Alimentación y Salud

Qué comer después del embarazo

Una de las preocupaciones tras el embarazo es el peso y la alimentación, fases en las que más que pensar en estética o en lucir bien, debemos enfocarnos a tratar de recuperar el cuerpo.

En el embarazo, el cuerpo de la madre da los nutrientes necesarios al bebé para que se desarrolle de manera sana, siendo el hierro uno de esos nutrientes y que posterior al embarazo, su alta ausencia en el sistema de la madre podría provocar enfermedades como anemia.

En el caso del hierro, es importante consumir alimentos como carnes rojas, pollo, huevos, leguminosas y cereales para recuperar lo perdido. De igual forma, se puede consumir vitaminas como B6, C y ácido fólico y calcio, nutrientes que pueden ser encontrados en alimentos como el brócoli, vegetales de hoja verde, lácteos, tortilla, entre otros.

Debido a que el cuerpo necesita alimentarse según sus necesidades diarias, no es recomendable realizar un dieta muy estricta tras el parto, ya que limitamos al cuerpo a obtener los nutrientes necesarios para su recuperación.

La alimentación sana y balanceada también traerá beneficios para tu bebé, recordando que tras el embarazo llega la lactancia. Durante esa etapa, de acuerdo con los expertos se necesitan de 500 calorías más en la dieta, por lo que para comenzar a bajar de peso tras el embarazo se recomienda se haga seis meses después de partir.

Investigaciones y Descubrimientos

El azúcar tendría capacidad para curar heridas

Moses Marandu, creció en la pobreza rural de las Tierras Orientales de Zimbabue, quien estaba acostumbrado a frotarse sal en las heridas cuando se cortaba, aunque de vez en cuando tenía la suerte de que su padre le comprara azúcar para curarse.

Marandu fue notando como la azúcar parecía ayudar a sanar las heridas más rápido que no usando ningún tratamiento.

Este proceso con la azúcar lo llevó cuando fue reclutado como enfermero en el sistema de salud británico (NHS, por sus siglas en inglés), esto en 1997, viéndose sorprendido cuando notó que las personas no utilizaban azúcar para curar heridas.

Aunque su idea no era tomada en serio en un principio, ahora se dedica a dar conferencias, además de concluir un estudio piloto inicial sobre el uso eficaz de azúcar para la curación de heridas, ganando en 2018 un premio en la Revista del Cuidado de las Heridas (Journal of Wound Care), por su trabajo.

La importancia de su trabajo podría estar en que varias partes del mundo no se tienen recursos para pagar antibióticos, pero la azúcar resulta más accesible. Aunque, en el Reino Unido se tiene interés sobre lo que pasa con una herida infectada, ya que algunas veces no responde a los antibióticos.

Marandu contó que, en este sistema, se debe poner azúcar en la herida y aplicar una venda por encima, los granúlos absorben la humedad que permite el desarrollo de bacterias. Al eliminar las bacterias, la herida sana más rápido,

Su investigación ya tiene casos de éxito, por lo que busca financiamiento para futuros trabajos, con los que se busca convencer a la NHS de utilizar el azúcar como una alternativa a los antibióticos.

En cuanto a los tipos de azúcar efectivos para este remedio, solo el azúcar moreno sin refinar mostró no ser tan efectiva, mientras que la azúcar de caña o de remolacha se mostró efectiva .

Investigaciones y Descubrimientos

Consumo de vino puede acortar la vida

De acuerdo con un estudio publicado por la revista The Lancet, más de cinco dosis de alcohol a la semana disminuyen la esperanza de vida, esto a pesar de que se considera dentro del rango de moderado en muchos países.

Ante esto, la Organización Mundial de Salud (OMS) no tiene un consenso general sobre el término beber con moderación, al ser ambiguo. Para los individuos menores de 65 años se aconseja no sobrepasar las dos dosis de alcohol diarias, mientras que en las mujeres se aconseja máximo una al día; después de los 65 años se aconseja evitar el alcohol.

Estas dosis semanales son el equivalente a 196 gramos y 98 gramos de alcohol para hombres y mujeres, respectivamente, señalando el estudio que más de 100 gramos de alcohol a la semana, se habría relacionado con un mayor riesgo de muerte prematura. De esta forma, lo que se considera como consumo moderado en hombres y mujeres se asociaría con una menor esperanza de vida.

