Sin categoría

No pensemos tanto en el peso: Ramón de Cangas

Muchas personas empiezan con constancia a practicar deporte y con el paso de los meses disminuyen una o dos tallas de pantalón, sin embargo su peso se incrementa, se queda prácticamente igual o ha bajado sólo ligeramente. Como no consiguen bajar de peso se desesperan y en algunas ocasiones abandonan la práctica de deporte. Y es que, en realidad la actividad física nos ayuda a ganar masa muscular, el músculo pesa y aunque perdamos grasa poco a poco puede ocurrir que no perdamos peso porque estamos aumentando la masa muscular también poco a poco.

Recordemos que no es el músculo lo que nos da forma a las cartucheras, ¡es la grasa la que lo hace! Por tanto, cambiemos nuestros esquemas ¿qué más nos da el peso?, ¿por qué nos desesperamos a pesar de que disminuimos tallas de pantalón? El peso no importa, lo que importa de cara a la salud e incluso de cara a la estética es el porcentaje de grasa. Está claro que si disminuimos nuestro porcentaje de grasa de forma evidente y de forma progresiva aunque sea poco a poco, no debemos obsesionarnos con el peso.

Sí que es cierto que incluso con un entrenamiento específico la ganancia de masa muscular es lenta, mientras que con una dieta bien diseñada la pérdida de grasa corporal es más rápida (0,5 a 1 kilo por semana que es lo recomendado).

Por otro lado el músculo debemos mantenerlo a toda costa. No debemos de olvidar que con el envejecimiento, con dietas inadecuadas y con el sedentarismo se va perdiendo masa muscular, el músculo es un tejido activo que consume algo más de energía incluso cuando estamos durmiendo ( la diferencia no es muy grande pero entre los 25 y los 75 años se pueden perder 11 kilos de masa muscular y empezar a haber una diferencia significativa) y además más masa muscular se relaciona con más densidad ósea, mejor estado del sistema inmune…

Precisamente por esta pérdida de masa muscular (entre otras cosas porque influyen muchos factores, también hormonales) es por lo que el metabolismo basal (lo que nuestro cuerpo consume simplemente por estar vivos) se va reduciendo con la edad (a medida que se envejece se pierde masa muscular salvo que realicemos un entrenamiento específico), y nos dificulta mantener estable nuestra grasa corporal y tenderemos a ganar grasa. Hacer actividad física junto a una dieta adecuada, incluso a edades avanzadas, puede evitar la pérdida de masa muscular e incluso incrementar la masa muscular manteniendo el gasto energético, ralentizando la pérdida de fuerza y manteniendo la calidad de vida.

Por: Ramón de Cangas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s