Investigaciones y Descubrimientos

“Hormona del amor” también aparece durante crisis de pareja

La oxitocina, conocida como la hormona del amor al estar relacionada con muchos procesos emocionales y en la creación de vínculos entre los seres humanos, también aparecería cuando existen crisis de pareja.

Esta hormona se encuentra en la atracción física y sexual, además de aparecer en grandes cantidades cuando se inicia una relación de pareja, y, de acuerdo con una investigación de la revista Hormones and Behavior, sale a relucir durante las crisis de pareja para ayudar a calmar la situación.

La acción compensatoria de la oxitocina no siempre logra su cometido, sin embargo, sí se detectan en momentos críticos o decisivos de la pareja.

Para el estudio, se realizó en dos fases y en diferentes continentes para conocer si las diferencias culturales influían en algo, siendo la primera parte en Estados Unidos con 75 parejas con un promedio de 23 meses de relación en su duración.

A los participantes se les realizaron par de cuestionarios en donde se les pedía describir a sus parejas y posteriormente escribir como habían pasado crisis anteriores, sacando muestras de salivas para registrar los cambios hormonales.

Los investigadores vieron que los niveles de oxitocina aumentaron en las personas que tenían mayor conexión, pero también en quienes estaba en una crisis.

“Parece contradictorio que se secrete más oxitocina tanto cuando las cosas van muy bien como cuando no están nada bien, pero así es… Puede ser porque las personas en una relación tienen esa necesidad de buscar mayor apego para que las cosas funcionen”, explicó Aarseth Kristoffersen, investigadora del estudio.

“La respuesta biológica de la oxitocina es para adaptarse a la situación. Afortunadamente, no es lo único que juega y muchos toman la decisión de abandonar una relación en la que no están sintiéndose amados”, dijo Steven Gangestad, también parte de la investigación.

Investigaciones y Descubrimientos

Qué dice la ciencia sobre el amor a primera vista

Una de las grandes preguntas acerca del amor es si se puede dar a primera vista. Uno de los grandes mitos construidos por las historias románticas y que no muchos han vivido, pero se cree posible.

Revisemos entonces lo que nos dice la ciencia sobre este proceso y el enamoramiento para ver que tan posible es.

De acuerdo con la investigadora Stephanie Ortigue, de la Universidad de Syracuse, el amor a primera vista sí existe y puede ser verdaderamente fulminante, ya que pone su rapidez en dos décimas de segundo.

Los sistemas de neurotransmisores como la dopamina pueden activarse rápidamente cuando una persona resulta atractiva, produciendo una sensación de bienestar y apego.

Como parte de su estudio Neuroimagen del amor, la investigadora señaló que se encontró hasta 12 regiones cerebrales involucradas en las relaciones y expresiones amorosas. De esta forma, el es el cerebro el que se enamora y el amor a primera vista se sustenta en la percepción, al estimular diferentes regiones del cerebro.

Este proceso de enamoramiento se da por la dopamina, una hormona que durante el enamoramiento aumenta. La dopamina y la norepinefrina ayudan a focalizar nuestra atención y logra que veamos a la personas como algo nuevo y único, recordando hasta los detalles mínimo de esa persona.

A la par, los niveles de serotonina disminuyen y provocan un pensamiento obsesivo y los enamorados buscan la manera de tener cosas en común. La dopamina también interviene en esto al asociarse con la motivación y las conductas orientadas a alcanzar un objetivo concreto.

Los sistemas cerebrales se conectan, involucrando distintas redes cerebrales, incluidas las funciones cognitivas superiores, como la cognición social y la autorrepresentación corporal.

En sus conclusiones, el estudio señala que se necesita dos décimas de segundo para enamorarse, tiempo en el que el cerebro responde liberando compuestos químicos cuando se encuentra a la persona amada.