El estudio llegó a estas conclusiones al analizar datos de casi 600 mil individuos de 19 países diferentes, por lo que recomendó que se revisen los rangos seguros de consumo de alcohol e inclusive que se rebajen aún más.

La Universidad de Cambridge en conjunto con la British Heart Foundation realizaron el estudio, sugiriendo que las pautas de consumo de alcohol deberían de ser más parecidas a las utilizadas en Reino Unido, donde la medida estándar por semana en hombres y mujeres es de menos de seis bebidas.

El consumo de alcohol estaría directamente relacionado con un mayor riesgo de sufrir ictus o insuficiencia cardíaca, muerte por hipertensión arterial o aneurismo aórtico, según sus conclusiones. Por otra parte, no se detectó un límite bajo seguro en el cual el consumo de alcohol no se relacionase con ninguna de estas enfermedades.

“Si ya bebe alcohol, debe intentar beber menos para vivir más. Y si no bebe alcohol, evítelo a toda costa”, señala el estudio.

CONSEJOS DE SALUD

Por qué es importante realizan 30 minutos de ejercicio

Para tener una buena salud, es más que suficiente realizar entre tres y cinco sesiones de media hora de alguna actividad física a la semana con ejercicio aeróbico de moderada intensidad.

Fabiola Núñez Zurita, coordinadora de Asistencia Médica en Dirección de Medicina del Deporte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que este tipo de rutinas solo pueden cambiar en caso de que se requiera de un control de peso, donde se agregan dosis más altas y entrenamientos de fuerza combinados con una buena dieta.

Respecto a los beneficios de este tipo de rutinas, ayuda a que la sangre circule de mejor manera y pueda llegar a todos los rincones del cuerpo, llevando nutrientes importantes como el oxígeno, primordial para el metabolismo celular.

A nivel psicológico, el ejercicio actúa como anti-depresivo, mejorando nuestro estado de ánimo y nuestra autoestima, repercutiendo en nuestra seguridad ante las situaciones de la vida.

Para aquellos que padecen de hipertensión o diabetes, ayuda a que la presión arterial pueda regularse con el ejercicio e incluso acompañado de una alimentación saludable puede ser aún más productiva. En el caso de la diabetes, regula los niveles de glucosa, aunque en ambos casos se necesita de la aprobación del médico para obtener mayor beneficio de las rutinas.

Cabe señalar que no es necesario comenzar de golpe con los 30 minutos de ejercicio, al menos no las primeras veces, respeta las señalas de tu cuerpo y si sientes fatiga ve poco a poco.

Investigaciones y Descubrimientos

Trastornos del sueño más comunes entre la población

Dormir poco o de mala manera, así como no conciliar el sueño tiene varias consecuencias en nuestro cuerpo, creando trastornos del sueño, los cuáles son necesario conocer para lograr una óptima recuperación.

Con diferentes tratamientos y el especialista correcto, podemos tener una recuperación total y volver a tener un sueño sano. Por ello, te presentamos a continuación los trastornos de sueño más comunes.

***

1.- Insomnio

El insomnio es el más frecuente de todos los trastornos del sueño, el cual se entiende como la dificultad constante para conciliar o mantener el sueño, a pesar de tener las condiciones adecuadas para hacerlo.

Para especificar que una persona sufre de insomnio, debe tener alguna de las siguientes molestias nocturnas: fatiga, dificultad de atención, cambios en el rendimiento social o laboral, alteraciones de ánimo, somnolencia, disminución de energía, propensión a cometer errores, tensión muscular y preocupaciones relacionados con el sueño.

2.- Trastornos respiratorios

La llamada apnea central de sueño incluye síntomas en los que el movimiento respiratorio está disminuido o ausente de manera intermitente o cíclica, esto debido a una disfunción cardíaca o del sistema nervioso.

3.- Apnea central primaria

Esta caracterizado por episodios recurrentes de cese de la respiración durante el sueño, sin que esté asociado a la apnea ningún movimiento ni esfuerzo respiratorio.

Los episodios de apnea producen fragmentación del sueño, despertares frecuentes y rápidas tras las pausas de respiración y excesiva somnolencia diurna.

4.- Somnolencia excesiva diurna

Esto es la incapacidad para mantenerse despierto y alerta durante la mayor parte del día. Muchas veces conlleva un aumento en el tiempo total de sueño, aunque eso no significa que se tenga la sensación de sueño reparador. En otros casos, se tiene un comportamiento automático ante las actividades del día.

