Alimentación y Salud

Qué comer después del embarazo

Una de las preocupaciones tras el embarazo es el peso y la alimentación, fases en las que más que pensar en estética o en lucir bien, debemos enfocarnos a tratar de recuperar el cuerpo.

En el embarazo, el cuerpo de la madre da los nutrientes necesarios al bebé para que se desarrolle de manera sana, siendo el hierro uno de esos nutrientes y que posterior al embarazo, su alta ausencia en el sistema de la madre podría provocar enfermedades como anemia.

En el caso del hierro, es importante consumir alimentos como carnes rojas, pollo, huevos, leguminosas y cereales para recuperar lo perdido. De igual forma, se puede consumir vitaminas como B6, C y ácido fólico y calcio, nutrientes que pueden ser encontrados en alimentos como el brócoli, vegetales de hoja verde, lácteos, tortilla, entre otros.

Debido a que el cuerpo necesita alimentarse según sus necesidades diarias, no es recomendable realizar un dieta muy estricta tras el parto, ya que limitamos al cuerpo a obtener los nutrientes necesarios para su recuperación.

La alimentación sana y balanceada también traerá beneficios para tu bebé, recordando que tras el embarazo llega la lactancia. Durante esa etapa, de acuerdo con los expertos se necesitan de 500 calorías más en la dieta, por lo que para comenzar a bajar de peso tras el embarazo se recomienda se haga seis meses después de partir.

Alimentación y Salud

Conoce los beneficios del pulque

El Pulque es una de las bebidas milenarias de México, considerada como el elixir de los dioses durante la época prehispánica, siempre se le ha visto como una bebida nutritiva y con diversos efectos benéficos para la salud.

Aunque en unos años fue estigmatizado, su popularidad ha regresado y en las cantinas donde se comercializa es mayor la cantidad de jóvenes que gustan de la bebida, por lo que es necesario recordar sus beneficios.

El principal de sus ellos se le da a sus capacidades de prevenir enfermedades gastrointestinales, esto se debe a que cuenta con bacterias probióticas que pueden prevenir malestares como la inflamación del colon o ayudar en la estimulación del sistema inmunológico, como lo describe un estudio realizado por los académicos Martha Gil Gómez y José Adelfo Escalante de la Facultad de Química de la UNAM.

Otras investigaciones al respeto señalan que el pulque cuenta con minerales, aminoácidos y vitaminas C y B. Además de ayudar a reducir el colesterol al contener la enzima sal biliar hidrolasa, explica un equipo de investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Tomado con moderación, esta bebida puede ser considerada un buen suplemento alimenticio, al ser rico en complejo B y proteínas, y si se bebe diariamente puede aportar hasta un 3.2 por ciento de las proteínas que se requieren en un día, explica la Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana de la UNAM.

“Con respecto a sus propiedades terapéuticas en padecimientos del aparato digestivo, recientemente se obtuvo un producto preparado a partir de aguamiel fermentado, y se ha demostrado su efectividad en el tratamiento de úlceras gastroduodenales, gastritis y esofagitis, debido a sus cualidades reparadoras de la mucosa gastroinstestinal y de su flora”, señala el estudio de la biblioteca.

Cabe recordar, que a pesar de contar con varios beneficios para la salud, el pulque es una bebida con alto contenido de alcohol cuyo consumo debe ser moderado y no frecuente.

Alimentación y Salud

Las grasas deben de sacarse de la dieta

En el caso de las dietas, existe una percepción generalizada de que estas deben estar totalmente alejadas de las grasas para funcionar, ya que ello asegura que no pueda el cuerpo subir de nueva cuenta de peso.

Las grasas saturadas suelen descartarse casi de manera total cuando de dietas se habla, como es el caso de la carne roja, el queso o la mantequilla, aunque no existen las suficientes pruebas de que tengan alguna relación con enfermedades del corazón, obesidad o diabetes, explicó Nina Teicholz, periodista de investigación especializada en temas de nutrición y con estudios en Biología.

“Un amplio cuerpo de científicos demuestra que, si reduces carbohidratos como pan, pasta, arroz o dulces, e incrementas las grasas saturadas, te vuelves más sano, puedes bajar de peso, combatir tu diabetes, la presión sanguínea o enfermedades del corazón”, dijo entrevistada por el portal El Universal.

La investigadora indicó que lo recomendable es consumir grasas de fuentes naturales, y en caso de hacerlo de un producto industrializado, se debe revisar las etiquetas para revisar cuestiones como los carbohidratos.

“Los carbohidratos totales y el contenido de azúcar, también las grasas polisaturadas que, tal como los aceites vegetales, provocan inestabilidad en grasas y las convierten en trans, las cuales son malas para la salud”

Al respecto, dijo que no se debe de confiar tampoco por lemas como bajo en grasa, ya que usualmente para recuperar el sabor se llegan a utilizar azúcares que pueden resultar perjudiciales para la salud.

