los que debamos ejercitar la memoria es primordial para mantener un cerebro sano. Por ejemplo, intentar recordar números de teléfono, o las actividades que teníamos programadas para hacer durante el día… Si se repite a diario este tipo de ejercicios el cerebro comenzará a almacenar datos con mucha más facilidad, y además se mejora en el ámbito de la creatividad.

5. Si la danza era un buen aliado para el cerebro, la música no iba a ser menos…

¿Alguna vez habéis oído hablar de la Mozart? Seguro que sí, pues bien, existen estudios que afirman que las melodías creadas por este gran compositor son capaces de mejorar la concentración y promover la relajación, a parte de servir para hacerle frente al estrés. No en vano, la música es uno de esos ejercicios que deberíamos realizar a diario para estimular el cerebro y lograr que sea más receptivo y capaz de estar abierto a cosas nuevas.