5.- Narcolepsia

Es una excesiva somnolencia diurna y cataplejía. Entre sus síntomas se encuentra el pasar de forma muy rápida de un estado alerta a la fase de sueño. Entre sus posibles síntomas se encuentra la parálisis del sueño, alucinaciones hipnagógicas, sueño desorganizado, pérdida brusca del tono muscular, entre otras.

Alimentación y Salud

Sufres de estrés… es momento de decir adiós al café

Aunque muchos prefieren el café y tomar varias tazas al día, su alto consumo podría traer varias consecuencias si se ingiere en exceso.

Esto se debe a que puede causar algunos problemas como ansiedad, irritabilidad, estrés, cambios en el sueño, etc.; esto de acuerdo con un estudio de la Universidad de Cambridge.

El estudio señaló que beber más de cuatro tazas al día puede llegar a tener severas consecuencias al cuerpo, debido a que la cafeína imita a un químico capaz de adormecer al cerebro, la adenosina. Esta sustancia disminuye en el cuerpo a medida que se duerme, para que de forma natural la persona se sienta más despierto por la mañana.

Debido a esto, la cafeína puede engañar al cerebro uniéndose a los receptores de adenosina, bloqueando la acumulación del químico, provocando que el cerebro se active y se siente más cansado de lo normal.

Esto provoca un efecto de proporción, en el que cuando más café se beba, más se tendrá que ingerir para sobrevivir en el día, creando una dependencia por la bebida. A largo plazo, de acuerdo con el estudio, esto puede provocar problemas cardíacos, además de que se puede contribuir a un mayor riesgo de enfermedad e insuficiencia cardíaca.

“Cualquiera que haya bebida demasiado café sabe lo que se siente: sus manos se ponen temblorosas, se siente nervioso y su ritmo cardíaco aumenta”, señaló Kathryn Boling, doctora de atención primaria de Mercy Personal Physicians.

El café también puede modificar los estados de ánimo, esto debido a que el cerebro señala a las glándulas suprarrenales para producir más adrenalina, lo que se siente como una aceleración energética hacia su cuerpo, efecto conocido como la respuesta de luchar o huir.

“Durante las condiciones de estrés o de emergencia, los mensajes químicos elevan el ritmo y la fuerza del corazón, aumentando así la presión arterial y la entrega de más oxigeno al cerebro y otros tejidos”, explicó Neal J. Smatresk, biólogo de la Universidad de Texas.

Por ello, los especialistas recomendaron consumir solo dos tazas de café al día, y quienes consumen más de ello, progresivamente dejarlo para evitar daños en el futuro.

Investigaciones y Descubrimientos

Desvelarse frecuentemente puede llevar a una muerte prematura

Las personas que suelen quedarse despiertas hasta altas horas de la noche y que duermen más allá de la salida del sol, tienen mayor riesgo de morir de manera prematura que aquellas que duermen a temprana hora.

Esto de acuerdo con una investigación realizada en el Reino Unido, en la que participación casi medio millón de personas, descubriéndose que quienes se denominan personas nocturnas, tiene un promedio de 10 por ciento más probabilidades de morir durante un periodo de 6.5 años que aquellas que duermen temprano.

Los efectos negativos a la salud se darían como resultado de una desalineación entre el reloj interno de una persona o ritmo circadiano, y el momento socialmente impuesto para el trabajo y otras actividades.

Las personas que se desvelaban con mayor frecuencia tuvieron mayor riesgo de sufrir ciertas condiciones de salud, incluyendo diabetes, trastornos psicológicos, trastornos gastrointestinales, trastornos neurológicos y afecciones respiratorias, de acuerdo con el estudio.

De igual forma, se explica que podría haber consecuencias fisiológicas por tener un horario de sueño que no coincida con su reloj interno, por ejemplo, un metabolismo alterado de la glucosa y un estado de ánimo volátil.

Otros estudios ya han señalado que este tipo de personas difícilmente tienen una dieta equilibrada y usan sustancias como alcohol y drogas.

Los científicos recomendaron que, para convertirse en madrugadores, las personas deben exponerse a la luz de la mañana y tratar de mantener una hora regular para acostarse, incluso los fines de semana.

En el estudio se analizaron los datos médicos de más de 433 mil personas en un rango de edad de 38 a 73 años del Reino Unido, tomando muestras durante un periodo de estudio de 6.5 años, comenzando las pruebas al preguntarles si eran madrugadores o trasnochadores.