Investigaciones y Descubrimientos

¿Cómo actuar en caso de quedar bajo escombros?

Encontrarse en un sismo es una de las situaciones más estresantes que se puede experimentar, si no estás preparado, puede inclusive convertirse en una situación traumática para vivir.

Los derrumbes son siempre una posibilidad que existe al momento de estos movimientos de tierra, debido a que tampoco todas las estructuras fueron diseñadas para soportarlos en su totalidad.

Cuando las personas quedan bajo escombros, existe una posibilidad de que puedan resultar con vida, todo dependa de su determinación y de ciertas condiciones en las que se deben encontrar para aumentar esta posibilidad.

Al estar alguien bajo escombros, las primeras 72 horas son vitales para sobrevivir, cada día, cada hora que pasa la posibilidad de encontrar a alguien con vida va disminuyendo.

“Las primeras 72 horas son esenciales para encontrar a muchos desaparecidos, tal como la experiencia indica que ha ocurrido en anteriores desastres”, dijo Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas en una conferencia tras el terremoto de Haití en el 2010.

De acuerdo con Julie Ryan, coordinadora del Comité Internacional de Rescate (IRC), las posibilidades de sobrevivir dependen en gran medida de lo que ocurre en el momento de darse el terremoto.

“La situación ideal es que estás atrapado y sepultado, pero tienes alguna fuente de oxígeno del mundo exterior, no estás lastimado y tienes alguna manera de acceder a agua… Es estar en una situación en la que lograste llegar a una parte recluida dentro de la estructura derrumbada, sin posiblidad de lastimarte”, explicó.

Muchos de los lesionados durante los sismos se encuentran tan heridos que no sobrevivien para ser atendidos. De igual forma, el quedar inmovilizado reduce las posibilidades de supervivencia.

El no poder moverse provoca el llamado síndrome del aplastado, que ocurre cuando deja de circular sangre a las extremedidades, provocando daño renal y shock.

De igual forma, el estar en un espacio reducido, significa un aumento en la temperatura y en el dióxido de carbono, sustancia que en altos niveles puede provocar sofocamiento.

Obtener agua también debe ser una prioridad si quedas bajo escombros, en promedio, una persona puede pasar entre tres y siete días sin agua.

Otra de las recomendaciones, es tratar de cubrirse boca y nariz con una tela, así como gastar el mínimo de energía posible.

“Hay que estar con todos los sentidos alerta para captar cualquier ruido y responder. Si no se tiene fuerza para gritar pidiendo auxilio, hay que golpear estructuras metálicas para hacer ruido y siempre de forma arrítmica”, comentó Jesús Olmos, miembro de Bomberos Unidos Sin Fronteras en entrevista para el diario El País.

Sobrevivir después de las primeras 72 horas puede parecer todo un milagro, pero con determinación y no perdiendo la esperanza se puede lograr, han existido casos como el de Reshma Begum, quien después de pasar 17 días bajo escombros de un edificio colapsado en Bangladesh, logró salir con vida.

Alimentación y Salud

¿Cómo hacer la lista de la compra? Y por qué hacerla…

La improvisación no suele ser sinónimo de alimentación saludable. Llegar a casa, abrir la nevera, mirar qué hay y en función de ello hacer la comida o la cena, puede ser a veces arriesgado, ya que probablemente faltarán ingredientes para hacer una comida completa. Se considera una comida completa, aquella que consta de una fuente de farináceos que aportan hidratos de carbono de absorción lenta (pasta, arroz, legumbres, patata, pan …); una fuente de vegetal crudo y / o cocido, que contienen principalmente vitaminas, minerales y fibra; y una fuente de proteína (carne, pescado, huevos ).

A menudo, cuando se improvisan los menús, falta uno de los tres elementos. Por ejemplo se elabora una comida sólo con un farináceo y una proteína, o bien sólo con un vegetal y una proteína. Esto serían comidas incompletas y desequilibradas.

Para tener una buena alimentación hay que planificar bien las comidas. Esta planificación se puede hacer con unos pocos días de antelación o incluso con varias semanas. Irá en función de la frecuencia con la que se realice la compra. Después de una buena planificación de las comidas, es necesario elaborar una lista con todos los ingredientes necesarios. Previamente, sin embargo, hay que revisar la despensa y la nevera para saber qué hay y qué falta.

¿Te fías de tu memoria?

A no ser que se tengamos una memoria de elefante es importante ir a comprar con esta lista, para no olvidarse nada. Pero también para no comprar cosas innecesarias o caer en la tentación de poner en la cesta alimentos superfluos, excesivamente calóricos y ricos en grasas y azúcares, que a menudo se colocan estratégicamente cerca de las cajas de los supermercados para tentarnos mientras hacemos cola para pagar.

