Investigaciones y Descubrimientos

Compartir los problemas emocionales es saludable

El compartir con otros los problemas sociales o éticos por los que se estén pasando  a otros en el lugar de trabajo o en círculo cercano, ayuda a experimentar menor angustia psicológica y mayor empatía y compasión por los otros.

Esto fue señalado por un estudio realizado por el Instituto Nacional de Investigaciones de Salud de Reino Unido, realizado por medio de unos foros mensuales en donde ofrecieron un espacio seguro para que el personal del Schwartz Center Rounds pudiera compartir experiencias con sus colegas y discutir los desafíos que enfrentan en su trabajo.

En la prueba, 500 miembros del personal asistieron a las rondas regularmente, irregularmente o no en todas durante un periodo de ocho meses, descubriendo que aquellos que asistieron a las rondas regularmente mejoraron su bienestar significativamente y la porción de personas con angustia psicológica se redujo a la mitad.

En cuanto a los beneficios que obtuvieron al participar en estas sesiones, señalaron que les llevó a tener una mayor comprensión, empatía y tolerancia hacia los colegas y pacientes, por ende cambios positivos en la práctica.

Por su parte, aquellos que no asistieron a las rondas, denotaron pocos cambios en el bienestar psicológico.

“Nuestro estudio es el primero en Reino Unido en demostrar que aquellos que asisten regularmente a rondas ven beneficios significativos, sus síntomas de ansiedad, depresión se reducen, son más capaces de lidiar con los problemas a los que se enfrentan y tienen más empatía hacia los pacientes y colegas, lo que sin lugar a dudas tiene un impacto positivo en aquellos a su cargo”, explicaron los investigadores.

Sin categoría

Melón, una buena fuente de potasio.

Muchas personas optan por comer melón (Cucumis melo) en épocas calurosas como alimento fresco y ligero por su alto contenido en agua (90%) y su agradable sabor dulzón. La mayoría de personas desconocen las propiedades beneficiosas del melón.

Una de la más destacada es su efecto sobre el sistema muscular gracias a su alto contenido en potasio.

Sólo con comer un trozo de melón ya tenemos suficiente para absorber el potasio del melón a favor de nuestra salud.

A parte de ser un alimento que nos aporta frescor e hidratación en temporadas de mucho calor es muy importante desde el punto de vista nutricional porque los niveles de potasio que encontramos en el melón nos ayudan a equilibrar los electrolitos del cuerpo favoreciendo con ello el buen funcionamiento del sistema muscular.
De echo, es uno de los alimentos que se recomienda cuando se practica deporte porque evita que se produzcan calambres musculares.
También es una buena fuente de vitamina A, B (B1, B2, b3, B6 y B12), vitamina C, vitamina D, vitamina E, minerales y betacarotenos.
Propiedades del melón:
– Evita calambres musculares.
– Hidratante. Potente hidratante. Contiene un 90% de agua.
– Diurético. recomendado en caso de padecer hipertensión.
– En casos de colesterol alto se recomienda consumir melón.
– Antioxidante.
– Embarazo. Recomendado en embarazadas por su contenido en ácido fólico.
– Manchas.  Ayuda a eliminar toxinas y muchas de estas toxinas son las causantes de que aparezcan manchas en nuestra piel.
– Cáncer.
– … Para ver todas las propiedades mira el vídeo de arriba.

 

Para que un melón sea dulce mira que no esté blando ni muy duro y que el color sea uniforme.Las mascarillas de melón pueden ayudarte a mantener la piel hidratada y disminuir la flacidez al mismo tiempo que reducen la aparición de arrugas (Ver el vídeo).

Contraindicaciones: Si tienes diabetes o estreñimiento no comas melón. Tampoco es recomendado que lo tomen niños de menos de dos años.
 
Alimentación y Salud

¿Qué pasa si comes mucho pollo?

