Alimentación y Salud

Agruras, fenómeno más común a causa de sobrepeso y obesidad

Cada una de las partes del sistema digestivo tiene una función fundamental, desde el procesar los alimentos, como el tomar los nutrientes para formar y alimentar las células. En ocasiones, puede darse que alguna de las partes del sistema digestivo sea afectado por algún padecimiento.

Ejemplo de estas enfermedades son la disfagia y el reflujo gastroesofágico, padecimientos que se han incrementado en la última época debido al aumento de la obesidad y el sobrepeso, los cuales son factores de riesgo.

En el caso del reflujo gastroesofágico, se produce como resultado de movimientos frecuentes de material del estómago, como el caso de ácido y sustancias biliares.

“Es normal que todos en algún momento tengamos episodios de reflujo, sin embargo, la frecuencia de estos eventos es mucho mayor y hay más síntomas como agruras, regurgitación, dolor torácido, sensación de ardor en el pecho y en ciertos casos pueden haber también cambios en el revestimiento del esófago, lo que se conoce como esofagitis”, explicó Marcelo Vela, gastroenterólogo.

Respecto a la disfagia, esta se da cuando los alimentos y bebidas no tienen el paso adecuado desde la boca hacia el estómago. La enfermedad puede darse en dos tipos:

Onofaringea o superior, la cual afecta la garganta y se presenta por alteraciones del sistema nervioso o de los músculos en la garganta, provocando inclusive dificultad para respirar.

Esofágica: Así se identifica a los trastornos en el esófago y quienes la padecen sienten que los alimentos se les atoran.

Este tipo de padecimientos si no son tratados a tiempo, puede haber cicatrización en la parte inferior del esófago, lo cual disminuye el calibre del esófago e impide la deglución.