Si se dispone de un poco de tiempo, vale la pena comprar tantos productos frescos como sea posible y huir de los alimentos envasados ​​y altamente procesados. Estos últimos tienen una menor riqueza nutricional y por lo contrario aportan mayor cantidad de aditivos.

Para comprar bien también hay que saber guardar las cosas

Una vez en casa hay que conservar cada alimento allí donde le corresponda, para que aguanten en las mejores condiciones posibles hasta el día de utilizarlos. La nevera alarga la vida de los alimentos, ya que preserva su descomposición y contaminación, pero no conserva los alimentos eternamente. Si se prevé no utilizar algunos alimentos frescos como la carne o el pescado en los próximos días, se pueden congelar, pero igualmente la congelación tampoco es eterna y hay que ir consumiendo los alimentos más viejos y haciendo rotación de stocks. Un buen método es poner la fecha de congelación a los alimentos, así sabremos cuánto tiempo hace que están en el congelador.

No tienes porqué cocinar las cosas el mismo día que las vayas a comer

Con la planificación realizada, basta con ir cocinando lo previsto. Si se dispone de poco tiempo, se puede también cocinar con antelación. Planificar los menús permite realizar comidas más variadas, equilibradas y ricas nutricionalmente. Por otro lado se reduce el estrés que genera el hecho de tener que pensar diariamente qué haremos para comer o para cenar, que para muchas personas puede resultar agotador.

Ahorra tiempo y dinero

Realizando una planificación de las comidas también se consigue ahorrar tiempo y dinero. Con una correcta planificación y con una buena lista de la compra evitaremos olvidarnos nada cuando vamos a comprar, así nos ahorraremos tener que hacer varios viajes al supermercado. Por otra parte, si cuando compramos nos ceñimos a la lista, conseguiremos un ahorro de dinero, porque evitaremos adquirir alimentos innecesarios o caer en la tentación de comprar alimentos poco saludables y muy calóricos como patatas fritas, bollería, golosinas.

Sin categoría

A qué hora deben acostarse los niños para ir a la escuela según su edad

No todos los niños necesitan dormir lo mismo. Depende de muchos factores. Uno de ellos, por supuesto, es la edad. Así, mientras que un bebé de 18 meses necesita dormir unas 14 horas, a un niño de 10 años le bastan con 9 horas. A partir de este dato, y de la hora a la que se tenga que despertar tu hijo, hemos elaborado una tabla orientativa para padres con dudas sobre cuál es la mejor hora para mandar a su hijo a dormir. Está basada en una tabla que en su día hizo pública el colegio Wilson Elementary School de Kenosha (Wisconsin, EEUU):

– Cinco años: Si tu hijo tiene 5 años, comienza la primera etapa escolar en primaria. Muchos cambios. En los primeros días tal vez esté más nervioso y caiga rendido mucho antes que de costumbre. O al revés… por los nervios no consigan dormir  y tengas que ayudarle. Si se levanta muy temprano, a las 6 de la mañana, deberá acostarse a las 18.45 horas, o las 6.45 p.m, como prefieras. Sí, parece un imposible, es muy temprano, pero es la única forma de asegurarte de que duerme lo que debe. Si se levanta más tarde, a las 8, por ejemplo, bastará con que se acueste a las  20.30 horas.

– Seis años: A los 6 años, necesita quince minutos menos de sueño. Si tu hijo se levanta a las 7.30 horas de la mañana para ir al colegio, puede irse a dormir a las 20.30 horas.

– Siete años:Con siete años tu hijo necesita casi 11 horas de sueño para rendir de forma adecuada en el colegio. Intenta que duerma más de 10 horas. Aunque recuerda, que luego la actividad de cada niño durante el día es diferente, y sus necesidades de descanso, también. No te agobies si tu hijo con siete años no duerme más de 10 horas. Si le ves activo y feliz… ¡estará bien!

– Ocho años: Según los expertos, a esta edad los niños pueden dormir 10 horas y media. Pero mucho duermen menos. Siempre nos basamos en un promedio. Si tu hijo de ocho años se tiene que levantar muy temprano para ir al colegio (pongamos que a las 6.30 am), tendrá que irse a dormir a las 20 horas o 8 p.m.

– Nueve años: A partir de esta edad los niños ya necesitan menos horas de sueño, y eso que las exigencias académicas aumentan. Aún así, sigue siendo recomendable que duerman al menos 10 horas. ¡Haz el cálculo!

– Diez años: Sí, la edad en la que ya empiezan a sentirse ‘mayores’, también exigirán acostarse más tarde. Sin embargo, siguen necesitando cerca de 10 horas de sueño. Si tu hijo de 10 años se levanta a las 7 am para ir al colegio, debería ir a dormir a las 21 horas.