Aunque se debe cambiar el consumo de carne roja por blanca no debemos excedernos en el consumo de blanca

El pollo es uno de los alimentos más consumidos a nivel mundial, tanto por los amantes de la dieta sana como para los que adoran la comida basura. Pero, si se come en exceso es perjudicial para la salud. ¿El motivo? Las proteínas.

Sí, sabemos que el pollo es una de las alternativas que se ofrecen para evitar comer carne roja y ese exceso de proteínas que siempre nos da la carne roja pero es que la gente va de un extremo a otro y ahora come tanto pollo que sigue habiendo el mismo problema con el “sobre-consumo” de proteínas.

Lo ideal no es dejar de comer carne roja para pasarse los días comiendo pollo sino mantener una dieta equilibrada, es decir, variada y con las proporciones adecuadas. Siempre digo lo mismo, los excesos, hablemos de lo que hablemos, nunca son buenos. Pero la sociedad nunca se da por vencida e incluso hacen que lo que es bueno pase a ser malo por culpa de pasarse de la raya. Hay que aprender a moderarse, a racionalizar las cosas y hacerlas en su justa medida. Hay que hacer las cosas con cabeza y no a lo loco. Nunca se debe exceder en nada.

Además, no sólo nos afecta a nosotros en cuanto a la salud sino también a nuestro planeta.

“Existe la percepción de que la proteína es buena para su salud, pero no estoy seguro de donde viene eso,” dice Modi Mwatsama, director de salud mundial en el Foro de Salud del Reino Unido. “Es sin duda una buena estrategia de marketing.”

La Food and Drug Administration (FDA) recomienda un consumo diario de 50 gramos de proteínas para personas adultas y se está consumiendo mucho más de lo recomendado.

Duncan Williamson, asesor de comida en WWF, la ONG de conservación, dice:

“Algunas personas no se dan cuenta que pueden obtener proteínas de las plantas y los peces… Tenemos que comer menos proteínas y de una mayor variedad de fuentes.”.

Así es, mucha gente cree que sólo puede conseguir proteínas de la carne y deja de banda otros alimentos de los que también se beneficiaría, y no sólo eso sino que además hay que cambiar esa mentalidad de que las proteínas son muy buenas y contra más comamos mejor. No digo que no sean buenas porque sí son necesarias pero en las cantidades adecuadas, más son perjudiciales.

Lo único que podría ser bueno (pero engañoso) de todo esto es que ya no se come tanta carne roja de hecho se come más carne blanca que roja, pero porque los que cambian de tipo de carne comen demasiada blanca.Lo ideal es que ya se consumiera más carne roja que blanca, y más aún si se redujera también el de carne para aumentar el consumo de verduras y pescado.

Alimentación y Salud

Jugos verdes, beneficios para la salud

En el mundo de la alimentación y la dietética, a menudo cuando un alimento se pone de moda es porque hay algún interés comercial detrás. En el caso de los jugos verdes no es así, ya que es un producto que se elabora en casa a partir de hortalizas y verduras frescas, y realmente son muy saludables.

Todos los nutrientes que necesita el cuerpo para disfrutar de una óptima salud se encuentran en los alimentos (hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas, minerales, fibra …). Si bien es cierto que cada vez más, en muchos de los productos que comemos también se encuentran sustancias que nos enferman, como el exceso de azúcares refinados, grasas de mala calidad, aditivos, pesticidas, etc. Para huir de estas sustancias que tienen un efecto nocivo para la salud, hay que volver a los productos frescos, aquellos que han sido poco manipulados y procesados, los alimentos de proximidad … en definitiva a los alimentos de toda la vida, que es donde se encuentra la verdadera fuente de salud. Uno de los alimentos con más propiedades saludables son los vegetales.

