Sin categoría

La presbicia o vista cansada, un problema debido a la edad

Una vez cumplidos los 45 años aproximadamente, resulta de lo más normal desarrollar presbicia, lo que comúnmente se conoce como vista cansada. Se trata de uno de los signos más habituales del envejecimiento ocular, junto con el desarrollo de la catarata en las siguientes décadas de la vida.

La lente natural del ojo, el cristalino, se encuentra justo detrás del iris, y se ajusta en función de la distancia a la que se encuentre aquello que se desea ver. Es un proceso natural conocido como acomodación.

Pues bien, a medida que se cumplen años, el cristalino va deteriorándose, perdiendo la elasticidad de su cápsula, y también los músculos ciliares, responsables del cambio de forma del cristalino a la hora de enfocar objetos cercanos.

Según va pasando el tiempo, resulta habitual comenzar a ver un poco borrosas las letras a la hora de leer de cerca, siendo necesario alejarse para verlas con claridad. La presbicia suele estabilizarse sobre los 55 años, y las dioptrías máximas que se alcanzan rondan las tres, aproximadamente.

Pero por suerte, existen soluciones al problema de la vista cansada, y que no consisten en las habituales gafas o lentillas, estas multifocales porque, a diferencia de las gafas, no pueden ponerse y quitarse cada vez que se mira de cerca y de lejos.

Como es bien sabido desde hace más de 25 años se viene operando con éxito tanto la miopía, como el astigmatismo o la hipermetropía, y que a lo largo de estos últimos años la tecnología permite también solucionar quirúrgicamente la presbicia. Existen varias posibilidades dentro de las diversas opciones quirúrgicas, sean con técnicas láser, tal como se hace con la miopía o la hipermetropía, o el implante de las lentes intraoculares.

La mejor opción con la que se cuenta a día de hoy para corregir la presbicia, es la cirugía para extraer el cristalino, y su posterior recambio por una lente multifocal trifocal. Dicha lente da la posibilidad de enfocar en todas las distancias, incluso la intermedia, cada día más relevante debido al uso de ordenadores y tablets.

Dicha intervención se recomienda de forma general en hipermétropes con más de 45 años de edad, y miopes con más de 50-55 años. Para aquellos miopes y présbitas que aún son jóvenes, todavía se recomienda la cirugía láser corneal, dejando un poco de miopía en uno de los dos ojos para poder mantener la visión de cerca, es decir, contando con un ojo para la visión de cerca y otro para lejos, lo cual se conoce como monovisión.

De esta manera, el paciente siente que ve bien tanto de lejos como de cerca. Dicha situación también puede reproducirse mediante las lentes intraoculares monofocales, en algunos pacientes para los cuales no se recomiende completamente el uso de las lentes multifocales.

Via: Salud y Bienestar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s