– Once y doce años: Ahora sí, tu hijo ya no necesita cumplir de forma rigurosa con esas 10 horas de sueño. Pero sí deben dormir más de 8 horas. Puede que con 9 horas de sueño les baste.

Ten en cuenta de que esta tabla tal vez te parezca irreal. En realidad, sería lo ideal, pero basta con que nos ‘acerquemos’ a las horas de sueño recomendables. Estas son entre 9 y 11 horas como mínimo para niños de entre 5 y 11 años. Si notas que tu hijo presenta síntomas de falta de sueño (somnolencia durante el día, excesivo cansancio, problemas de concentración…), revisa sus horarios para ir a la cama.

Alimentación y Salud

Cómo evitar el mal del puerco

Después de una gran comida, es normal que el cuerpo entre en un estado de fátiga, así estuvieramos al cien por ciento, de pronto el sueño nos domina y no queremos hacer nada más, a esto se le conoce como el mal del puerco.

Este conocido mal se da por factores relacionados con la saciedad, el cual está acompañado por la somnolencia, pesadez y fatiga, entre otros.

Al principio, se creía que el mal del puerco era provocado debido a que la sangre en el cuerpo se dirigía hacia el sistema digestivo, para así facilitar la absorción de los nutrientes, aunque esto no es cierto.

De acuerdo con la especialista en trastornos de sueño, Yoaly Arana Lechuga, los síntomas de somnolencia y demás, pueden llegar por causas hormonales.

“La somnolencia y la pesadez que te da después de comer alimentos hipercalóricos tiene que ver con muchos factores, el principal es el hormonal, ya que hay un par que están relacionadas con la ingesta de alimento y la saciedad: la leptina y la grelina”

“Cuando aumentan los niveles de grelina tienes apetito y es cuando buscas comer, y cuando te sientes satisfecho comienza a aumentar otra hormona que se llama leptina, esta tiene que ver más con la saciedad”, comentó la especialista.

La sustancia leptina también tiene un efecto durante el ciclo del sueño y vigilia, por lo que se genera la somnolencia, razón por la que sentimos sueño después de comer.

Otra razón es la temperatura, un incremento de medio grado en la temperatura corporal es un inductor natural del sueño, y esta aumenta de forma ligera después de comer, además si nos encontramos en un lugar cerrado o poco ventilado, es probable que el mal de cuerpo nos ataque.

Infografía: Pictoline

Respecto a como evitarlo, una de las principales formas de hacerlo es no realizar una comida copiosa, por lo que solo se debe consumir algo ligero para evitar que la glucosa incremente y nos dé el mal del cuerpo.

En caso de que no podamos evitarlo y tengamos una comida fuerte en grasas y pesada, podemos combatirlo con una sustancia que estimule el sistema nervioso, estando entre las mejores opciones el tomar un café o realizar una caminata, algo que nos mantenga activos y que no provoque sueño mientras estamos en la oficina o escuela.

CONSEJOS DE SALUD

Hábitos sencillos para tener más energía

Hacer ejercicio

Se ha comprobado que el ejercicio físico incrementa tus niveles de atención y agudeza por hasta 10 horas, además de liberar endorfinas para un día lleno de energía ¡Mejor hacerlo lo antes posible! Bien lo sabe Mark Parker, CEO de Nike, quien ejercita 2 horas en la mañana día por medio ¿El resto de los días? “Solo” una hora.

Un buen desayuno

“El desayuno es la comida más importante del día” es una frase que heredamos de la era de los publicistas tipo Mad Men. No es mentira, pero tampoco es 100% acertada. Una frase más exacta sería “El desayuno puede ser la comida más importante”. ¿Cómo lograrlo? Empecemos con lo básico: No lo saltes ni lo atrases. Es un hábito muy común atrasar el desayuno y convertirlo en una especie de comidilla de medio día, muy tarde como para aprovechar sus propiedades energéticas. Lo que nos lleva al siguiente punto ¿qué contiene un buen desayuno? Según un estudio publicado por el International Journal of Food Sciences and Nutrition, son los desayunos ricos en carbohidratos y fibras los que impactan de mayor manera en nuestros niveles de atención. Avena, pan integral, yogur griego y plátanos son algunos de los alimentos ideales para empezar el día. ¡Solo cuida que no estén azucarados de forma exagerada!

Buena postura

La mala postura puede ser uno de esos círculos viciosos que no solo generan fatiga, sino también dolores que pueden llegar a ser crónicos. Si tu trabajo te mantiene en una silla durante muchas horas, sigue estos consejos de la “Guía para una buna postura”:
A) Mantén tu cabeza derecha, sin inclinarla hacia arriba ni hacia abajo.
B) Mantén tus hombros relajados y hacia atrás.
C) Mantén tus rodillas más abajo que tus caderas
D) Mantén tus pies apoyados en su totalidad en el suelo sin esconderlos bajo la silla.
E) Usa las manos sin apoyarte en tus brazos.