Podríamos decir que el verde está de moda, si hablamos de alimentación y salud. Es el color por excelencia de muchos vegetales y estos aportan una explosión de salud. Si queréis una recomendación, huid de los llamados alimentos funcionales, es decir aquellos productos que están enriquecidos con todo tipo de sustancias que prometen solucionar muchos problemas de salud, gracias a sus maravillosas propiedades. Seguro que los habéis visto repetidamente en los estantes de los supermercados, o anunciados: son todos aquellos alimentos enriquecidos con ácido fólico, esteroles vegetales, omega-3, isoflavonas y un largo etcétera. Prescinde de todo esto, consume productos frescos y pon  muchos vegetales en tu dieta, así obtendrás de manera natural gran parte de las sustancias que tu cuerpo necesita.
Pero muchas veces ver demasiado verde en el plato, asusta. Una manera muy fácil de consumir estos vegetales es a través de los llamados jugos verdes. Estos jugos generalmente se elaboran con vegetales de hoja verde (col rizada, espinacas, berros, acelgas, perejil, y alguna fruta u hortaliza para darles un punto de dulce (manzana, pera, zanahoria, remolac. Todo ello hace falta pasarlo por una licuadora y así tenemos un cóctel de lo más saludable y bueno.

¿Por qué son tan saludables estos jugos verdes? Básicamente porque aportan todas las propiedades saludables de los alimentos con los que se elaboran, pero de una manera muy concentrada. De estas propiedades destacan la enorme riqueza en vitaminas, minerales y fitonutrientes.

Alimentación y Salud

¿Es mejor cocinar con poco aceite?

Está muy extendida la creencia de que una alimentación saludable va ligada a comer con poca grasa, pero no siempre es así

Aunque cueste creerlo, hubo una época en la que el aceite de oliva y el pescado azul eran considerados malos para la salud cardiovascular, y se recomendaba disminuir al mínimo el aceite diario y sustituirlo por el de girasol. Impensable hoy en día … o quizás no tanto.
Lo cierto es que todo esto no queda tan lejos: hoy en día la única cocción del imaginario colectivo asociado al concepto “sano” es la plancha, y cada vez hay más utensilios de cocina que se venden bajo el lema “cocina sin añadir aceite” o “fritos y rebozados con la mitad de grasa” o mejor aún “freidora dietética”, dando por supuesto que la dietética va directamente relacionada con la restricción de aceite.
El padre del concepto Dieta Mediterránea, el fisiólogo norteamericano Ancel Keys, ya evidenció los años 50 que el riesgo cardiovascular no iba ligado a la cantidad de grasa que se ingiere sino a la calidad de esta grasa. Y es que en su estudio de los 7 países descubrió que el lugar del Mediterráneo donde menos enfermedad cardiovascular había era la Isla de Creta, y donde, paradójicamente, el consumo de grasa era más elevado que en el resto. Para que lo entendamos, la recomendación por el consumo de grasa se sitúa en el 30-35% de toda la energía que deberíamos consumir al día.
Pero, ¿en qué tipo de alimentos se encuentran?:
  • aceite de oliva,
  • frutos secos,
  • semillas,
  • frutas oleaginosas como las aceitunas,
  • pescado,
  • carne blanca,
  • lácteos
Este hallazgo ha sido ratificada recientemente con el ensayo de intervención nutricional, coordinado por Ramon Estruch del Hospital Clínico.. Este ensayo evidencia que la dieta mediterránea, con su porcentaje de grasa total más elevado, tiene un papel muy superior tanto en la prevención como en el tratamiento de enfermedades cardiovasculares que las conocidas dietas bajas en grasas, promovidas desde hace años por instituciones prestigiosas como la American Hearth Association. Y es que hay que tener muy presente que cuando hablamos de grasas debemos diferenciar entre:
  • Grasas saturadas: es una grasa sólida a temperatura ambiente (no confundir con la margarina) presente principalmente en alimentos de origen animal. Esta grasa, en exceso, aumenta el riesgo cardiovascular.
  • Grasas monoinsaturadas: es una grasa líquida a temperatura ambiente y muy presente en la Dieta Mediterránea gracias al aceite de oliva y los frutos secos tipo almendras, avellanas, piñones y pistachos, así como tubérculos como la chufa. Esta grasa disminuye el riesgo cardiovascular, y es el tipo de grasa que deberíamos consumir en mayor cantidad a lo largo del día.
  • Grasas poliinsaturadas: es una grasa líquida a temperatura ambiente, presente tanto en el mundo animal como en el vegetal. En este grupo hay que diferenciar la familia de los poliinsaturados omega 6 y omega 3, (a través de las nueces y del pescado azul). Se aconseja pescado azul entre 1 y 3 veces por semana, y las nueces diarias con cáscara. Las  que venden peladas pierden propiedades.
  • Grasas trans: grasas líquidas a temperatura ambiente que pasan a ser sólidas, aunque también los hay en menores cantidades en alimentos de origen animal. Este proceso se llama hidrogenación y este tipo de grasa aumenta claramente el riesgo cardiovascular.
Ahora bien, lo que hay que proteger no es tanto de la cantidad de aceite de oliva sino del aceite de oliva quemado. La solución es que siempre y cuando el alimento esté cocido añadimos aceite de oliva crudo encima.
Alimentación y Salud