Investigaciones y Descubrimientos

Mexicanos, los más expuestos a enfermedades laborales

Rodolfo Nava Hernández, académico de la Facultad de Medicina, explicó que si una persona labora 11 horas al día, es dos veces más propensa a sufrir depresión y si su tiempo de trabajo se extiende a 55 horas a la semana, el riesgo de sufrir un infarto aumenta hasta 33 por ciento, esto en una entrevista para el diario El Universal.

Los datos dejan en una mala posición a los trabajadores mexicanos, tomando en cuenta que de acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México es el país miembro donde más se trabaja al año con un promedio de 2,246 horas por año, además de ser la nación donde se retiran a la edad más avanzada: 73 años.

La mayor parte de las legislaciones en el mundo estipulan que una persona tiene que laborar 40 horas a la semana, pero la mexicana contempla 48, sin contar horas extras. Provocando en los trabajadores afectaciones orgánicas, psicológicas e incluso sociales, ya que el esfuerzo excesivo deteriora las relaciones familiares y personales.

El estrés es el problema más común por la sobrecarga de trabajo, ya que aumenta el cortisol, hormona que incrementa los niveles de azúcar, debilita el sistema inmunológico, causa problemas digestivos, estimula la secreción de ácido gástrico, eleva la presión arterial y ocasional irritabilidad, infertilidad, cansancio y dolores de cabeza permanentes.

Las legislaciones mexicanas no han hecho algo para combatir el problema, ya que no se reconoce como enfermedades laborales aquellas derivadas del estrés, pese a los notorios impactos en el bienestar de los individuos.

“De hecho, los japoneses tienen una palabra, karoshi, que significa muerte por exceso de trabajo. Se calcula que dos mil 300 nipones fallecieron en 2015 por esta causa. Las leyes de ese país consideran que, si alguien perece en dichas circunstancias, el gobierno aportara a su familia 20 mil dólares, mientras que la empresa contratante desembolsaría hasta un millón y medio de dólares de demostrarse que el deceso se debió a una desmesura ejercida contra su empleado”, indicó Nava Hernández.

Investigaciones y Descubrimientos

Persona con depresión puede afectar a cinco más en su entorno

Cada persona  que se deprime puede afectar a cinco más en su entorno, provocando que entre el 60 y 70 por ciento de la población en general padece esta enfermedad, comentó el especialista en psicología Jesús Arnulfo Chavarrín, del hospital siquiátrico Cruz del Norte.

Al impartir la conferencia ¿Cómo identificar la depresión? en la Universidad de Sonora, comentó que este padecimiento se ubica en la etapa juvenil, el cual puede confundirse con factores propios del crecimiento.

Definió como depresión al estado de ánimo persistente que se caracteriza por pesimismo, tristeza, decaimiento, pérdida de apetito y problema de memoria. Además, puede llegar a presentar cambios físicos y de humor que no permiten disfrutar lo que está a su alrededor.

En el caso de la población juvenil, indicó que existen muchos casos de depresión por la alta competitividad que hay en el mundo globalizado y por el constante cambio en la ciencia. Lo que requiere más esfuerzo y repercute en un síndrome de agotamiento y bajo rendimiento escolar.

“La depresión es una causa de la deserción escolar, se puede combatir promoviendo actitudes positivas que impactarán en la mejora de la personalidad de los universitarios”, dijo.

Investigaciones y Descubrimientos

La sal podría afectar el desarrollo mental

La sal es uno de los ingredientes más comunes en las cocinas, su ausencia en las mesas al momento de comer o cocinar es algo poco usual, pero, diversas organizaciones e investigaciones comienzan a apuntar sobre los riesgos de su consumo en exceso.

Caso de esto es una publicación realizada por la revista Nature Nauroscience, en donde se determinó que el exceso de la sal en la dieta, puede traer problemas incluso con el rendimiento mental.

En la investigación realizada en un grupo de ratones, se encontró que aquellos que fueron alimentados a base de alimentos extremadamente salados presentaron posteriormente un deterioro cognitivo y una disminución en el desarrollo cerebral.