Comienza el día con dos vasos de agua

Fácil, barato y efectivo. Comenzar el día tomando dos vasos de agua evita la deshidratación matutina que muchas veces pasa desapercibida y que puede ser la razón del cansancio prematuro. ¿Cómo saber si estoy deshidratado? La orina amarilla oscuro es un claro indicador de que tu cuerpo necesita de esos vasos de agua.
Alimentación y Salud

Malestares Estomacales incrementan en fiestas patrias

Con motivo de las fiestas patrias, los malestares estomacales aumentan hasta 15 por ciento en la población debido al consumo de alimentos ricos en grasa, irritantes, carbohidratos y azúcares, así como a las bebidas alcohólicas.

Mayra Vega Díaz, coordinadora de Nutrición del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), afirmó que la comida consumida en estos días llega a alterar el metabolismo y generar males como la dispepsia o malestar estomacal.

“Existen descompensaciones del aparato digestibo, principalmente por la variedad de los platillos; en estas fiestas existen un aproximado que el paciente aumenta hasta un 15 por ciento de su peso corporal, debido al consumo en exceso de estos alimentos”, explicó en un comunicado.

Sobre los padecimientos que caracteriza al malestar estomacal, explicó que se encuentra una sensación dolorosa en la parte alta del abdomen acompañado de náuseas, inflación del estómago y vómito.

Para evitar estas consecuencias, la nutrióloga recomendó comer raciones pequeñas, así como quitar los excesos de grasa en los alimentos, evitar el consumo de irritantes y condimentos, así como disminuir el consumo de maíz.

De igual forma, indicó que en el consumo de cada alimento se debe tener un reposo y la ingesta antes de las ocho de la noche para que el organismo tenga los tiempos necesarios para absorver lo que se ha ingerido.

En cuanto a las bebidas alcohólicas, dijo que se debe evitar el exceso y que su ingesta debe ser acompañada de alimentos.

La nutrióloga afirmó que estos malos hábitos traen a la población obesidad y sobrepeso, por lo que recomendó a las personas acudir a su clínica para tener una educación alimentación.

Sin categoría

Vitamina D: propiedades, contraindicaciones y alimentos que la contienen

Vitamina D calciferol pertenece al grupo de las vitaminas liposolubles.
Está ampliamente demostrado que una buena parte de la población tiene los niveles de vitamina D en sangre por debajo de lo que se considera necesario; y así, el riesgo de pérdida de masa ósea y de fractura ante un mínimo traumatismo es muy elevado. Sin embargo, ésta es una vitamina muy especial ya que la produce nuestro organismo, concretamente en la piel, gracias a la acción de los rayos ultravioletas. También podemos obtenerla a través de los alimentos en forma de ‘precursores’.
Los precursores son sustancias que al ser metabolizadas o procesadas por el organismo se convertirán en vitaminas. Los alimentos tienen distintos precursores como el 7-dihidrocolesterol de origen animal y el ergosterol de origen vegetal. Ambos necesitan de la radiación solar para convertirse en provitaminas. La luz solar es una fuente importante de vitamina D dado que los rayos UV dan inicio a las síntesis de vitamina D en la piel.
La piel oscura (con mayor pigmentación) restringe el paso de los rayos ultravioletas y así sintetiza menos vitamina D, entonces la síntesis será menor ante una pigmentación mayor.
Esta vitamina es absorbida junto a las grasas con la ayuda del buen funcionamiento del páncreas y de las vías biliares.
Su descubrimiento esta íntimamente ligado a la historia del raquitismo, habiéndose utilizado también de modo empírico el aceite de hígado de bacalao en su tratamiento. En 1935 se aisló la vitamina D pura, el calciferol del que actualmente existen unos 10 compuestos, siendo los mas importantes el ergocalciferol (D2) y el calciferol (D3).  Una fuente muy importante es la producida por los rayos solares (ultravioleta de onda larga), que, actuando sobre una forma del colesterol, lo activa y transforma en vitamina D3.
A nivel metabólico actúa sobre el calciofósforo y también sobre el ácido adenosin trifosforico (atp), molécula muy importante en la contracción muscular. Su presencia es indispensable para que el calcio sanguíneo se deposite en los huesos y realice sus otras funciones. Ultimas investigaciones demuestran la eficacia del uso de vitamina D3 en tratamientos de artritis y en los procesos de descalcificacion que aparecen en algunos atletas como consecuencia del uso prolongado de esteroides anabolicos.
En el organismo se almacena principalmente en el hígado, aunque también podemos encontrarla en cantidades más pequeñas en la piel, el bazo, el cerebro y los huesos.