Cantidad diaria de azúcar que puedes consumir de acuerdo con la OMS

Desde hace un tiempo que siempre vamos repitiendo que no es bueno consumir azúcar en exceso.

Pues bien, la OMS ha cifrado la cantidad de azúcar diaria a 50 gr, que viene a ser lo mismo que unas 12 cucharadas de café al día.

Ni adultos ni niños deberían exceder esta cifra, que a mi parecer, es más que suficiente e incluso elevada, aunque ese es el máximo, no es que sea lo recomendado. Eso debe quedar claro, es importante.

En el enlace siguiente os dejo la propuesta que ha dejado la OMS con el nombre de  Guía sobre la ingesta de azúcares para adultos y niños” (está en inglés).
La OMS hace hincapié en los riesgos del consumo excesivo de azúcar. Hay que reducir el consumo de azúcar para protegernos de enfermedades como la diabetes, la obesidad y la caries dental.Es más, también insiste en que no más del 10% de las necesidades energéticas diarias de nuestro organismo deben provenir de los azúcares añadidos.
Lo recomendado es consumir un como mucho 25 gramos al día, el equivalente a 6 cucharaditas.Se puede considerar que cada cucharadita pequeña de café puede contener unos 4 gramos de azúcar si se llena y se enrasa.
Pero hay que tener presente que esta cantidad no es solo de las cucharadas que añadimos al café o la leche, si no que hay que sumar los azúcares de los alimentos, jarabes, dulces, bebidas, etc…
Y recordar que incluso las salsas, conservas o productos salados llevan azúcares añadidos así que hay que tener presente que todo lo que consumas puede contener azúcar así que no podrás ponerte 12 cucharadas de azúcar ene le café…por poner un caso extremo…por no mencionar la Coca-cola que sólo una lata ya es como ponerte 7 cucharadas de las 12 máximas permitidas. Es decir, que con una Coca cola ya estás poniendo una cucharada más de lo recomendado. Y lo mismo pasa con la mayoría de bebidas con gas.
Alimentación y Salud

Las mejores opciones de snacks para tu salud

Los snacks son alimentos que tomamos entre comidas y que tienen que ayudarnos a saciarnos de forma sana. Lo mejor es elegir snacks que ayuden a que tengamos energía para toda la mañana/tarde.

