Sin categoría

No pensemos tanto en el peso: Ramón de Cangas

Muchas personas empiezan con constancia a practicar deporte y con el paso de los meses disminuyen una o dos tallas de pantalón, sin embargo su peso se incrementa, se queda prácticamente igual o ha bajado sólo ligeramente. Como no consiguen bajar de peso se desesperan y en algunas ocasiones abandonan la práctica de deporte. Y es que, en realidad la actividad física nos ayuda a ganar masa muscular, el músculo pesa y aunque perdamos grasa poco a poco puede ocurrir que no perdamos peso porque estamos aumentando la masa muscular también poco a poco.

Recordemos que no es el músculo lo que nos da forma a las cartucheras, ¡es la grasa la que lo hace! Por tanto, cambiemos nuestros esquemas ¿qué más nos da el peso?, ¿por qué nos desesperamos a pesar de que disminuimos tallas de pantalón? El peso no importa, lo que importa de cara a la salud e incluso de cara a la estética es el porcentaje de grasa. Está claro que si disminuimos nuestro porcentaje de grasa de forma evidente y de forma progresiva aunque sea poco a poco, no debemos obsesionarnos con el peso.

Sí que es cierto que incluso con un entrenamiento específico la ganancia de masa muscular es lenta, mientras que con una dieta bien diseñada la pérdida de grasa corporal es más rápida (0,5 a 1 kilo por semana que es lo recomendado).

Por otro lado el músculo debemos mantenerlo a toda costa. No debemos de olvidar que con el envejecimiento, con dietas inadecuadas y con el sedentarismo se va perdiendo masa muscular, el músculo es un tejido activo que consume algo más de energía incluso cuando estamos durmiendo ( la diferencia no es muy grande pero entre los 25 y los 75 años se pueden perder 11 kilos de masa muscular y empezar a haber una diferencia significativa) y además más masa muscular se relaciona con más densidad ósea, mejor estado del sistema inmune…

Precisamente por esta pérdida de masa muscular (entre otras cosas porque influyen muchos factores, también hormonales) es por lo que el metabolismo basal (lo que nuestro cuerpo consume simplemente por estar vivos) se va reduciendo con la edad (a medida que se envejece se pierde masa muscular salvo que realicemos un entrenamiento específico), y nos dificulta mantener estable nuestra grasa corporal y tenderemos a ganar grasa. Hacer actividad física junto a una dieta adecuada, incluso a edades avanzadas, puede evitar la pérdida de masa muscular e incluso incrementar la masa muscular manteniendo el gasto energético, ralentizando la pérdida de fuerza y manteniendo la calidad de vida.

Por: Ramón de Cangas

Sin categoría

Conoce #PapáCanguroPuebla

Todos sabemos que el contacto con la piel es algo muy benéfico para los recién nacidos, al ser su primer contacto con el mundo y por el lazo que comienza a formar con sus parientes cercanos.

De manera científica, múltiples estudios han demostrado que el contacto estimula la lactancia y disminuye muchas complicaciones, sin embargo, debido a que muchos embarazos terminan en cesárea, es imposible en la mayoría de las ocasiones colocar de inmediato al bebé con la madre.

Para estos casos, se necesita de la intervención del papá, al ser una mejor opción que la incubadora, ya que el contacto piel con piel estabilizara la temperatura del bebé en menor tiempo, es aquí cuando nace el programa de Papá Canguro.

Dentro del Centro Especializado en Pediatría y Atención Neonatal (Cepan), el programa Papá Canguro consta de cuatro pasos:

– El recién nacido es evaluado por el pediatra al nacimiento.

– En caso de estar estable se le permite al Padre cortar el cordón umbilical e inmediatamente después colocar al padre piel-piel.

– Una vez platicado con el gineco-obstetra, el bebé puede permanecer en la sala de partos mientras se termina la cesárea, para colocarlo inmediatamente con la madre desde la sala de recuperación.

– Desde el primer día de vida una experta de la liga de la leche nos apoyara para buscar una lactancia exclusiva sin poner en riesgo a tu bebé.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.