“Ésta le da sabor y textura a los productos, al eliminarla ponen reemplazos para restaurar el sabor y, casi siempre, es azúcar. Te quitan la grasa que tu cuerpo necesita y te ponen azúcar, que te enferma”, dijo.

Concluyó que son el azúcar, las harinas y los granos los que afectan principalmente a la salud, por ello, como lo explica en su libro La grasa no es como la pintan, busca seguir mostrando argumentos para mostrar los beneficios que tienen las grasas saturadas.

Alimentación y Salud

Parásitos intestinales y las complicaciones a la salud

Los parásitos intestinales son uno de los problemas de salud más persistentes en el mundo debido a que puede afectar tanto a niños como adultos y que está altamente relacionado con la higiene.

Estos parásitos se dividen en dos tipos principalmente, los más comunes son áscaris y taenia solium, esta segunda mejor conocida como la lombriz solitaria.

Ya que hablamos de ella, la solitaria al hospedarse en el intestino de la persona suele producir huevos llamados cistercos, los cuales se hospedan y afectan al cerebro, ojos y músculos, ocasionado una enfermedad conocida como cisticercosis.

Entre los síntomas se encuentran dolor en el estómago y cabeza, así como pérdida de peso y flatulencias.

Pasando a la parasitosis provocada por la áscaris, esta puede llear a invadir otros órganos como corazón, hígado y pulmón, por medio de la circulación. Esto se manifiesta al presentar la persona palidez y diarrea, por lo que la atención debe ser inmediata o podría requerir manejo quirúrgico.

Este tipo de parásitos se encuentran en la materia fecal, que al contaminar el agua, suelo y otros objetos suele pasar a los alimentos sucios o mal cocidos hasta llegar al intestino de la persona.

Por ello es más que importante lavarse la manos antes de comer y después de ir al baño o al preparar los alimentos, ya que en esos momentos suele darse la transmisión.

En otra recomendación para evitar una infección, se debe hervir el agua para beber por al menos un minuto, en especial cuando la ingieren lactantes y niños, así como no caminar descalzo o con calzado abierto en suelos de tierra o arena húmedos. Además, las personas deben desparasitarse al menos dos veces al año en comunidades rurales y una vez en zona urbana.

 

Alimentación y Salud

Mitos que se tiene sobre el consumo de la leche

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), elaboró una lista con diferentes puntos sobre los mitos que se tienen ante el consumo de la leche de vaca y los beneficios o puntos negativos que trae consigo.

Esto se debe a las diferentes discusiones y debates que se mantienen sobre el consumo de la leche, así como sus beneficios, lista que a continuación te presentamos.

***

1.- Cuenta con pocos nutrientes

La anterior sentencia es falsa, debido a que la leche contribuye a satisfacer las necesidades del cuerpo humano de calcio, magnesio, selenio, vitamina B2, vitamina B12 y vitamina B5.

2.- No se debe abusar de sus consumo

Pese a que no existen recomendaciones específicas sobre el consumo de los productos lácteos, la mayor parte de los países fomentan el tomar al menos una porción de leche al día.

Esta es la cantidad más que suficiente, ya que un vaso al día de 200 milímetros aporta a un niño de cinco años alrededor de 21 por ciento de las necesidades proteicas.

3.- Su consumo produce obesidad

La FAO explica que no existen estudios que respalden una hipótesis que la leche contribuya a la obesidad. Comentan, que como cualquier producto lácteo, solo debe ser consumido como una parte de una dieta sana y equilibrado.

4.- La lecha cruda provoca enfermedades

La leche cruda y los productos que no están pasteurizados ni tratados pueden dar lugar a enfermedades transmitidas por los alimentos, por ello la FAO recomienda realizar controles alternativos de seguridad para garantizar su consumo.

5.- Los menores de un año no deben tomar leche de vaca

Este punto también es cierto. Debido a que la leche de vaca no contiene hierro ni ácido fólico, no están recomendadas para los lactantes menores de un año.

En este periodo de la vida del menor, lo recomendable es alimentar a los bebés con leche materna.

6.- El organismo no digiere sus proteínas

Si bien la leche posee proteínas completas de alta biodisponibilidad, altamente digeribles por el ser humano, las personas que poseen intolerancia a la lactosa no pueden digerir este tipo de azúcar que se encuentra en la leche y otros productos lácteos.

7.- Dejar de consumirla provoca daños a la salud

En niños si puede ocurrir un cambio, ya que la falta de ingesta de leche puede generar pérdida de peso y posible malnutrición. Por otro lado, su consumo se puede sustituir por productos lácteos tratados o preparados a base de proteínas de la leche.