Estos roedores fueron sometidos a una ingesta de sal de ocho a 16 veces lo normal, en una prueba en la que los animales perdieron la habilidad que solían tener para la resolución de laberintos.

“(Los ratones sufrieron) una reducción del flujo sanguíneo en la corteza y el hipocampo, dos regiones cerebrales importantes asociadas a la memoria y el aprendizaje”

“Informamos que los ratones alimentados con una dieta alta en sal desarrollan hipoperfusión cerebral marcada y una profunda alteración en la regulación endotelial de la microcirculación cerebral, lo que lleva a un deterioro cognitivo posterior”, indica el estudio.

Desde hace nueve años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) en conjunto con autoridades sanitarias, adelanta de la política de Prevención de las enfermedades cardiovasculares en las América mediante la reducción en la ingesta de sal alimentaria en toda la población.

Esta política parte de la base de que la sal proveniente de alimentos preparados, industrializados y la agregada son la principal fuente de sodio en la alimentación, y el elevado consumo de este compuesto y la absorción insuficiente de potasio, contribuye a la hipertensión arterial y aumenta el riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular.

Investigaciones y Descubrimientos

Cuántas veces debes bañarte a la semana según la ciencia

Una de las grandes dudas en cuanto a la higiene personal es, cuántas veces es necesario bañarse por semana, o si es correcto bañarse todos los días.

Contrario a lo que podría pensar, bañarse continuamente despoja a la piel de sus aceites naturales y aumenta el riesgo de contraer problemas de salud, señaló un estudio por la Universidad de Columbia.

“La ducha se realiza principalmente por razones estéticas. La gente piensa que se está bañando por higiene o para estar más limpio, pero bacteriológicamente no es el caso”, declaró Elaine Larson, experta en enfermedades infecciosas y autora del estudio a la revista Time.

La experta explicó que bañarse con frecuencia cuando la piel está seca o a medida que se envejece, aumenta el riesgo a tener problemas de salud, debido a que se abren brechas por donde los gérmenes causantes de infecciones pueden ingresar.

Brandon Mitchell, profesor asistente de dermatología en la Universidad de Washington, comentó algo parecido, afirmando que el bañarse diario puede despojar a la piel de sus aceites naturales y alterar la población de bacterias que apoyan el sistema inmunitario.

Respecto a entonces cuál sería la medida de baños por semana que debemos de tener, Mtchell señaló que la frecuencia ideal es de una o dos veces por semana, pues mientras se lave las manos y la ropa, es posible que la salud no sufra efectos perjudiciales.

En cuanto al cabello, señaló que solo se necesita enjabonar cada pocas semanas si se encuentra seco. En caso de sufrir de caspa u otro problema, con un par de lavados a la semana será suficiente.

Investigaciones y Descubrimientos

Vitamina C no ayuda a prevenir los resfriados, pero acorta su duración

La vitamina C y la planta equinácea son ampliamente utilizados para acortar la agresividad de los efectos de la gripe, así como para prevenirlos, aunque esto último no sería del todo posible.

De acuerdo con varios estudios, se ha demostrado que tomar vitamina C no ayuda a las personas a prevenir los resfriados, sin embargo, tomarla antes de que aparezcan los primeros síntomas puede acortar su duración, explicó la Mayo Clinic en un comunicado.

Esto puede beneficiar en especial a las personas de alto riesgo de sufrir la enfermedad.

Respecto al uso de la equinácea, los resultados sobre su utilidad para prevenir o acortar los resfriados son diversos, pues algunos no muestran beneficio y otros han demostrado una disminución en la gravedad y duración de los síntomas cuando se toma en sus primeras etapas, dependiendo quizá, de los diferentes tipos de equinácea utilizados.

La planta parece ser más efectiva si se toma cuando aparecen los síntomas de resfriado y se continúa con su administración de siete a 10 días, aunque para su consumo así como el de la vitamina C se debe consultar a un médico ya que puede haber efectos secundarios.