Alimentación y Salud

Diarrea, ¿qué podemos comer y qué no?

Para controlar la diarrea y evitar posibles molestias o que se agrave, es muy importante mantener una dieta adecuada.

Si seguimos una dieta correcta, fín al problema que padecemos y es mucho más fácil solucionar el problema y evitar que vaya a más. Pero debemos tener cuidado con los falsos mitos.

En primer lugar, es bueno aclarar qué se entiende por “diarrea“. Por ejemplo, si tenemos una deposición aislada de heces semi-sólidas o líquidas, incluso si va acompañada de dolor de estómago, no se puede definir como diarrea. La diarrea , de hecho, se caracteriza por evacuaciones frecuentes (al menos cuatro o cinco veces al día) de heces líquidas.

También es bueno saber que, en cualquiera de sus formas (aguda, crónica o recurrente) no se puede considerar una enfermedad sino sólo un síntoma. Por lo tanto, para poder curarla es necesario investigar las causas subyacentes y hacer frente mediante tratamiento a estas causas.

Muchas veces, sobretodo en el caso de las formas agudas de diarrea, la causa más frecuente es una infección bacteriana o viral, aunque no es la única. Otras tantas veces se da por culpa de haber comido un alimento en mal estado o incluso de tener alergia o intolerancia a ciertos alimentos.

El estrés puede tener efectos negativos en nuestros intestinos y provocar que padezcamos diarreas.

Hay casos en que la causa viene dada por tomar otro tipo de medicamentos, por ejemplo, un caso muy común es cuando alguien toma antibióticos. En estos casos los antibióticos matan tanto a bacterias malas como buenas y por eso se recomienda que siempre que se tomen antibióticos se tomen a la vez suplementos con bacterias buenas para evitar diarreas.

Además, por lo general, la forma más común de diarrea suele ser la de corta duración y si se sigue una dieta adecuada más las bacterias buenas se soluciona el problema mucho antes que si no se hace ninguna de estas cosas.

En cuanto a la dieta, lo primero que hay que vigilar es el consumo de líquidos. Sobretodo en niños y ancianos aunque también en adultos. La deshidratación en caso de diarrea es muy frecuente y por eso muchas veces nos sentimos debilitados y sin ganas de nada cuando tenemos diarrea.

La pérdida excesiva de líquidos en caso de padecer episodios persistentes de diarrea (más de tres o cuatro días), puede causar trastornos incluso graves. Por lo que siempre es necesario beber mucha agua. Es más, no agua a secas sino agua con electrolitos y minerales, lo que se conoce como suero oral.

Pero cuidado que no todas las bebidas valen. El alcohol, las bebidas con cafeína, los tés o las bebidas como los refrescos (Coca cola, por ejemplo) no se deben consumir en caso de diarrea. A parte de deshidratar (aunque parezca contradictorio porque se trata de bebidas), son irritantes para el intestino y empeoran la situación.

Además, tampoco es recomendable beber como locos en grandes cantidades. Hay que ir bebiendo poquito a poquito, en pequeños sorbos. Si bebemos mucha cantidad de golpe se dilata la pared intestinal porque es incapaz de absorber tanto líquido junto y debe expulsar lo que sobra. Sin embargo, si vamos bebiendo a sorbitos, aunque nos bebamos 2 litros de agua al día, el cuerpo tiene tiempo de absorber este líquido por la mucosa intestinal y rehidratar el líquido que hemos perdido con la diarrea.

En cuanto a la comida no hay porque asustarse. Tenemos mucho donde elegir. Aunque sí es cierto que es recomendable que durante 24 horas no comamos nada. Tranquilos que el cuerpo humano está preparado para soportar un día sin comida.

Entre lo que podemos comer encontramos alimentos como pan blanco tostado, pan blanco sin miga, galletas  y pasta de harina blanca, arroz, sémola – carnes magras (carne de res, pollo, ternera, etc.), pescado a la parrilla o escalfados, queso fresco, queso sin fermentar ( mozzarella, robiola…), jamón desgrasado (cocido o crudo) – zanahorias, lechugas, patatas, espinacas (mejor verduras cocidas ) – albaricoques, piña, plátano, limón, manzanas, melocotones, pomelos…

En cuanto a los condimentos, lo mejor es utilizar solamente aceite de oliva virgen extra y con moderación. Si buscáis remedios naturales para mantener a ralla la diarrea os aconsejo leer el artículo.

Lo que no se debería comer son todos los alimentos ricos en fibras vegetales, ya que éstos aceleran el tránsito intestinal y el vaciado. Es decir, nada de pan integral, pan rallado blanco, verduras y hortalizas crudas (brócoli, alcachofas, col, garbanzos, brócoli, cebolla, frijoles, habas, lentejas, guisantes, rábanos, apio…).

Tampoco conviene comer alimentos demasiado grasos o fermentados como patatas fritas, cremas, o aliementos con aromatizantes porque irritan los intestinos. Nada de quesos fermentados, carnes y salchichas picantes, tocino, manteca de cerdo, huevos fritos (alimentos fritos en general), salsas picantes como mostaza, especias… aguacates, caquis, coco, dátiles, higos, fresas, frutos secos, frambuesas, moras, almendras, avellanas, nueces, piñones, peras, ciruelas, grosellas, uva, cremas ni chocolate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s