8.- El alimento consumido por las vacas modifica la leche si contiene pesticidas.

La leche puede contener residuos de pesticidas, los cuales dañan la salud. Por ello, la Federación Panamericana de Lechería (Fepale) y otros organismos recomiendan que en cada país se mida y analicen los niveles de pesticidas y someter el producto a normas regulatorias para garantizar que no se excedan los límites aceptables.

 

Alimentación y Salud

Ingredientes benéficos que puedes encontrar en la Rosca de Reyes

La temporada de fiestas sabemos que es una época donde la alimentación se puede desequilibrar, debido a la cantidad de cosas que tenemos por comer, una temporada que culmina con la tradicional Rosca de Reyes.

Cabe recordar que en los productos que ingerimos, inclusive en épocas decembrinas, se encuentran nutrientes y componentes que pueden resultar benéficos, todo depende del nivel de consumo. Algo similar sucede con la Rosca de Reyes, debido a la cantidad de ingredientes nutritivos que contiene.

Aunque las recetas han ido cambiando con el tiempo, es posible identificar en la mayoría de las roscas los siguientes ingredientes que la hacen una rica fuente en nutrientes y aspectos buenos para la salud.

Todo comienza con la harina de trigo con la que está hecha, la cual se encuentra fortificada por nutrientes como hierro, ácido fólico, zinc, tiamina, riboflavina y niacina. De hecho, la Food Fortification Iniciative, promueve la fortificación de la harina de trigo, maíz y arroz para combatir carencias nutricionales alrededor del mundo.

Otro ingrediente importante es el huevo, una fuente rica de proteína animal y que incluye valiosos nutrientes como la vitamina b7, vitamina D, vitamina B12, selenio y ácidos grasos Omega 3.

Pasemos a la leche y la mantequilla, productos lácteos ricos en calcio, potasio y magnesio. En el caso específico de la mantequilla, cuenta con vitaminas A, E y K, así como grasas saturadas que el cuerpo requiere para la fabricación de hormonas y el buen funcionamiento de la tiroides.

Por su parte, la ralladura de limón o naranja son cítricos que se asocian al alto contenido de vitamina C y bioflavonoides que actúan como potentes antioxidantes.

Hablando ya de los ingredientes que la acompañan, el higo es uno muy importante, al ser una fruta rica en fibra y antioxidantes, utilizada en la medicina tradicional para tratar problemas gástricos, así como inflamación, enfermedades respiratorias, entre otras.

Respecto al ate de membrillo, sus ventajas se encuentran en la habilidad de estimular la circulación, fortalecer el sistema inmune y promueve la salud digestiva, esto de acuerdo con un estudio publicado por la revista National Center for Biotechnology.

Así que, en este Día de Reyes no le temas a la Rosca y disfruta con moderación de un tradicional y nutritivo pan.

Alimentación y Salud

Alimentos que ayudan a cuidar tu piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, y como tal debemos tener varios cuidados para protegerla y tener una buena salud, recordando que varias enfermedades también pueden presentarse en la piel.

Por ello, a continuación te mostramos algunos nutrientes que puedes consumir y que te ayudarán a mantener la salud de tu piel para tenerla perfecta.

***

Carotenoides

Este tipo de substancia estimula su propia inmunidad, de forma que las personas que siguen una dieta con alto consumo de estos nutrientes, presentan menos problemas con la exposición al sol.

Esta substancia la puedes encontrar en verduras y frutas de color anaranjado, rojo y verde, tales como la zanahoria, jitomate, espinaca, mango, durazno, perejil, papaya, entre otros.

Vitamina C

La ingesta de este nutriente es fundamental para la producción de colágeno, proteína esencial presente en tejidos del cuerpo, incluidos huesos, dientes y piel.

Como parte de sus funciones, ayuda a brindar elasticidad e integridad en la estructura corporal, además de que facilita la prevención de moretones y garantiza una correcta cicatrización.

Vitamina E

La actividad antioxidante de esta vitamina es esencial para la piel, al proteger el tejido corporal. Este tipo de sustancia la puedes encontrar en aceites vegetales como la soya, canola, maíz, girasol, nueces, almendras, cacahuates, pepitas, semillas de girasol, margarina, alimentos fortificados, entre otros.

Zinc

Este mineral esta presente en las células de todos nuestro cuerpo y juega un papel importante en la cicatrización de heridas y en algunas afecciones de la piel como la psoriasis, dermatitis escamosa y acné.

Este nutriente puede encontrarse en la carne de res, cerdo y cordero, además del pollo y pescado. También esta presente en los ostiones, germen de trigo y los cereales integrales.