Para elegir los mejores snacks debes tomar en cuenta los siguientes datos:

  1. Los snacks deben tener entre 100 y 200 calorías.
  2. Evita frituras porque contienen grasas saturadas, colorantes y mucha sal (sodio).
  3. Deben tener menos de 35% de azúcar añadida (esto es menos de 9 gramos por 100 calorías).
  4. Deben ser altos en nutrientes. Si es empaquetado podemos revisar la etiqueta y comprobar que tengan buena cantidad de nutrientes,  por lo menos 10% de las recomendaciones (RDA) para: potasio (reduce la presión arterial), fibra (disminuye el colesterol y ayuda tener un intestino saludable), vitamina A (importante para la visión y el sistema inmune), vitamina C (antioxidante), vitamina D (importante para la salud del sistema cardiovascular) y calcio (para huesos fuertes y densos).

Yogur desnatado (bajo en grasas) con cereales: son unas 150 Kcal, calcio, proteínas que sacian y fibra que te ayudará a calmar nuestro apetito. Además mejora la función cerebral y fortalece el sistema inmunológico.

Pan integral con queso. Pan multigrano o negro alto en fibra con 1 rebanada de queso panela. 165 calorías, 3.5 gr de grasa, 3 gr de azúcar, 4 % de vitamina A, 10 % vitamina D, 28% de calcio.

Macedonia de frutas: sólo unas 120 Kcal y mucha fibra.Es dulce y eso calma el ansia por comer . Contiene muchos antioxidantes.

15 almendras: sólo 15 almendras, así tienen poca cantidad de calorías, mucha fibra, vitamina E, calcio, selenio y proteínas vegetales así como grasas buenas que nutren la piel y cabello.

Galletas con queso. 5 galletas integrales con 50 gr de queso panela. 145 calorias, 3 gr de grasa, 1.4 gr de azúcar, 2.5 gr de fibra, 2% de vitamina A, 6% de calcio.
Tostadas de pan integral con queso: 170 Kcal con fibra, magnesio, potasio, calcio y proteínas que sacian.
Licuado de plátano y leche con edulcorante: con media banana y 100 ml de leche verás como te sacia, además hidrata mucho y calma la ansiedad de forma saludable.
Medio bocadillo de jamón serrano y queso: Sacia en seguida y tiene proteínas, calcio, potasio y mucho sabor.
Fruta: Para los antojos de comida dulce. Además no puede ser más fácil. Sólo debes comer un plátano , manzana, pera, naranja, kiwi…
30 gramos de semillas de girasol son unas 180 Kcal con buenos minerales y vitaminas así como antioxidantes. Las pipas de girasol, no fritas sino tostadas, son un excelente snack saludable.
Rebanada de pan con requesón y dulce de fruta: son unas 190 Kcal dulces pero muy saludables que te ayudan a calmar el apetito comiendo entre horas.
Brochetas de fruta: son unas 100 Kcal que ofrecen vitaminas varias, mucha fibra y antioxidantes.
Tostada con queso de crema bajas calorías y 1 aceituna picada: para un snack saludable salado con sólo 160 Kcal esta es una excelente opción para comer entre horas.
Gelatina con frutas: son sólo 80 Kcal que te ayudan a hidratarte y a sumar vitaminas, minerales y fibra.
Media banana espolvoreada con 1 cucharada de cacao amargo: el cacao contiene muchos polifenoles antioxidantes mientras que la es rica en fibra, potasio y vitaminas.
Consejo: Elige alimentos altos en agua,  fibra o aire.
Los alimentos ricos en agua como sopas, lácteos, frutas y vegetales te pueden hacer sentir satisfecho con menos calorías.
Los alimentos con más de 3 gramos de fibra te ayudarán pues la fibra disminuye la velocidad en que se absorben los nutrientes, ayudándote a sentir satisfecho por más tiempo, los alimentos altos en fibra por excelencia son verduras, frutas y pan o galletas integrales.
Los alimentos con aire son más voluminosos y tienen pocas calorías, y visualmente ayudan al cerebro a sentir que estamos más satisfechos. Las palomitas de maíz hechas en casa son una excelente opción, podemos comer entre una y dos tazas y consumir menos de 100 calorías.